El Espíritu del 27 F 1989 en lo electoral

Categoría: foto plana,Francico Sierra Corrales |

cap-rogandoFrancisco Javier Sierra Corrales

En Memoria a los 26 Años del Caracazo

EL ESPIRITU DEL 27-F-1989 EN LO ELECTORAL

A diferencia de como pensó la derecha en el momento del “Caracazo”, quienes calificaron esa rebelión popular espontanea pero producto de una frustración y fracaso de un sistema político, como acto de “pillaje”, “vandalismo” y “violencia”, esa gesta espontanea que quizás fue el día más grande e importante del siglo XX, en nuestra Venezuela, el equivalente al 9 de abril de 1948, “El Bogotazo”, en la hermana Colombia, llevaba implícito un programa, más específico un contra-programa al del imperialismo yanqui y sus lacayos criollos de capitalismo petrolero dependiente de democracia representativa, anti-comunista, bi-partidista, populista, clientelar, rentista, parasitario y corrupto, a ese proyecto de país implícito, lo he denominado “El Espíritu del 27-F-1989” o “El Espíritu del Caracazo”.

En artículos anteriores, he explicado lo que significa el espíritu del 27-F-1989, programa este que fue repotenciado el 4-F-1992 y el 27-N-1992  y el 6 de diciembre de 1998, llega al poder por medio de elecciones y en un 70% fue expresado en la Constitución del 1999, aprobada en referéndum popular un 15 de diciembre de ese mismo año. Veamos.

LO ELECTORAL

Para saber cuál es el proyecto país del 27-F-89 en lo electoral, teníamos que ver, lo que había, y que había, había representatividad pura, la participación en política de la ciudadanía se limitaba a los minutos del voto, no existía la revocatoria de mandato y la rendición de cuentas formalmente establecida. Sistema de planchas, en donde se colaban candidatos desconocidos por la gente en una tarjeta con las siglas de un partido. El voto urbano, más consciente más crítico, con menos valor que el voto campesino o del interior a semi-urbano. Una democracia burguesa verdadera, por lo costoso de las campañas, sobre todo el aspecto mediático o de publicidad, solo podían competir los candidatos de los partidos grandes (Financiados por contratistas y beneficiaros del estado y burgueses multimillonarios), o algún rico excéntrico que le daba por “meterse a político” quien estaba a la altura del costo electoral. Y otros elementos derivativos de la representatividad y de la democracia de ricos, como el hecho que el diputado una vez electo, no tenía por qué rendirles cuentas a sus electores o el candidato que no podía hacer uso de los medios de comunicación para expresar sus puntos de vista, mientras que otros, les sobraba la figuración, una desventaja, una injusticia producto de la naturaleza de la democracia burguesa que es para ricos.

Aunque la constitución, no corrigió por completo estas fallas, como lo dijimos arriba, solo un 70% del espíritu del 27-F está contenido en la carta magna ya que la derecha agazapada, hizo labor de zapa; pero no obstante los gazapos con un buen sistema electoral se hubiesen podido corregir esos entuertos; pero la cuestión a posteriori de la aprobación constitucional, ha sido peor en lo electoral.

Chávez, en su afán personalista y caudillezco, una de las causas, quizás la principal causa, de los grandes males y del desvió de la revolución bolivariana, como lo hizo con todos los sectores del país, lo quiso dominar a su antojo, lográndolo.

Pero peor ha sido desde la aprobación de la actual ley de procesos electorales, en donde se consumó el bipartidismo, a medias, ya que la derecha pactó con el chavismo, excluir a un tercero del poder del país, por intermedio de la legalización del método fraudulento de “las morochas”, en donde como el beso solo caben dos, los dos partidos mayoritarios MUD-PSUV, matemáticamente quedando excluido un tercero, a menos que sea un tronco de batacazo y quede de primero o segundo sorpresivamente.

Dije a medias, porque si bien entre la derecha y la centro-derecha chavista acordaron un método matemático de reparto de cargos solo apto para dos y excluye a un tercero, en los constitución de los circuitos, el chavismo “se fue de vivo” y le da más peso al voto de zonas menos poblada y con menos población en donde el rentismo, clientelismo y populismo del estado petrolero tiene más peso y saca más votos; por este reparto de circuito desigual, en donde no se cumple el principio electoral universal “Una Persona, Un Voto”, al igual que con el sistema de “las morochas”, y eso se vio, en las parlamentarias del 2010, en donde el chavismo, a pesar de haber perdido en el voto popular (48%), obtiene más diputados que la derecha quien saco 50% y un partido que sacó el 2% como el PPT, se quedó sin representación alguna, violando el principio matemático de “la representación proporcional”.

