Pueblos en Camino | KemboKrea llega al Cauca indígena a ver y escuchar. De las muchas horas recogidas con afecto y respeto nos dejan este corto documental: “Ser Nasa en el post conflicto colombiano.”  Este pueblo, capaz de pervivir durante casi 600 años de agresión y sometimiento con una dignidad y fuerza ejemplares, hoy, en lo que el establecimiento denomina con eufemismos como “paz” y “post-conflicto” se encuentra sometido a la penetración, mediación y trampa del dinero y la codicia. De una parte, la institucionalidad autónoma, como lo señala un ex-gobernador, se convierte por dinero, en un brazo del estado conquistador sometiendo a las dinámicas de recursos y políticas de despojo a las comunidades. De otra y en la misma lógica, las comunidades, por ganar dinero, se encadenan al proceso del narcotráfico, desde el monocultivo y procesamiento, hasta la distribución, venta y guerra. El dinero como dispositivo de captura, no sólo ha confundido a las comunidades; las ha dividido y las involucra en una guerra promovida desde el estado y la fuerza pública en la que participan todos los actores armados. Guerra para la codicia que suplanta y se sirve de causas y discursos para ponerse y cambiarse de uniformes, reclutar y someter. Unos resguardos y autoridades, reconocen estas trampas y asumen con valor y de manera colectiva la autonomía desde abajo y en colectivo, mientras otros y otras reproducen y se hacen cómplices de esta estrategia integral del estado para dividirlos y despojarlos. Han perdido legitimidad, respeto, autoridad. Manda el dinero, el poder, la fuerza de un lado y la dignidad y sabiduría se encuentran amenazadas de muerte y guerra desde dentro, entre comuneras y comuneros. Tal vez nunca, como ahora, ha estado en tal riesgo de sometimiento y destrucción un pueblo, el Nasa, que ha resistido durante siglos dando lecciones de dignidad y sabiduría. El poder de seducción de la ganancia han penetrado el alma y el territorio. La voz sabia de quienes esto reconocen y caminan una palabra de vida colectiva con Uma Kiwe es reconocida acá por este colectivo que ha escuchado y que nos regala testimonios desde dentro. La paz de los dueños sin pueblos se encubre de discursos y propaganda y es guerra por la codicia. A la paz de los pueblos sin dueños se le ha puesto precio, pero hay quienes la defienden haciendo. Esta es su palabra. ¿Dónde estamos? En tiempo real. Pueblos en Camino 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.