¿Qué revolución policial necesitamos? Replica a Bernal, Crítica y Propuesta a la Comisión Policial

Categoría: Guarureando |

Francisco Javier Sierra Corrales

La verdad que el comisionado presidencial para una supuesta revolución policial, Freddy Bernal, en un artículo reciente publicado en “Aporrea.Org”, titulado “La Revolución Policial Que Necesitamos”, demuestra que si esas son las ideas del hombre de “la refundación” o “revolución” policial de la burocracia Madurista, aquí no va a pasar nada y va continuar más de lo mismo; y por ello puedo hablar, después de leer este escrito, con propiedad de la supuesta revolución o de “la revolución policial”, ambos términos niegan esa refundación o revolución y otras palabras muy rimbombantes con que se refiere Maduro, imitando a Chávez que hacia siempre esa rimbombancia, y lo hace con fines de heredar también la popularidad del comandante, popularidad que si bien en un momento fue grande, cuando las mayorías lo apoyamos para que cambiara radicalmente al país pero que paulatinamente nos fuimos desencantando al ver que era más la bulla que la cabuya, y por ello esa popularidad iba en picada, y en las últimas elecciones aparte que no se lograron los 10 millones de votos queridos, la diferencia con la derecha disminuyó con la elección anterior, un fenómeno contrario al comportamiento electoral en una verdadera revolución, y digo esto, que no habrá revolución policial, una vez leído a Bernal, cosa que es bastante grave, porque está hablando “el policía del chavismo”, nada menos y nada mas quien encabeza la comisión nombrada por Maduro cuya comisión puede denominarse, también, con su apellido “Comisión Bernal”.

Aunque este escrito no es una réplica a Bernal, de serlo sería una meta bien pobre y mediocre sino que aquí quiero evidenciar los “huecos” del comisionado presidencial de marras y ampliar el asunto sobre cuáles son las transformaciones necesarias que requiere no solo la policía o seguridad ciudadana sino la administración de justicia penal, que incluye no solo a la policía que es un cuerpo auxiliar, en algunas inherentes y en otras conexa a ella, sino también al poder judicial, en las ramas penales y constitucionales, al poder moral (Fiscalía y Contraloría) y al pueblo que es el titular de la soberanía judicial que como dijimos la labor policial forma parte de ella.

UNES Y POLICIA NACIONAL: IMPLEMENTACION DESVIADA Y DISTORSIONADA

Bernal ve como positivo la implementación, por parte del gobierno “bolivariano” de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES) y el Cuerpo Nacional de Policía, de rango constitucional (332-1º), que en teoría es algo bueno, pero que se convierte en malo y perverso cuando vemos su aplicación desviada y distorsionada, de la siguiente manera:

1.- UNES:

A esta universidad, al igual que el resto de las universidades creadas por Chávez, contrario a cómo debería ser  y a como en un momento yo creía (Esto merece una autocrítica-enmienda-propuesta mía, pero en un artículo aparte y referente al ámbito universitario exclusivamente), no se hizo para llenar el vacío, producto de la traición y prevaricación de la intelectualidad venezolana, en específico y como bandera de ello, la UCV, sino al igual como lo hizo CAP I, en los 70s., con fines de mitigar el problema del cupo, que era un dolor de cabeza todos los años, y a la vez satisfacer el clientelismo a la clase media intelectual y de crear un movimiento estudiantil adeco (Y Copeyano), dado lo imposible por parte de la derecha de penetrar a las universidades públicas y autónomas, a pesar del allanamiento, en manos de la izquierda, una izquierda más digna y menos materializada, aunque ya venía en declive, pero todavía quedaba llamarada de dignidad.

Por ello crea la Universidad Rómulo Gallegos, en los llanos centrales, Ezequiel Zamora, en los llanos occidentales, la hoy UNEXPO, en el Estado Bolívar crearon la Universidad Experimental de Guayana (UNEG), en donde los profesores tenían que mostrar el carnet blanco o verde, aunque algunos educadores chavistas (Ahora, después de 1997), aducen haber sido siempre “izquierda”, creyendo que los demás son tontos.

