No puede haber socialismo triunfante si no erradicamos la violencia de género

Categoría: ¡Ahí están, esos son! |

Judith López Guevara: Defensora de los Derechos Humanos, Frente de Mujeres Argelia Velasquez de Silva.

La violencia de género es violación a los derechos más elementales de la mujer, es el ejercicio del poder y autoridad que ejerce el hombre ocasionando daño y sufrimiento físico y mental a la mujer, por ello el Estado debe proporcionar Políticas de Igualdad de Género y mecanismos que prevengan la violencia, en un Estado Burgués no es prioritario la erradicación de la violencia de Genero porque se retroalimenta del patriarcado, no pasan de simples pañitos calientes en el tema, en cambio en un gobierno Socialista que este motorizando la transformación hacia un Estado Socialista si es fundamental las políticas y los hechos para enfrentar el patriarcado y construir la igualdad entre los seres humanos, por ello hace énfasis en la formación y educación en las escuelas, en los programas educativos se incluya la igualdad de género y los derechos que tiene la niña y el niño, la prevención debe enfocarse en todos los ángulos. Por ello, un gobierno socialista aplica las políticas en materia de género para atender a la familia, hacer seguimientos y control en la sociedad para verificar si las políticas se están aplicando y qué resultados se han obtenido; es su obligación crear instituciones para sancionar la violencia contra la mujer.

Si los  poderes públicos no se sensibilizan en contra de la violencia de género, no estamos logrando nada; en la práctica sucede cuando una mujer va a poner la denuncia porque fue maltratada físicamente por su pareja y en muchas ocasiones es sometidas al escarnio público,  las preguntas clave del agente policial es “¿tú piensas denunciar al padre de tus hijos?”, “¿por qué no lo piensas un poco?”; otra pregunta común es     “¿le vas a destrozar la carrera?”, si el denunciado es policía, militar o político.

Una interrogante que nos hacemos desde los movimientos de mujeres organizados, es si la información que se recoge a través de estadísticas  sobre la situación de violencia que viven las mujeres permite generar algún tipo de prueba o evidencia que ayude a la toma de decisiones, que sirva para la implementación de políticas a nivel legislativo y que estas se plasmen en planes y programas que nos permita observar en la gestión  gubernamental  los avances en su desarrollo y generar información para evaluar la aplicación de las políticas implementadas en la materia, a su vez ayuden a la toma de decisiones oportunas.

En Venezuela hemos tenido mucho avance en esta materia desde que llegó a la presidencia de la República el Presidente Hugo Chávez Frías; sensibilizado en el tema de la No Violencia  contra de las Mujeres creó instituciones en defensa de los derechos de la mujer, la Constitución Bolivariana de Venezuela se redactó con un lenguaje no sexista, su artículo 88 establece “El Estado garantizara la igualdad y equidad entre hombres y mujeres en el ejercicio del derecho al trabajo”….y el Derecho de la seguridad social a las amas de casas y aquellas que realizan labores domésticas.

La Asamblea Nacional  decreto La Ley Orgánica Sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia en el año 2007, instrumento jurídico que serviría para la defensa de los derechos de la mujer, que conllevo a la creación de fiscalías y tribunales en materia de género,   para darle cumplimiento a esta ley, con personal capacitado para emprender este desafío en defensa de los derechos más elementales de las mujeres en una sociedad machista que para la fecha de su puesta en marcha las normativas legales estaban redactadas en el lenguaje patriarcal.

A través de las gobernaciones de los estados y las alcaldías se crearon los Institutos Estadales y Municipales, quedando la rectoría en el Instituto Nacional de la Mujer en hacer los enlaces con los estados al igual que coordinar con las gobernaciones de los estados, de acuerdo a sus recursos asignados, la creación de las casas de abrigo si lo ameritaba la región, de acuerdo al estudio y análisis de las estadísticas en materia de género en cada estado.

Si el mecanismo fundamental fuera la creación masiva de casas de abrigo en todos los estados, esto significaría que no se estarían aplicando las normativas legales de prevención para atacar este flagelo. Soy partidaria de que la mujer en lo posible no debe salir de su casa ni separarla de sus hijos mayores de 12 años; es el hombre quien debería salir del hogar y tomarse las medidas de prevención. Las casas de abrigo deben ser lugares transitorios de estancia máximo para dos o tres días, mientras se toman las medidas preventivas. Se debe hacer énfasis en que el agresor no es un delincuente común, por ello requiere tratamiento; existía un programa en la Defensoría Nacional de la Mujer donde se atendía al agresor, con profesionales calificados para tal fin como sicólogos, siquiatras, sociólogos, que trataban no solo la conducta sino, el entorno y la familia donde creció el agresor.

Las mujeres somos víctimas del maltrato y la violencia por razones de sexo, debido a que en todas las sociedades ha prevalecido la desigualdad entre los sexos, las formas de violencia contra la mujer no es más  que una forma de control para mantener y reproducir el poder patriarcal sobre ellas. Sobre esta situación debe el Estado, como garante de los derechos humanos, intervenir garantizando la igualdad y la equidad entre los sexos y para ello debe crear mecanismos legales que den cumplimento a los establecido en la Constitución Bolivariana.