TANTO EL METODO FRAUDULENTO DE LAS MOROCHAS COMO EL REPARTO DE CIRCUITOS DESIGUALES VIOLAN EL PRINCIPIO DE UNA PERSONA, UN VOTO.

Al sistema de planchas, como dijimos arriba, que el “espíritu del 27-F” era su anti-tesis, el constituyente estableció en el artículo 63,  “…La Garantizará el principio de la personalización del sufragio y la representación proporcional.”.

Este sistema que armoniza tanto el voto personalizado (Nominal), como el sistema de “listas cerradas por partidos”, que es donde cabe la representación proporcional, es el “Mixto Alemán” y quienes fuimos actores activos, en las calles y en los foros, de la constituyente así no hayamos sido constituyentistas, sabemos que este sistema mixto que armoniza el voto lista con el voto personalizado es el alemán, el cual, es 50% voto nominal y 50% voto lista, y en donde el voto nominal resta al voto proporcional, lo contrario al sistema actual (De “las morochas”), en donde el que gana en lo nominal, repite de primero en la lista, es un sistema fraudulento, en donde el ganador se lo lleva todo, y le queda algo, a un segundo, si su votación es alta, y los terceros y cuartos, así hayan sacado una votación aceptable, quedan por fuera.

Pero la falla del sistema electoral del chavismo, contenido en la ley de procesos electorales no se queda allí sino en el reparto de los circuitos de forma desigual y/o a conveniencia. Aquí el chavismo, que con el método de “las morochas” se hermana, con la derecha, para excluir a un tercero que sería la izquierda revolucionaria; en la construcción de los circuitos, descompadran, porque el chavismo “se va de vivo” y coloca a los circuitos “ganables”, que por lo general son los menos poblados y apartados, con mayor número de diputados, de allí viene su superioridad en Diputados mas no en votos, disparidad esta que es violatorio a los principios de representación proporcional y una persona, un voto.

Los organismos de “de defensa de los derechos humanos electorales” afines a la derecha, nacionales e internacionales, solo cuestionan del CNE, su composición política, favorable al chavismo (Por que ellos quieren tener la mayoría para hacer lo mismo que hace el chavismo, que era lo que ellos hacían antes) y la forma de repartir los circuitos, pero no dicen nada sobre la forma de asignar los cargos, en base a los votos sacados en los cuerpos colegiados, ante el método fraudulento de “las morochas” contenido en la ley de procesos electorales, callan, porque ese es un pacto MUD-Chavismo hoy madurismo, para excluir a un tercero, la izquierda revolucionaria o algún disidente de la derecha oficialista.

LA DEMOCRACIA BURGUESA O DE RICOS Y PARA RICOS  

Una de las características que hacen deficiente o inexistente a las democracias capitalista, comenzando por su modelo, la gringa, es, por lo costoso de las campañas, se requiere cantidades millonarias para su participación con éxito o con posibilidades ciertas de ganar; la fortaleza del denominado “Lobby Judío”, estriba en ello, en financiar campañas electorales, supermillonarias de Presidentes, Senadores, Diputados, Gobernadores, Alcaldes, etc., este financiamiento amarra al futuro elegido, desde que es candidato y en el ejercicio de sus funciones, debe “pagar” el respaldo financiero hecho el cual no es para nada gratuito, por ello el capitalismo financiero militar y energético, gringo, pero de origen judío, es el amo del mundo, porque está detrás del poder del Emperador.

Lo costoso de las campañas electorales hace a toda democracia burguesa o pequeña burguesa como la venezolana, una falsa democracia, un simulacro de participación y democracia; este costo elevado, no apto sino para el 1% de la población es violatorio a otro principio universal del electoralismo como es el derecho que tiene toda persona a ser elector, en este caso sería elector activo (A ser elegido porque el pasivo es a votar), que nuestra constitución lo recoge en el artículo 63 y 64.