Las universidades “nuevas”, creadas por Chávez, como las no autónomas que ya venían del puntofijismo y fueron “chavetizadas” (Que no traduce socializada o comunizada o bolivarianizadas), no lo fueron como se pensaba y se decía, y aun se dice mentirosamente, con el fin de ir creando un frente científico alternativo al de la derecha que tomó las universidades públicas, en connivencia con una izquierda decadente, eso es una falacia, han seguido el libreto partidista, poco científico y sobre todo clientelar de CAP I, ya mencionado, la única diferencia es el color, rojo, rojito y que vociferan las palabras socialismo, revolución, izquierda, humanismo, derechos humanos, hasta en la sopa. Hay honrosas excepciones, pero las excepciones no hacen la regla, la regla la hacen las mayorías.

Con la UNES, adicionalmente a lo que paso con la UBV, la UNESR, etc., etc., con fines de resolver el problema del cupo, debilitar a las universidades autónomas y satisfacer el problema de empleo de ciertos “compañeritos”, de las fracciones de profesionales y técnicos de AD y/o Copei, en algunas oportunidades, muy pocas, le daban chance a un masista, al más derechizado, en la cola. En el caso de la UNES, el clientelismo, es más vergonzoso puesto sus beneficiarios son “vacas sagradas” del derecho penal burgués de carácter represivo y anti-comunista (De guerra fría, de seguridad nacional yanqui que incluye a “Las Américas”), tanto de la UCV como de la UCAB, y peor aún, ex-comisarios de las policías puntofijista, matones y corruptos o “ideólogos” de estos, son las “lumbreras” de esta universidad; la única diferencia es que hay “Cátedras de Derechos Humanos”.

Antes de abrir la UNES, ha debido comenzarse, por depurar (“Reestructurar”, es el término correcto puesto que, hoy, la depuración debe hacerse sobre la marcha, ya que no se hizo cuando se debió haber hecho: 1999-2000 o 2004) a toda la administración de justicia y haber reformado las leyes penales, disculpen, el término correcto, es actualizar las leyes penales a la constitución bolivariana, que sería la fase de ejecución del proceso constituyente, frustrada pero más que todo saboteado o desviado y distorsionado por los penalistas “bolivarianos” (Adecos, copeyanos e intelectuales de derecha mimetizados al rojo, rojito), la UNES ha debido ser, y lo será, pero ya no será con esta burocracia colorada.

La UNES, ha debido ser, por su pensum, una universidad de futuros policías preparándose para combatir el delito de terrorismo de imperio, por ejemplo los medios radio eléctricos, en donde la derecha yanqui manipula, desinforma y siembra terrorismo, amparándose en la garantía de información y opinión, nuestros muchachos gendarmes socialistas, han debido ser especialistas en saber, en donde está la libertad de información y de opinión y en donde está la manipulación y el terrorismo mediático de la derecha. Nuestros policías-UNES, han debido salir graduados con experticia en rastrear los dineros del estado gringo y otro estado Otánico, para impulsar organizaciones tapaderas como las ONG y otras asociaciones sin fines de lucro, en donde se incluyan las iglesias o sectas de origen cristiano. O persecutores implacables y raudos, no en allanar un rancho y caerle a tiros y a patadas a todo lo que se mueva en los barrios de la pobrecía, sino de los capitales y las riquezas generadas por un ahorrista o un cuentista de algún banco cuando sus depósitos excedan de su capacidad económica. Igualmente sabuesos eficaces rastreando las empresas en su producción, si cumplen con las leyes del ambiente, leyes laborales y cuanto producen y hacia dónde va el producto, para determinar de una forma científica el precio base o justo y el inventario de la mercancía existente en el país.

También, los UNES-Policías, vigilantes intraficables en la circulación de armamentos en manos de los ricos y de grupos no afines a la constitución y de abierta beligerancia en contra de ella, así como del hampa organizada, hoy altamente politizada que mina tanto la economía como la seguridad de un país, por supuesto los delitos de corrupción (Prevaricato, abuso y desviación de poder, y patrimoniales), los delitos comunes también y una versión de los delitos menores o municipales, estos últimos, de penas inferiores a 10 años.

Por el contrario la UNES, es una gran universidad para combatir el delito común, y dentro de él, los de menores cuantía, lo que demuestra que tiene claro y nítido sello de clase, sello de clase burguesa en contra de los delitos susceptibles de ser cometidos por la pobrecía y los de cuello blanco, bien gracias.