Si bien es cierto que se han hecho grandes avances en esta materia, no es menos cierto que nos queda mucho camino por recorrer, tenemos  casos de mujeres violentadas por sus parejas, otras por los cuerpos policiales, violencia laboral, acoso sexual, violencia sicológica, entre otras, que han quedado impunes, porque el hombre ha ejercido su poder en las instituciones del Estado.

Se incorporó una línea 0800mujeres creada en el año 1999, por donde se reciben buena parte de las denuncias por violencia de género, la cual proporciona información clave  de cómo enfrentar la violencia  tipificado en la Ley Orgánica sobre el derecho de la mujer a una vida de violencia, en su artículo 15. En el año 2010, 2011 y 2012, la línea 0800 mujeres atendió 39.817 llamadas  a través de la Defensoría Nacional de la Mujer creada en el 2001, se atendieron por violencia sicológica 14.773 mujeres; hicieron solicitudes de asesorías legales 43.582 mujeres; solicitudes por atención siquiátrica 443 y  atenciones sicosociales 7,483. Para un total de 66.640 personas atendidas, solamente por Inamujer. Si a esta cifra se le suman las de la Defensoría del Pueblo, la Fiscalía General de la Republica, Direcciones Regionales del Minmujer, Institutos Estadales y Municipales, y casas de la mujer, la cifra es mayor.(Fuente: Informe presentado por Venezuela en la RMAAM del 05 de Nov. 2012).

En cuanto a la sensibilización en “Paternidad Responsable y Nuevas Masculinidades”, se brindó capacitación en esos 3 años (2010-2012) a 935 mujeres y 606 hombres, para un total de 1.541 personas. Por otra parte, se le dio asesoría y acompañamiento técnico y social a 1.946 mujeres indígenas y 698 hombres indígenas. Igualmente, para el empoderamiento de las mujeres Afrodescendientes, se les impartió formación para el autorreconocimiento y acciones afirmativas a 2.119 Mujeres y 547 hombres.

Se dio cumplimiento al memorando de entendimiento firmado en el 2010 por el Presidente de Brasil y el Presidente de Venezuela para Combatir la violencia de Genero en lo ancho y largo de la frontera al sur de Venezuela y Norte de Brasil, en Pacaraima se inauguró una casa de abrigo para la atención integral a las víctimas de violencia del lado de Brasil,  del Lado de Venezuela se crearon la oficina de Atención a las víctimas de violencia en Santa Elena de Uairen y la casa de la mujer Pemona en Kumaracupay, donde se impartieron talleres de sensibilización a las instituciones públicas, cuerpos policiales y militares que hacen vida en la región.

La Fiscalía General de la Republica en su informe anual del 2013, reflejo  Actuaciones en la lucha contra los delitos de violencia en razón del género, tubo un total de ciento dos mil seiscientos setenta y seis (102.676) causas egresadas, de las que noventa y seis mil setecientos sesenta y seis (96.766) fueron actos conclusivos y cinco mil novecientos diez (5.910) otras acciones, del mismo informe se desprende que se hicieron  imputaciones tribunalicias por el orden de 8.083 y por la sede de la fiscalía 2.333 para un total de 10.416 imputaciones por razones de género.

Las causas de la violencia de género está en las características estructurales de la sociedad en que vivimos; el capitalismo se retroalimenta del patriarcado, es decir, que en una sociedad divida en clases sociales donde prevalece la producción de bienes y servicios y la acumulación de capitales, donde lo humano no es lo prioritario, no podremos erradicar la violencia contra la mujer, solo tendremos paliativos en la defensa de sus derechos.

En este sentido debemos construir una sociedad con justicia social, igualitaria, paritaria, donde la mujer y el hombre tengan igualdad de derechos, que lo que se produzca en colectivo sea lo que requerimos y no para amasar riquezas en unos pocos y empobrecer a la mayoría de los seres humanos.

Todo cambio que se haga dentro de las estructura del capitalismo para erradicar la violencia de género es a contracorriente de la sociedad actual, porque cuando las personas actúan hay un proceso de reproducción de las viejas actitudes e ideas aprendidas, por ello el cambio del modelo de producción, no solo tiene que ver con las relaciones sociales de producción de bienes y servicios, tiene que ver también con el cambio de las personas en el resto de las relaciones sociales, debemos reproducir mujeres y hombres con mentalidad socialista, donde los seres humanos estén por encima de las máquinas y desaparezca la competencia bestial entre hombres y mujeres.

Debemos ratificar el Modelo Socialista porque estamos convencidas y convencidos, que la erradicación de la Violencia de Genero, solo será posible en una sociedad Igualitaria, donde nos respetemos las diferencias del uno por el otro, y le demos primacía a lo humano, entiéndase que las luchas que libramos las mujeres no es contra los hombres, sino al lado de ellos para lograr una sociedad más Justa, construyendo juntos en esta  transición Socialista.

En Venezuela tenemos una gran oportunidad de cambiar las viejas estructuras, en el marco de una la democracia participativa y protagónica, que nos ayude a recorrer la transición socialista y llegar al Comunismo.

Judith López Guevara: Defensora de los Derechos Humanos, Frente de Mujeres Argelia Velasquez de Silva.

#liberenARodneyÁlvaez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.