En la constituyente, se habló mucho del financiamiento de las campañas electorales, y en las discusiones quedó muy claro que la tendencia seria  a que el estado subsidiaria estos costos como parte de las obligaciones del estado para mantener una democracia directa verdadera, así como está obligado a financiar la educación y la salud, pero la burocracia chavista, hoy madurista, hizo todo lo contrario, aparte que volvió a partidizar al país que era una de las propuesta del proyecto de país, febreriano (27-F y 4-F), hizo la campañas electorales más costosas y elitescas, y algo peor, incurre en abuso y desviación de poder al utilizar los recursos del estado con fines electorales a su favor, es decir, que continúa el mismo puntofijismo pero con “otros” (En muchos casos son hasta los mismos) actores y colores.

LA PARTIDIZACION DEL PAIS

Uno de los rasgos que el venezolano más odio dentro del puntofijismo fue precisamente la partidización del país, que no era partidización en sí, sino cogollismo o “cogollocracia”, una verdadera aristocracia (Gobierno de una elite) pero fundado en lo político y no en lo económico o en la realeza. Tanto es así que una persona como Renny Ottolina, incursionó en política exitosamente, con grandes posibilidades de ser presidente de este país y por ello la dictadura adeco-copeyana tuvo que eliminarlo, con la sola consigna de “La Meritocracia” que significa que para darte trabajo no requería un carnet de un partido político (AD-Copei) y el mismo chavismo (Cuando todavía era “útil a la patria”, hasta el 15-08-2004) en un principio era anti-partido, una de las consignas que más se repetían y el mismo Chávez repetía fue el último párrafo de la última proclama de nuestro Libertador en Santa Marta. Pero como buenos socialdemócratas (Traidores), una vez consolidados en el poder, a partir del 2005, se revivió el partidismo aun con más fuerza y pernicioso ya que está mezclado con caudillismo y culto a la personalidad.

Una de las instituciones del siglo XX mas desprestigiada y que perdió vigencia es el partido político, instrumento de organización de una vanguardia política de cualquier tendencia, que se organiza o para tomar el poder por las armas o para ganar unas elecciones o para hacer una determinada campaña en pro o en contra de algo o de alguien. Esta figura que se fundamentaba en el principio del centralismo democrático, al final quedó demostrado que era más centralista y que de democrático no tenía nada.

Que debía desplazar al partido. La misma constitución nos dio las herramientas para ello, los instrumentos de una democracia participativa, los medios de comunicación abiertos para el pueblo permanentemente, que la burocracia chavo-madurista ha utilizado de la forma más manipuladora, ventajista y parcializada al extremo (Me refiero a los medios públicos), los referéndums sobre todo los consultivos en donde las políticas públicas se construirían en consenso por mayorías, la educación mezclada con el trabajo implementando los planes de la nación verdaderos para desarrollar al país conllevarían, a como dijera Martí, un pueblo culto que es el único que verdaderamente es libre, y este sería el verdadero sustituto de los partidos, los caudillos y los “Dioses, reyes y tribunos”.  

Pero en verdad eso era “mucho camisón pa petra” era demasiado luz para la burocracia chavista, por eso para sostenerse en el poder, regresa al partidismo de los años 30 del siglo XX, ese es su nivel tanto en lo político como en lo sindical como en los demás aspecto de la vida, allí en ellos hay  afinidad, mucha química con la ultra-derecha pitiyanqui.

ARBITRO IMPARCIAL

El otro elemento del puntofijismo (Capitalismo petrolero dependiente, rentista, parasitario, representativo, bipartidista, anti-comunista, clientelar, populista y corrupto), en materia electoral, era el escamoteo de votos y/o la anulación de los aspirantes a participar o los aspirantes en sí, en la vía electoral, por intermedio de un árbitro que no era imparcial ni independiente, como lo era el Consejo Supremo Electoral (CSE); eso se corrige en la constitución dándole rango de poder público a la función electoral, lo que es una novedad y coloca a Venezuela por arriba de todas las democracias y “democracias” del mundo, fundado en el pensamiento bolivariano insertado en la constitución de Bolivia; cuyos titulares, para garantizar la imparcialidad serian tanto postulados como electos en base a un órgano salido de la propia sociedad, lo que garantizaría tanto la calidad (Méritos) como imparcialidad, como lo es el Consejo Nacional Electoral (CNE), pero, la burocracia chavo-madurista, ha hecho perder esa conquista febreriana, cuando hoy en día tenemos un CNE, al igual que antes, con un “equilibrio” pero partidista en base al nuevo bipartidismo PSUV-MUD. 