Hoy la UNES “municipalizada”, lo que es un error, primero ha debido consolidarse una verdadera doctrina policial bolivariana nacionalmente, diseñada y ejecutada por bolivarianos revolucionarios y no por disfraces, la UNES, absorbe a los “camaradas” que salen de la Misión Sucre, graduados y sin empleo. Es preferible subsidiar el desempleo y planificar la educación (Implica limitar cupos en algunas carreras), en base a la producción nacional que por populismo-clientelismo pervertir no solo la carrera de policía sino cualquier carrera.

2.-  UN CUERPO NACIONAL DE POLICÍA (CRBV, 332-1º).

El otro paso fundamental del nuevo modelo policial, según Bernal, es la creación de un Cuerpo de Policía Nacional, la Policía Nacional Bolivariana (PNB), mandamiento constitucional establecido en el artículo 332-1º; pero este “paso fundamental del nuevo modelo policial”, si bien era, no solo lo constitucional, sino lo procedente, ya que había un relajo con las policías regionales y locales; pero la forma como se implementa es desviada y toda distorsionada. Veamos.

Muchas críticas que ya hice a la UNES, también son válidas para la PNB, porque ambas instituciones forman parte de un mismo sistema y están intrínsecamente ligadas y son interdependientes; como, antes de nacer ha debido haber una actualización de las leyes penales, su adaptación al nuevo marco constitucional bolivariano, los delitos y las penas, bajo una concepción de estado social de derecho y no “estado de derecho burgués” que es, lo único, de lo que saben los “genios policiacos chavistas”.

Ejemplo de lo anterior, por ser delitos susceptibles de ser cometidos por la clase desposeída y excluida, los comunes, se ha debido ser menos riguroso y darle un tratamiento más social que represivo; por el contrario las conductas transgresoras denominadas de “cuello blanco”, en su mayoría despenalizadas o débilmente sancionadas, se ha debido ser más riguroso y represivo; igualmente ha debido reconocerse como un hecho, no solo de política internacional sino económico-político-social-militar-cultural, al imperialismo yanqui, eso significa que han debido criminalizarse con rigor todas las conductas desestabilizadoras que a ciencia cierta, su fuente tanto de inspiración política, económica y militar provienen de Washington (Terrorismo de estado imperial), aunque algunos autores materiales sean lacayos locales o de un perro faldero de ellos como Colombia (El gobierno oligárquico) e ir tendiendo a penalizar cada día más la propiedad privada y a darle a la economía un carácter más social, más comunero, para de esta forma ir acabando con la matriz del delito, el capitalismo explotador.

Se han mantenido las mismas leyes de la burguesía (Constitución derogada de 1961) y las nuevas leyes, son más bien producto de un retroceso mundial y triunfo de la reacción como es la globalización neoliberal, tales leyes son las anti-terrorista, hijas del auto atentado del 11 de septiembre del 2001 o “leyes patriotas” de carácter neofascistas, tales son los casos de la ley contra el financiamiento al terrorismo o “ley ETA”, esa misma ley, los venezolanos que somos muy creativos, metimos dos leyes en una, puesto que dentro de la ley ETA, también está la penalización de la resistencia de los pueblos o lo único que reconoce el derecho internacional pro-yanqui como “terrorismo”  dado que el “terrorismo de estado”, el peor de los terrorismos, no es un término oficial y punible por la ONU imperialista.

Aunque me salgo un poco del tema, pero con todo que en la “ley ETA venezolana”, está también incluido la penalización de la resistencia armada de los pueblos, en las guarimbas, que eran actos subversivos tradicionales en las izquierdas revolucionarias, solo que ahora esa forma de lucha, también las utiliza la derecha en contra de gobiernos progresistas, no obstante a ningún burgués subversivo se le aplicó la ley ETA , comenzando por el jefe de la conjura, Leopoldo López, quien en la acusación formal por parte del Ministerio Publico su pena no llega a 12 años. De habérsele aplicado la ley anti-terrorista, la pena acusada llegaría fácilmente a los 30 años de prisión.

