La Basura, similitud entre los estados Miranda y Bolívar

Categoría: ¡Ahí están, esos son!,foto plana |

Cambalache-basureroFrancisco Javier Sierra Corrales

Indiscutiblemente que la burocracia chavista-madurista, tras la traición al ideal Bolivariano-Revolucionario y al “Espíritu del 27-F”, hecho este que no quieren ver un poco de “izquierdistas bozaleados” todos; ya no tienen más nada que hacer sino decirle la verdad al país y declararse abiertamente derechista de socialdemocracia tardía y neoliberal, y así le ahorraría bastantes penurias a los venezolanos; y es que desde que se aceleró la traición chavista, en el año 2010, después de las primarias tracaleras del PSUV; aunque la desviación parte del 15 de agosto del 2004 cuando se tuvo toda la oportunidad del mundo para cambiar al país y no se hizo. Sigo; la burocracia madurista (Chavista), desde la traición, no pega una y en todos los aspectos de la vida o del quehacer humano es un rotundo fracaso, pero como este artículo no es un compendio del rotundo fracaso chavista en todo, lo cual lo  haría interminable, el botón de muestra, hoy, es el tema municipal de la basura o “recolección de desechos sólidos”, pero por su relevancia, dado que las ciudades son los asientos de los habitantes o de la gran mayoría de habitantes de un país, es de relevancia nacional, y hasta global. Veamos.

LA BUROCRACIA MADURISTA, AL IGUAL QUE ADECOS, HACE POLÍTICA CON LA BASURA:

Al igual como lo hacían los adecos, y copeyanos, en el puntofijismo, que como no tenían nada que ofrecerle al país y su único objetivo era mantener el gobierno que les tocaba de turno, ya que el dueño del poder era el imperialismo y la burguesía lacaya, todas sus actuaciones eran “fríamente calculadas”, electoreramente hablando, es decir, se hacían con miras a ganar las próximas elecciones destruyendo al otro adversario político (Acuérdense solo habían dos opciones); asimismo, ha venido actuando el chavismo-madurismo, todo lo politiza, pero de una politización cuya naturaleza es electorera burguesa; eso traduce que su accionar no es con el fin de buscar la solución de fondo, ir a la raíz del problema sino de cómo salir del problema en lo inmediato, una posición inmediatista; y como al igual que adecos y copeyanos no tiende a solucionar definitivamente los problemas sino a la diatriba política, a lo superficial, al show mediático a los pañitos tibios, y por supuesto a echarle la culpa a otro, a “tirarle” la responsabilidad a otro; los problemas, de fondo y de raíz, solo lo soluciona la comuna de amor y ley sin parcelas ni fronteras.

De esta forma irresponsable y oportunista está actuando el madurismo con el problema de la basura, repitiendo el estilo puntofijista, pero la gravedad, es que esta política electorera de derecha se hace a nombre del “socialismo”, de la “revolución” de la “izquierda” y hasta del bolivarianismo, lo que hace que el seguro fracaso del chavismo (Quien va mal, no puede terminar bien), se vea como un fracaso de la izquierda, de la comuna, de la revolución y hasta de nuestro Libertador y después nadie quiera saber nada de comunismo. Los verdaderos comunistas, no podemos permitir esto, de hacerlo seriamos cómplices por prevaricación y pagaríamos por pecadores, siendo justos, Los socialistas e izquierdistas verdaderos debemos denunciar al chavismo-madurismo de doble discurso, de su actitud y comportamiento netamente capitalista y continuador del desastre puntofijista, a la par de su verborrea “socialista”, “izquierdista”, “revolucionaria”, “bolivariana”, de “fraternidad”, “paz” y “humanista”, acorde a nuestros recursos y posibilidades debemos desnudar esta hipocresía de Maduro y su entorno, ya que sabemos el control que tienen de los medios públicos y la presión que ejercen sobre los medios privados.

QUE HA DEBIDO HACER LA REVOLUCION BOLIVARIANA EN MATERIA DE RECOLECCION DE DESECHOS SOLIDOS (BASURA).

La revolución bolivariana, ha debido hacer todo lo contrario a lo que hace el capitalismo de la globalización neoliberal, para quienes los desechos sólidos, son una basura de verdad, verdad, un estorbo, algo que no se haya en donde poner y qué hacer con ella. La basura, es el producto del consumismo capitalista, ella en si no es rentable, su rentabilidad implica mucha inversión y trabajo, no es “atractiva” para el capitalismo rector del neoliberalismo, el parasitario e improductivo capital especulador  financiero, el cual siempre busca “ganar, ganar” y altísimos dividendos.

