El trabajador de la cultura: seguro social y condiciones de vida y de trabajo

Categoría: Guarureando |

milletPor José Millet

En estos días la enfermedad de varios creadores–la del recién fallecido Maestro de la música José «Pepe»Herrera, gloria del piano concertista y de los dos entrañables poetas César Seco y Benito Mieses, este hermano también pintor– me ha espoleado para pensar , reflexionar y escribir acerca de un tema que al parecer es gremial pero que tiene que ver con lo más preciado de una nación que es su soberanía e independencia.La poesía apuntala o derriba almas, escribió uno de los escritores más prolíficos de América Latina, quien cayó en combate en Dos Ríos, el 19 de mayo de 1895…Y otro poeta, José María Heredia y Heredia, antes había forjado con sus versos los valores más preciados y sentimientos patrios más elevados del pueblo de esa isla de donde fue desterrado y murió en Toluca, México, en 1839…Las redes sociales permiten el reencuentro con el pasado a través de la publicación de sus obras poco conocidas o inéditas y del presente, con la manifestación de cada persona que se sienta capaz de justipreciarlas. Con el valor añadido de la presencia de los artistas vivos, como los pintores que han contribuido con sus obras a ilustrar las ideas que, de otro modo ,seguirían su curso al exponerlas, pero no atraerían a muchos que piensan con la mirada, lo cual es válido de paso.

César Seco: gracias por haber compartido con nosotros textos del gran amigo y mejor narrador que ha dado Falcón, cuyo nombre debe llevar la Casa de la Poesia de Falcón, legal y oficialmente, ese error hay que enmendarlo con la modificación de su Acta Constitutiva y nadie se ocupa, ni al parecer interesa. Igualito hay que colocarle el nombre del más grande poeta que ha dado Coro a uno de los Institutos de Cultura del Estado: Elías David Curiel. Cantamos el himno del Estado cuya letra aquel «poeta maldito» escribió, pero…¿tenemos miedo de decir que fue judío y suicida, como Rafuche? Por qué no le colocamos el nombre a una escuela o a una Univesidad de las Artes del más importante poeta trovadoresco o juglar, además de excepcional intelectual nacido en Coro y no reconocido como coriano: el nombre de Alí Primera? Es hora de echar por la borda las hipocresías, los miedos y la retógrada moral burguesa, que no cuadra en tiempos en que la honestidad y la valentía deben presidir nuestras acciones, ideas y nuestras vidas.

Parecería que una especie de Opus Dei dominara escenarios públicos y privados con pretensiones de acallar nuestras ideas y libertades de expresión alcanzadas con sangre y sudor de mártires, además de las lágrimas de nuestras mujeres, madres, esposas e hijas. No más víctimas de esa moral reaccionaria, como lo fue Lidda Franco Farías¡¡¡¡ No a la impunidad en todos los ordenes de la vida social: en la de la justicia, de la cultura y de las condiciones materiales que deben rodear la vida de un artista, escritor, intelectual y del científico, sea éste de las ciencias puras o exactas o de las Sociales y humanísticas…. Debe respetarse al hombre, a la condición humana, en primer lugar del trabajador y del obrero y de la gente común, sean niños, mujeres y ancianos, en primer término; pero los gobiernos que se respetan, rodean de condiciones para que surjan los nuevos Newton, Descartes,Leonardo Da Vinci, Platón, Francis Bacon Aristóteles,Einstein, Nietzche y los que no respetan echan al olvido a estos seres especiales y los llevan a la hoguera por sus ideas, como lo hicieron con Giordano Bruno; o con Galileo Galilei., etc. o los asesinan, como asesinaron en Haití, a pedradas, al gran escritor y narrador Jean Stephen Alexis…Han existido y existen todo tipo de dictaduras: militares, como la de Hitler que asesinó a Ana Frank y la de Pinochet, que cortó las manos y mató al cantante Victor Jara; políticas, como las que pasamos en la IV con todos aquellos horrendos crímenes y existen dictaduras del pensamiento, que dominan los mencionados escenarios con esa falsa Moral que combatió valientemente Federico Nietzche (leer su obra Genealogia de la moral, a guisa de ejemplo)…contra ella debemos enfocar las armas de la razón, de la justicia y del pensamiento. Esa dictadura intelectual existe, tiene sus medios específicos de reprimir al librepensador, a quien manifiesta libremente lo que piensa a riesgo de todo, incluso de su vida y muchos no la ven ni quieren verla por hipocresía… Ver en silencio un crimen, es cometerlo, escribió el Apóstol José Martí.