La fuerza pública, no combatió eficazmente a las guarimbas, aparte que gran parte de ellos gozan de “la bonita libertad”, la GNB y la PNB, dejaron crecer el foco subversivo de las guarimbas, y no aplicaron los manuales anti-guerrilla que proceden en esos casos, a pesar que quienes conforman el alto mando militar saben cómo combatir ese tipo de subversión, repito, que antes eran exclusivas de las izquierdas, ya que estuvieron en las escuelas de las américas. Yo les aseguro, que próximamente, cuando insurja una izquierda revolucionaria de verdad y empiecen a protestar, ahí si van a actuar diligente y rudamente.

Volviendo al tema, las leyes penales nuevas, en vez de haber sido producto de la actualización de la Constitución, han sido leyes de la globalización neoliberal como la “ley Giuliani” (Alcalde New York el 11-S-2001) de tolerancia cero al delito y de desarme, esa ley de desarme aquí la “nacionalizó” Primero Justicia, por eso yo le digo la “ley de desarme de Primero Justicia”. Las otras leyes han sido del narcotráfico y una pila de tratados internacionales para extraditar tanto a narcotraficantes como terroristas, sin tomar en cuenta la reforma al código penal del 2005 que penalizó las invasiones de los sin techos, las protestas callejeras y las tomas de fábricas, quedando Venezuela más atrás en represión reaccionaria que algunos estado abiertamente de derecha de centro y sur américa.

LA PNB NO NACE COMO UNA POLICIA RECTORA SINO COMO UNA POLICIA MAS.

Ya como punto aparte, en la crítica a la PNB, y no convergente con la UNES, está que en su implementación desviada y desvirtuada, no nace como un policía rectora que marca la pauta y las demás deben someterse a ella; cosa que debió haber sucedido en el año 1999 o 2000, a más tardar, o inmediatamente posterior al 15 de agosto del 2004, una vez derrotada la burguesía pitiyanqui militar, económica y políticamente (Entre el 10-12-2001 al 15-08-2004), no sucedió nada de esto, ahora y producto del colapso de la seguridad ciudadana y porque la gente cada día se enoja más, se desencanta más y  se desespera más, es que el gobierno “bolivariano” empieza a tomar cartas en el asunto y a crear una comisión para la “revolución policial”.

La PNB, no nace como debió haber nacido, una policía rectora, la policía de policías, por el contrario a las corruptas, en su mayoría, policías estadales y municipales, no se les tocó ni con el pétalo de una rosa, ellas continuaron (Y continúan) con sus andanadas, es decir que la PNB nació como una policía más, aumentando la burocracia. Esto es desviación y distorsión, a la vez, puesto que el mandato constitucional era crear un solo cuerpo de policía nacional, aquí policía nacional debe leerse como policía nacional, el equivalente a “Policía Federal” en los gringos, que es la que marca la pauta y las demás son subordinadas de esta.

Como conclusión critica a estos “pasos fundamentales para la implementación de un nuevo modelo policial…”, según Bernal, podemos decir que tanto la UNES como la PNB, nacieron al revés, se ha hecho primero el techo y ahora es que están empezando (Queriendo empezar) a construir las bases, lo primero que ha debido hacerse fue, actualizar las leyes penales a la constitución, definir el carácter de clase proletaria, popular y nacionalista de la represión al delito; esto se traduce en que los delitos y las penas ha debido hacer énfasis en criminalizar al imperialismo y sus actuaciones terroristas, desestabilizadoras, transgresoras a la constitución, ya que hoy en día, es el único, factor de violencia y guerra en la humanidad, el enemigo Nº 1 del género humano.

En materia de los delitos económicos había que afincarse en los delitos denominados de “cuello blanco” o “delitos susceptibles de ser cometidos por los ricos”, por supuesto, los delitos comunes de alta cuantía, el abuso y desviación de poder, cuyo generadores son el caudillismo, el culto a la personalidad, el nepotismo y el partidismo o partidocracia, por ello ni adecos ni chavistas han desarrollado este texto constitucional que estaba en la del 1961 y la del 1999, lo repitió, “nadie busca cuchillo pa su garganta”.

