Rodney Álvarez: ¡Me declaro en rebelión! (y nosotros honramos tu rebeldía)

Categoría: foto plana,Luchas,Rodney Álvarez |
A partir de esta carta empezamos una campaña de solidaridad exigiendo que #LiberenARodneyÁlvarez que hemos llamado #EncarnamosTuValentía. Convocamos a los hermanos y hermanas de todas partes a escribirle a Rodney, grabar mensajes de video y mensajes cortos en las redes sociales honrando su acción y viéndonos desde nuestras luchas, vidas y esperanzas en el espejo de su rebeldía.

Después de ocho años en prisión, he entendido que mi caso no es criminal, como ciudadano tendría derecho a demostrar mi inocencia, de acuerdo con las leyes burguesas del estado capitalista venezolano. 

Durante estos ocho años, estuve en prisión en varias cárceles del país, lejos de mi grupo familiar y mis compañeros de vida y trabajo. La empresa FERROMINERA, ubicada en el estado Bolívar, propiedad del estado venezolano, me despidió, me quitó el salario y los beneficios que mantenían a mis tres hijos por convenio colectivo.  

En estos ocho años, he sufrido tres ataques en mi vida. Hoy, como resultado de esto, estoy lisiado de mi mano derecha, sin el estado, que se jacta de que la prisión de Rodeo II es un modelo de presidio, me garantiza seguridad o mucho menos atención médica. 

En ocho largos años, se celebraron pocas audiencias en el 12 ° Tribunal de Juicio, en el que los testigos y especialistas arrestados por mi defensa pudieron testificar, aclarando que no hay elementos para incriminarme, lo que demuestra que soy inocente. De las pocas veces que el juicio avanzó, fue interrumpido por el juez o el fiscal. 

Al principio fui acusado por la Fiscalía y dos abogados privados financiados por el gobierno del estado de Bolívar, encabezados por el coronel Carlos Rangel Gómez. Cuando terminó su mandato como gobernador, se fue a México, y los abogados privados abandonaron el proceso cada vez que el gobierno no les pagó. Solo la Fiscalía ha permanecido como la parte acusadora, que no ha asistido a las últimas tres audiencias de juicio. 

Mi defensa ha agotado todos los remedios establecidos en el código de procedimiento penal, pero todavía estoy prisionero y se me niegan todos los beneficios que por ley me corresponden. 

Hace ocho años me negaron el derecho de defensa; el proceso se detiene y se reinicia por octava vez; los compañeros de trabajo que son testigos clave y depuestos en mi defensa han sido arrestados. En la última audiencia del juicio, el secretario del tribunal que siguió el caso contra mi defensa me preguntó, alterado y desesperado, “¿Cuánto tiempo espera a Rodney? ¿O no quieres estar con tu familia? Fuiste abandonado por tu sindicato, para tu primera defensa… ¡Decide cuánto tiempo (continuar)! Sabemos que es inocente y que el asesino es Maicán, pero la orden es que usted se haga cargo, por lo que inmediatamente le damos un beneficio de libertad condicional; Has estado aquí por ocho años. De lo contrario, te pudrirás aquí. 

Ahora, con todo esto que estoy viviendo, miro hacia atrás para ver y recordar mi pasado, y solo recuerdo que soy hijo de proletarios, nacido en un barrio de clase trabajadora del estado de Bolívar; Cuando llegué a la edad legal, fui a la puerta de la fábrica para vender el único bien que quedaba, mi fuerza laboral. Fui a ganarme la vida, generando ganancias, valor agregado para el jefe, y por eso estoy condenado. Por ser trabajador. Por pertenecer a la clase destinada a romper con la esclavitud del trabajo asalariado. 

Luego reviso los antecedentes de quienes me capturaron, de mis carceleros, y veo que el actual Fiscal General, el abogado Tarek Williams Saab, y la secretaria de su oficina privada, la Sra. Dalia Vegas, son los mismos que en 2009 fueron gobernador. y el respectivo secretario de Estado Anzoátegui, que ordenó a un batallón de 60 policías que suprimiera la manifestación de los compañeros de la compañía Mitsubishi, que exigían un salario más alto, y donde los compañeros de trabajo Pedro Suárez y José Marcano fueron asesinados a tiros. Veo los antecedentes del Presidente de la Corte, el abogado Maiker Moreno, involucrado en el asesinato en primer grado de un trabajador en la ciudad de Bolívar en 1987, así como el asesinato de un joven el 4 de mayo, tres meses después de Caracazo. de 1989. Era entonces un agente activo de la policía política DISIP, ahora SEBIN. Ellos son los que me capturaron, mis carceleros. 

En este sentido, informo a la clase obrera y al proletariado de todo el mundo que me declaro rebelde; Entiendo que el acusado que persigue este régimen es la clase trabajadora, que soy un preso político, que no seguiré el juego de los que me capturaron, que ya no asistiré a los tribunales, el ‘palacio de la injusticia’, que ya no seguiré La jueza Paolette Guevara y el secretario de la corte. 

Solo puedo decirles a los que me capturaron a mí y a mis secuestradores lo siguiente: en algún momento de la historia, estarás sentado en el muelle en el que estoy, y serás responsable de tus actos criminales, tus manos manchadas de sangre proletaria, y Tenga la seguridad de que tendrán una prueba gratuita, simple y rápida. 

Rodney Álvarez, trabajador de Ferrominera

#liberenARodneyÁlvaez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.