Ayer domingo leí en el diario de circulación nacional Ultimas Noticias la discusión sobre el Fondo económico y el marco legal para proteger con dinero y asistencia social al artista venezolano, que es del que estoy tratando en la presente reflexión; y ambas cosas son un triunfo de muchos años de lucha y que nos deben encender los bombillos de alerta para que apliquen mediante su reglamentación para evitar que se quede en letra muerta.Hay que hacer un aparte para discutir lo sucedido con la enfermedad y fallecimiento de esa gloria de la música y del piano que fue el Maestro José «Pepe» Herrera, hijo de una familia del Ejército Libertador Mambí y de una afamada mujer también música Irene Herrera.., Desconozco los detalles de las condiciones que han rodeado el proceso médico que ha estado atravesando el poeta y narrador César Seco y me averguenza preguntarle a él directamente: ¿se han ocupado de su caso los representantes de los organismos oficiales que atienden a los creadores artístiscos, a nivel local, regional y nacional?…. En este instante pienso en Benito Mieses: ¿alguien sabe cómo ha vivido, hecho su obra, dispone de una casa de vivienda, de Tallerpara pintar y cuáles son las condiciones de su existencia actualmente?Alguien sabe cómo vivió y murió el pintor coriano Maestro Peniche? ¿y el más grande guitarrista de Coro, Miguel Camacho, toda una vida dedicada al trabajo manual y al arte, quien murió sin pensión social ni de ningún tipo? Vi cómo vivió Rodolfo Garcés, chamán y capataz de esa tradición ayamán conocida por Las Turas, en condiciones precarias de una casa de habitación medio destruida, lo informé oportunamente y ese también sanador disfrutó al final de sus días de una vivienda digna, como otros miembros de la comunidad de San Pedro de Mapararí…

Prohibido callar: hay que denunciar respetuosa y oportunamente las injusticias sociales, desde la comunidad en que vivamos o nos ha tocado estacionarnos por circunstancias ajenas a nuestra voluntad, y que los servidores públicos no se ofendan ni acudan a las retalaciones, de las cuales hemos sido víctimas muchos quienes lo hemos hecho. O nos colocan en el cuello uno de esos San Benitos que usan para anular o intentar silenciar la crítica constructiva o terminan por adoptar la postura del «que te mastica pero no te traga». Si otros artistas, escritores, intelectuales o científicos no tienen vivienda ni condiciones materiales para ejercer sus artes o su profesión–como es el caso de Benito Mieses de varios artesanos, de un escritor de La Vela y el mío, que no he podido regresar a Coro porque la casa de habitación de barro donde vivíamos se desplomó por la vaguada o prolongadas lluvias de fines del 2010 y pasamos a la condición de damnificados, además de haberme inscrito en la Misión Vivienda cuando ésta arrancó, sin haber recibido jamás una sola respuesta de ninguna institución pública ni de ningún servidor publico a los que les corresponde darla en respuesta a solicitudes por escrito–, es justo que lo reclamemos como lo hemos hecho en tiempo y forma, como reza el lenguaje oficinesco y hemos recibido oídos sordos a nuestras solicitudes firmadas y selladas por los organismos oficiales a los que nos hemos dirigido en el Estado donde hemos vivido todos estos años. Por suerte, y en honor a la justicia, algunos creadores de mi Estado han recibido respuesta satisfactoria a sus demandas, como el de dos compañeros de labor en el instituto donde trabajé hasta el agosto del 2013…

Otra cosa es hacerle el juego a la falsa moral con discursos que se los lleva el viento y causan malestar en la gente sencilla del pueblo que se desilusiona cuando comprueba estos hechos que estoy exponiendo en público para que sean discutidos públicamente, porque la cultura no es objeto de eventos y congresos, que son dignos de respeto, sino objeto de discusión permanente entre los creadores y el resto del pueblo, donde reside el verdadero poder y en esa transferencia del poder de la burocracia al pueblo andamos seria y profundamente comprometidos y ocupados muchos de quienes compartimos con César y Benito estas redes sociales, además de otros que no las usan porque lo hacen de manera práctica y consecuentemente en la vida real…Cúmplase la agenda con sus temas principales, pero que no se quede en el tintero esta problemática de la seguridad social y de las condiciones de vida del artista, del escritor, del artesano, del intelectual y del científico social, que pertenecemos a la Cultura y debemos ser atendidos, como es deber, por los organismos públicos correspondientes, sin miramientos de origen social, género, color de la piel ni origen étnico ni nacional. En algunos sitios es práctica rutinaria no dar respuesta a las comunicaciones cursadas como indican las normas de la sociedad, incluso se ha dado el caso de algunos servidores públicos ni siquiera acusan recibo porque alegan estar tan ocupados en reuniones o en tareas propias de sus oficinas que no tienen tiempo de ordenar a sus asistentes que llamen al demandante, al menos

#DondeEstáAlcedoMora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.