Y por supuesto, para concluir con los delitos mayores, el de corrupción, en donde  la burocracia colorada, con el beneplácito de la derecha (Forma parte del acuerdo soterrado entre pumalacas y derechistas), han prácticamente despenalizado este delito, debe ser el de las cifras negras más altas en el país, cuando un funcionario policial o cualquiera es incapaz de detener a un bachaquero o cualquier persona especulando abierta y descaradamente, conductas estas que forman parte de lo cotidiano de cualquier venezolano hoy, y no hablemos de los presupuestasos de la nación y “chorrerón de petrodólares” que entraron al país  desde el 2003 y no hay ninguna mega obra completa que lo justifique, puro populismo asistencialista.

Y entre los delitos menores, de menos de 10 años de prisión, los delitos comunes de poca cuantía (200 UT-400 UT) y los delitos municipales o locales.

Los delitos y las penas, una vez definidos, en base al carácter de clase del estado, “estado social de derecho” y no “estado de derecho burgués”, serían las bases sólidas, consistentes de un edificio de 100 pisos, tras esas bases inexpugnables se diagramaría los pensum de estudios de la UNES, los tipos de policía y fiscalías, rectorizadas por la PNB, así como los tribunales penales y las cárceles (Policía y Fiscalías Política Anti-Imperialista, de delitos de cuello blanco, anti-corrupción, incluidos el abuso y la desviación de poder), una vez definido lo primero, el plan de vuelo, la planificación con sus metas en por lo menos para los próximos 10-20 años, empezar por las depuraciones o eliminaciones policiales, para desde allí sí, de verdad, verdad, ir creando un “policía nuevo”, para los próximos 10-20 años.

VOY A CONVERTIR AL ECUADOR EN EL POLO NORTE Y SUR Y VOY A BAJAR EL CIELO A LA TIERRA.

Ya sobre la otra parte del artículo de Freddy Bernal de “La Revolución Policial Que Necesitamos”, en donde se refiere, en sí, a “lo que necesitamos” policialmente hablando, aparte que aduce de que no es una reestructuración lo que requieren los agentes de la seguridad ciudadana, como sostengo yo, sino una “refundación”, pero ni explica cómo se hará y ni tan siquiera dice en que consiste la “refundación” o como se come eso, yo sostengo que es una reestructuración porque corresponde a la gendarmería actual una depuración de raíz, pero eso se debió haber hecho, que era su momento oportuno, en 1.999-2000. o posterior al 15 de agosto del 2004, ya hoy, ante un cuerpo colapsado y superado por la impunidad, la corrupción y la delincuencia, la depuración debe hacerse sobre la marcha, es decir, una reestructuración integral para no paralizar las actividades o la gestión.

Por otro lado el comisionado para “la revolución policial”, habla de una alianza cívico-policial, el pueblo es parte de la administración de justicia, ya que la potestad judicial reside en el pueblo, y la labor policial forma parte del proceso penal, así como el pueblo participa en las decisiones de los jueces, por intermedio de jurados (Figura injusta e inconstitucionalmente desaparecida por la macolla dueña del poder judicial) y escabinos, asimismo el pueblo debe participar en la labor policial.

Aunado a lo anterior, siempre la labor policial es (Debería ser) de carácter cívico, el problema que una vez constituido el capitalismo en imperialismo, con el predominio del parasitario e improductivo capital financiero y mucho más con el neoliberalismo, en donde impera la financierización, en donde el dinero se convierte en mercancía, la policía dejan de ser cívica y se convierten en cuerpos militarizados, verdaderos ejércitos de ocupación que le declaran la guerra a su propio pueblo; el modelo de estos tipos de policía son el FBI y la CIA gringa, cuyo “genio” fue Edgar J. Hoover, renovador del FBI, en la posguerra y fundador de la CIA. En Venezuela, modelo de ese tipo de policía es el CICPC y la antigua Metropolitana, aunque entre ella y la nueva PNB, no hay mucha diferencia precisamente por haber comenzado el edificio por el techo y no por las bases. 

Por último, Bernal dice, que la policía debe ser eficiente, técnica, ética, respetuosa de las garantías constitucionales, consubstanciada con las comunidades, pero no dice para nada, como se come eso, es decir, “Voy a convertir al ecuador en el polo norte y sur y voy a bajar el cielo a la tierra”, ¡pero como papa!.

#liberenARodneyÁlvaez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.