En las megas-urbes capitalistas los desechos sólidos conforman un verdadero sub-mundo, literalmente hablando, en donde convive la pobrecía extrema con la delincuencia y la insalubridad más inicua. Por lo general este rublo, al igual que los servicios de seguridad, aguas servidas, electricidad, agua, etc., la “tarea del indio” o la parte pesada, le corresponde al estado, por no ser “rentable”, los capitalistas se interesa en estos rublos, en el sector terciario o de servicio, en donde está el “mango bajito” o lo “atractivo”, que serían, en este caso, el servicio de la recolección de la basura, a título de concesionario, en donde el pagador es “papa estado”, concesiones cada vez más caras; por “ganar” una concesión lomito de esas, se rasparon a Petro Alcalde de Bogotá, solo la presión popular lo restituyó en su puesto.

La revolución bolivariana ha debido haber estatizado este rubro de residuos y desechos sólidos, en todas sus fases, desde su generación hasta la disposición final de ella, no solo educando a la gente en como minimizarla y sistematizarla, recolectándola, aparatándola, clasificándola, transfiriéndola, hasta su destino último, en dichos procedimientos están inmersos las labores industriales del reciclaje, la reutilización y el uso de ella como materia prima para generar energía.

Tanto para el reciclaje, reutilización y su uso como energía se requieren buenos sistemas, no necesariamente “modernos” y “costosos”, por lo general de transnacionales por el sistema de concesiones en donde siempre hay un “guiso” y por supuesto una inversión que el estado petrolero venezolano ha estado en capacidad de hacerlo, el no hacerlo, al igual que en todos los servicios restantes, no tiene perdón de Dios.

Solo tratando la basura de la forma, anteriormente descrita, grosso modo, se puede hacer de ella un bien útil y no un estorbo contaminante que precariza más las condiciones de insalubridad, enfermedades y pobrezas, repito sin necesidades de “tecnología importada”; pero nada de esto se hizo, la burocracia chavista lo que hace es mera vocinglera de una fulana “salvación del planeta”, un ecologismo vacío o de pose y una perorata sobre el cambio climático y la limpieza del medio ambiente, y ahora el eco-socialismo, que ni saben lo que es y han puesto en ese cargo al verdugo y carcelero del sindicalista José Bodas en PDVSA de Puerto La Cruz, quien es genuflexo ante lo que  diga el sector derecho del militarismo venezolano.

En si con el tema de la basura la burocracia madurista (Chavista) todo es de la boca para fuera, puro lema, pero en los hechos no hace nada, no planifica, no realiza un plan de gestión nacional de desechos y residuos sólidos, ni marca la pauta de sus líneas generales y obviamente si no existe un plan o lineamiento no hay forma de aportar los recursos para esos planes

Estatización de todo lo referente al rublo de desechos y residuos sólidos que ha debido hacerse con criterio científico, utilizando para ello todas las potencialidades del estado como las universidades, los institutos de investigaciones científicas y la banca pública con fines de ampliar y mejorar este servicio y por supuestos los recursos financieros del estado, todo esto dentro de una planificación con metas claras y bien definidas, repito, de una forma científica.

Por el contrario, el chavismo, que ya no es la representación genuina de la revolución bolivariana producto de la traición de Chávez y su continuidad por Maduro, siguió el modelo adeco-copeyano  de concesiones otorgadas a “amigotes” o “financistas”, preferentemente transnacionales, o continuó con el proceso de maquilación y tercerización, en donde se montaba una romana en los vertederos y se le pagaba la basura por kilos a particulares, en camiones improvisados de testaferros de funcionarios, y ahí se constituía el verdadero sub-mundo de la miseria y la pobreza crítica que gira en derredor de la basura.

SIMETRIA ENTRE EL ESTADO MIRANDA Y BOLIVAR CON RESPECTO A LA BASURA  POR PARTE DE LA BUROCRACIA.

Una vez hecho el análisis anterior, con fines de ubicarnos en contexto, vamos a ir al aquí y ahora, resulta  que el pasado 14 de octubre, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia admitió  una demanda en base a los intereses colectivos de unos dirigentes vecinales del Municipio Autónomo Sucre del Estado Miranda (Petare) y a la vez, como medida de amparo cautelar ordenó al Alcalde de derecha (Primero Justicia) Carlos Ocariz Guerra, la obligación de hacer, consistente en, algo obvio, como es recoger la basura en su municipio, y le dio un plazo de veinte (20) días para que presentara un informe, sobre el cumplimiento de esa obligación a la sala máxima del tribunal supremo.

Evidentemente que esta es una decisión de carácter político, con fines de golpear a la derecha en Petare, en donde el TSJ, actúa como operadora política de la burocracia, independientemente de la justeza de la decisión, pero en oportunidades anteriores con casos análogos en materia de servicios públicos, no se ha sido ni tan diligente ni tan justo.