CONCLUSIONES:

Como conclusiones podemos decir, que dentro del “espíritu del 27-F” en materia electoral, en específico, era el antídoto de las taras del puntofijismo y su predecesor el gomecismo, aristocracia (Democracia de elites representada en los cogollos de los partidos AD-Copei), en donde se violaba el principio electoral universal del “voto libre” (todos pueden ser candidatos y votar, el voto activo-pasivo) y solo eran postulados a candidatos con posibilidad de éxito los ricos o quienes usaban los recursos del estado para beneficio político (Delito y abuso y desviación de poder); representatividad, en donde la democracia se limitaba a los minutos del ejercicio del voto cada cinco (5) años, no existía ni revocatoria de mandato ni rendición de cuentas formales, el sistema de planchas partidistas o de candidatos sin rostros, violación al principio de una persona, un voto; desfiguraciónde los resultados electorales, por el escamoteo de votos como producto de un sistema electoral parcializado con el anti-comunismo y el bipartidismo existente; los terceros y cuartos como las minorías, cuando lograban participar, no tenían ningún chance tanto por la forma de contar los votos como por la forma de repartirlos, que era favorable a las fuerzas mayoritarias, los circuitos electorales priorizaban a las poblaciones con menos electores y más apartadas en donde los habitantes son menos críticos y los candidatos “sin rostros” que se camuflaban en una plancha partidista.

Todas las anomalías electorales, anteriores, cuya vacuna era la expresión fiel del “espíritu del caracazo”, en gran parte, las corrigió nuestra constitución de 1999, instaurando la democracia directa o participativa y protagónica, a la participación política no quedar solamente limitaba a los segundos del ejercicio del voto sino a la existencia formal de exigir rendición de cuentas y los referéndums entre ellos el revocatorio y el consultivo; el ascenso a poder público nacional de la función electoral, al mismo rango de la presidencia, legislativo o judicial, el cual sería escogido con un método transparente y no partidista,  el voto libre tanto el activo como el pasivo, aunque se lo dejo a una ley, y aquí estuvo la falla, pero en el ambiente reinaba la idea que el estado asumiera los costos de campaña para garantizar la igualdad de oportunidades y la democracia no se convirtiese en una democracia de ricos como la norteamericana, estableció la mixtura entre el voto nominal y el voto cerrado o de planchas, y en las discusiones quedó bien explicito, como ya se venía haciendo en elecciones anteriores, aun en el puntofijismo, como era la aplicación del sistema mixto alemán (50% nominal-50% lista), en donde lo nominal restaba al voto lista, ya que formaba parte de un mismo proceso y en donde no se dijo nada del circuito electoral ni de la representación proporcional de las minorías, pero los principios de; una persona, un voto y la representación proporcional, criterios matemáticos, daban para la proporcionalidad y equilibrio de los circuitos electorales.

Todas estas conquistas, mencionadas han venido siendo disminuida y desaparecidas por la traición de la burocracia chavo-madurista, traidora al espíritu del 27-F-1989 y al Bolivarianismo Revolucionario, al volver a tener un CNE bipartidista (2 PSUV y 1 MUD), en donde las otras fuerzas que existen en el país no tienen ninguna persona a quien acudir, ni tan siquiera de carácter técnico, ya que hasta los representantes de organizaciones académicas son partidistas y parcializado con las dos fuerzas mayoritarias, al establecer un sistema inconstitucional y violatorio a las matemáticas en el reparto proporcional de los votos sacados, ya que el sistema de asignación para cuerpos colegiados está  diseñado para favorecer a los dos partidos mayoritarios, un tercero está excluido, y por último, una forma arbitraria de escoger los circuitos electorales, en base a la conveniencia o fortaleza del partido mandante, el PSUV y la derecha oficialista, ya que a la derecha le han dejado circuitos en donde ellos son mayoría, aunque en menor proporción.

La gran conclusión a este renacer de las anomalías puntofijistas producto de la traición de la burocracia roja, rojita, que sería el que hacer o el cómo corregir este gran retroceso, sería hacer la revolución en la revolución, aplicando la constitución directamente, en la materia electoral.

#DondeEstáAlcedoMora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.