Editorial: a los radialistas que aún van a las reuniones de medios comunitarios que convoca el gobierno

Categoría: foto plana,Guarureando |

La Guarura, sistema de la palabra libre y militante

Ayer 27 de noviembre nos llamaron para contarnos que de nuevo alguien se aparecía en una reunión de medios comunitarios convocada por el MINCI para hablar en nombre de la Guarura, primero aclaremos y cortemos de un tajo: NADIE PUEDE HABLAR EN UNA REUNIÓN DE MEDIOS COMUNITARIOS CONVOCADA POR EL GOBIERNO POR LA GUARURA, SENCILLAMENTE PORQUE LA GUARURA NO VA A ESAS REUNIONES. Ya lo explicamos en la editorial: Ni verbenas de mendigos ni subasta de migajas «La Guarura recordamos y cortamos de un tajo, NO ES UNA ALIANZA DE MEDIOS, NI DE PISTOLAS, NI DE CAMIONES, NI DE AUTOBUSES, NI DE MENDIGOS, ni de enchaquetaos. Es una alianza de la palabra polítca de los pueblos en lucha.»

Por eso no vamos a dichas reuniones, quien anduvo con nosotros y se fue a raspar las cacerolas del poder, no nos representa, no hace lo que hacemos nosotros, no hace lo que predicamos, pués en La Guarura pretendemos no ser un aparato de prohibiciones y estatutos, sino una práctica. Y ese hacer es nuestra proclama, luchamos y acompañamos al pueblo en lucha, no acompañamos al poder ni nos distrae su chantaje, no ofrecemos un discurso o una proclama, ofrecemos nuestra consecuencia.

Por lo tanto, repetimos, no tenemos voceros en esas reuniones porque creemos que esas reuniones, lo reiteramos, son un reparto de migajas, una subasta de migajas, una desesperación vergonzosa porque el estado gobierno nos tercerize al menos, nos convierta en misión, en instituto, en contratistas aspiran los más vivos.

No tenemos nada que decirle a quien se atreve a suplantarnos en esas reuniones, porque quien lo hace no puede aprovecharse de nosotros, nuestra lengua los anula, porque nuestra lengua tiene el santo y tiene el demonio de la verdad popular. No tenemos nada que hablarle a los suplantadores, van a repetir un discurso florido, devaluando la palabra de la rebeldía al punto de que nadie les cree cuando los ven llegar. No los vemos nunca a los suplantadores, porque para traicionar una práctica de lucha debes renegar con malas obras y alejarte del corazón de tu casa, debes esconderte de tu propia desconfianza, debes vestir el sallo de la mujer que se vende a la lujuria clientelar del rey, debes entrar a la casa del amo en la oscuridad.

Le escribimos esta nota editorial a los honorables pendejos que se reunen siempre con esta clase de vivos, con estas barraganas del presupuesto y salen perdiendo, que se humillan ante la habilidad de los malandros para hacerse de las migajas, que los ven tomar con supremacía el derecho de blasfemia una vez al mes en las reuniones convocadas por los celestinos viceministros, que se los encuentran en los ascensores y los ven bajarse en el piso que es, mientras tu sigues a la salita de los refrigerios. Les escribimos a los pendejos hermanos que creen que ellos van a estos sitios por razones distintas a las de los malandros clientelares, a los que se consuelan en tres líneas puestas en un proyecto y en su record de asistencia a las mesas técnicas de burocracia.

¿Hasta cuando la frustración de querer demostrarle a un funcionario de mierda que ustedes son distintos a ellos?, ¿a los vivos malandros?. En ese escenario, hermanas y hermanos lo único que los salva es bien poco, ustedes son brevemente más pendejos, su única esperanza es ser más vivos que ellos y cuando lo logren, serán ellos y se llevaran la mesa de tequeños para su casa, dejando a los nuevos pendejos con hambre. A los funcionarios sólo se les paga para aguantar el plato de pan viejo que se les ofrece, a ver quien es el macho que se los arrebata de las manos. Una reunión de medios comuniarios convocada por Conatel o por el MINCI es un corralito para perros hambrientos.

Nos disculpan la prepotencia compañeras y compañeros, pero es molesto que ustedes se asombren, cuando escuchan a un impostor hablando en nuestro nombre y se complacen en decir, «pero, esto es la guarura, más de los mismo», mientras nosotros andamos ajennos a ese corralito al que ustedes van amaestrados, mientras nosotros andamos señalando la pestilente desnudez del emperador. tomando los riezgos junto a los nuestros de luchar cuando se supone que ya no se debe. Ustedes son los que se sientan en la mesa de caufás y no hablan de Argenis Vásquez, de Jorge Goyo, de Carlos Sieveres y de Sabino. ¿Acaso es un consuelo que de verdad el impostor sea nuestro?, ¿acaso eso consuela la verguenza del momento?

¿No conocen a Jorge Goyo?, pero si conocen a cada viceministro. Revísense carajo.

¿Qué ha pasado en todos en estos años con ustedes queridos hermanos?, han perdido identidad y han abandonado su tarea histórica completamente, ahora son vitrinas baratas del gobierno. medios chavistas y ya,  y más nada, no son medios de la comunidad, ni siquiera de los consejos de fundacomunal, mucho menos medios de las luchas populares. Ahora ponen cuñas electorales a la tercera parte del precio de las que les pagan en el MINCI a los medios escuálidos. Cada vez más son las emisoras comunitarias unas lamentables repetidoras de bajo presupuesto.

Los colectivos de la Guarura, las aanas de artesanos y artesanas de la palabra, venimos de una profunda autocrítica de nuestro proceso, como medios de comunicación de los pueblos y para ello fue necesario decidir algunos rompimientos. Nos equivocamos a diario, pero no dejamos de luchar y de encarnar la palabra de las luchas de nuestros pueblos con la esperanza de ser muchos más en el inmediato tiempo por venir, algunas emisoras del peublo se nos han sumado, pero fundamentalmente esperamos a los que levantan la voz alto y lejos. los que tienen que decir y lo dicen así no tengan yerros, las alianzas de yerros son la mafia atroz.

Libertad de expresión, expresión de libertad, no la voz del privilegio.

#liberenARodneyÁlvaez

8 respuestas a Editorial: a los radialistas que aún van a las reuniones de medios comunitarios que convoca el gobierno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.