Agrego, al comentario anterior,  que la sanción a Ocariz se la ha podido imponer el mismo gobierno nacional por intermedio del ministerio del ramo, hoy “eco-socialismo” y un ente que es rector de la basura a nivel nacional como lo es el “Consejo Nacional de Gestión Integral de la Basura”, creado por la ley de gestión integral de la basura del año 2010; este ente rector ha debido aprobar un plan nacional de gestión integral por diez años, en donde trazare la política y lineamientos que debían cumplir todas las Alcaldías en el proceso de la basura, pero ese organismo está en mora con esta obligación de ley, por ello es que tiene que salir el poder judicial a “sacarle la pata del barro” a la burocracia, tal y como lo hizo en las guarimbas, y fungir como operador político.

Al respecto, voy a sustentarme en un escrito de opinión aparecido en el diario “El Nacional”, el pasado 21 de octubre, cuyo escrito lo firma Alexandra Palmieri, quien indiscutiblemente es del sector político de derecha del Alcalde Ocariz, no obstante demuestra tener conocimiento técnico y de causa en el caso.

Comienza Alexandra Palmieri, diciendo que en materia de aseo público domiciliario, existen entre el poder municipal y el nacional (Yo le agregaría el regional o estadal), un régimen de competencias concurrentes, es decir, que se requiere la coordinación y colaboración, entre esos poderes públicos para una gestión eficiente.

Pero Palmieri (Que no es el salsero) dice algo más, que es cierto, que tanto el Ministerio del ramo, hoy el del eco-socialismo, que esa palabra le queda grande a ese ministerio, y al actual titular más todavía, y por lo que he oído, ni el propio Maduro sabe lo que es eco-socialismo, a ciencia cierta, a este ministerio del ramo, dice, le corresponde dirigir un fulano ente, y yo le agrego que en él convergen 9 ministerios con 8 representantes cada uno, es decir una asamblea inter-ministerial, denominado ”Consejo Nacional para la Gestión de los Residuos y Desechos Sólidos”, a quien le corresponde elaborar un “Plan Nacional de Gestión Integral de los Residuos y Desechos Sólidos”, dicho plan a cuatro (4) años de haberse aprobado la ley que rige la materia, aún no ha elaborado ese importante y vital plan, que marcaría la política sobre residuos y desechos a nivel nacional.

Esta ley que rige la materia es la Ley de Gestión Integral de Residuos y Desechos Sólidos” y que contempla tanto el “Consejo Nacional para la Gestión de los Residuos y Desechos Sólidos”, como ya lo dijimos arriba, que es una mega asamblea de 8 representantes de 9 ministerios, y esta “asamblea inter-ministerial” debe elaborar seria y responsablemente un “Plan Nacional de Gestión de Residuos y Desechos Sólidos” de una forma científica, en donde se defina las políticas y lineamientos sobre la basura, al igual que sus reglamentos, es decir, que el proceso de la basura, su tratamiento y gestión es cuestión de estado, del estado nacional, pero como dice Palmieri, el estado nacional, a 4 años, esta ley data del 2010, aún no ha delineado una política, un plan nacional de gestión previsto y ya mencionado, lo que implica que está en mora con el cumplimiento de la ley y el medio ambiente y el eco-socialismo. Ese es (Debería ser) el principal responsable y culpable por la anarquía e incumplimiento en sus obligaciones por parte de las Alcaldías y Gobernaciones.

Con el incumplimiento del Plan Nacional de Gestión de la Basura, contenido en la ley mencionada, pudiéramos decir, en descargo de las Alcaldías, que ellas tienen un justificativo para no cumplir integralmente el proceso de la basura, que va desde su generación hasta su disposición final, solo estarían obligados a cumplir con la ley municipal de recolección de la basura en la área de su municipio, por lo que un amparo o una acción por intereses colectivos que fue el tratamiento que le dio la Sala Constitucional al caso de Petare, deben ser co-demandado, también, el ministerio del eco-socialismo y los integrantes del Consejo Nacional para la Gestión de los Residuos y Desechos Sólidos” (Concurren 9 ministerios), por incumplimiento de la ley de Gestión Integral de los Desechos y Residuos Sólidos.

Aunque hay diferencias entre el caso de Petare y el caso de Ciudad Guayana, en el municipio Caroní del Estado Bolívar, solo que el autor es el mismo, la burocracia pumalaca, quien por cierto ha sido más cruel e implacable con el Alcalde de Caroní, José Ramón López que es del PSUV, supuestamente “camarada” que con el Alcalde derechista del Municipio Sucre en Miranda, Carlos Ocariz, algo muy típico de las socialdemocracias a nivel global, quienes admiran y respetan más a la clase burguesa, a la cual aspiran y es su modelo, que al proletariado, que les trae malos recuerdos de los cuales quieren salir y olvidarse, no quieren jamás volver.

A los derechistas de Primero Justicia de Petare, los trataron con guante de seda, le introdujeron una acción por los intereses colectivos con amparo cautelar, ante nada menos y nada más que a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, y es esta la que hace la labor de operadora política de la burocracia, y no lo sanciona, como debió haber sido sino que le ordena que “haga lo que tiene que hacer por ley” que es recolectar los desechos sólidos, pero ese solo hecho “lo golpea” políticamente.

En cambio la burocracia pumalaca en Bolívar fue ruda y cruel con un Alcalde chavista pero de extracción popular y al cual quieren defenestrar, y ya lo tienen montado en la olla, y como no tienen idea para nada sino para el mal, se están copiando de lo hecho en Petare a la derecha, pero de una forma más arbitraria y sin respetar la ley, ni siquiera cuidándose de las formas.

EL CASO CIUDAD GUAYANA EN EL ESTADO BOLIVAR

Hace más de Veinte (20) años, en Ciudad Guayana, Municipio Caroní del Estado Bolívar, en la zona de Puerto Ordaz, como destino último de la basura, se fue creando un vertedero a cielo abierto, en el área de Cambalache, con el discurrir del tiempo y el crecimiento de la ciudad, ya el vertedero de basura, está casi dentro del área urbana.

Nada hubiese ocurrido si las relaciones entre la gobernación del estado y la alcaldía estuviesen en condiciones normales, pero en la gobernación del Estado Bolívar, quien ha sido bastante desgraciado con Chávez, los dos gobernadores que nos impuso Chávez, con fines de “negrear” el avanzado, progresista y muy calificado movimiento profesional y sindical de las empresas básicas de Guayana han sido un total retroceso para la región, por ello, en Bolívar, tenemos a la gobernación más derechista y retardataria del PSUV, quien en alianza con el sector vendido de la burocracia sindical y la vieja burguesía parasitaria que medró en derredor de Leopoldo Sucre Figarella, han constituido una especie de Califato o Virreinato, ellos lo deben controlar todo.

Resulta que en la Alcaldía de Caroní, está un joven que no es de la confianza de este “Califato” de Guayana, encabezado por Rangel Gómez, el gobernador, quien quiere a la Alcaldía de Caroní, que es lo único que le falta para tener un control absoluto de la región.

Volviendo al tema, con Cambalache no hubiese pasado nada, si de una forma sensata y pensando en la región se hubiesen puesto de acuerdo Gobernación y Alcaldía, o para hacer allí en Cambalache un verdadero relleno sanitario con una política integral de gestión de basura para el municipio Caroní o ese relleno sanitario lo hubiesen hecho en otro lado, y paulatinamente ir clausurando a Cambalache y construyendo el otro. Nada que ver.

Teniendo como modelo el caso de Petare, el rangelismo, cerró intempestivamente a Cambalache, supuestamente “oyendo el clamor” de los vecinos del lugar, pero con fines de crear caos y así enjuiciar y defenestrar al Alcalde López para ponerle la mano a la Alcaldía Caronícense (Lo único que escapa a su control en Bolívar); esta medida se tomó irresponsablemente y sin fundamento legal, ya que, si bien es cierto, que la ley de gestión integral de la basura prevé para las gobernaciones, en su artículo 8º, la trasferencia y disposición final de los desechos sólidos, esto debe hacerse en base al plan nacional, arriba mencionado y del cual, tanto el ministerio del ramo como el consejo nacional de la basura, están en mora, como lo especificamos arriba y como lo dijo en su artículo mencionado Alexandra Palmieri.

Aunque no fue Palmieri, sino un comentarista favorable a su artículo, aparecido en El Nacional, arriba mencionado, quien dijo que a la Alcaldía de Petare, la obligan a echar la basura en Charallave, sitio bastante lejano, que hace el traslado más oneroso y difícil;  algo parecido sucedió en Caroní, en donde el Gobernador Rangel Gómez, obligo al Alcalde López de Ciudad Guayana, a botar la basura en el Km.70, en el extremo colindante del Municipio con otro municipio del Estado, sitio bastante lejano y complicado.

Pero lo peor de todo, fue que ese sitio como que lo escogió el Gobernador de Bolívar, en el momento de la rueda de prensa y porqué le dio la gana, puesto que los habitantes del Km. 70, desconocían esa nominación, a pesar de haber recibido la visita del gobernador, en días anteriores, y periodistas acuciosos que cubren la fuente de las comunidades en periódicos independientes, constataron que ni siquiera la trocha para entrar al vertedero estaba lista, los primeros extrañados fueron los habitantes del sector.

Pero ya, en una “pasada” el vice ministro eco-socialista, al parecer dijo que ese era el sitio “más ideal”, el del Km. 70. La verdad es que el sindicalista petrolero José Bodas, debe de estar muy contento puesto que tiene a su verdugo bien lejos.

#DondeEstáAlcedoMora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.