La maldición ambiental del “fracking” llega a Venezuela de la mano del bolivariano Rafael Ramírez

Categoría: ¡Ahí están, esos son!,foto plana |
no_fracking4 de junio de 2014
Opción Obrera.blogspot.com
Venezuela, cuenta con las mayores reservas petroleras (unos 298.000 millones de barriles) y las octavas de gas en el mundo (196 billones de pies cúbicos), no contento con esto, Rafael Ramírez ahora espera explotar adicionalmente 112 billones de pies cúbicos de gas y quizás 38.000 millones de barriles de petróleo, no convencionales con la tecnología contaminante del fracking de esquisto. Estas cifras, así como las que mostraremos a continuación, las utilizamos como referencia porque son indispensables para hacer un diagnóstico e interpretarlas como método necesario. Tales cifras tienen cierto grado de vaguedad porque el gobierno es campeón en darlas, la mayoría de las veces sin rigurosidad o fiabilidad, inclusive en sus promesas “planificadas” que se caen día tras día. Es asombroso, si revisamos sus proyecciones, ver que no sólo no se cumplen, sino que los resultados son catastróficos. Basta dar unos ejemplos.
La represa hidroeléctrica de Tocoma, el ferrocarril de La Encrucijada de Aragua hasta Puerto Cabello, la producción de petróleo pesado de la faja o la de gas en el Golfo de Paria y costa afuera en Falcón, tras varios años de retraso no tienen una fecha posible de culminación. Otros ni de inicio como en los proyectos de cambios de patrón de las refinerías. Simplemente no tiene veracidad nada de lo que se atrevan a decir, es más, hoy ya ni son capaces de dar fechas probables.
La producción de gas natural en Venezuela en el año 2013, según la Memoria y Cuenta del Ministerio de Petróleo y Minería, en promedio fue de 7.072 millones de pies cúbicos diarios (mmpcd), cuando la producción reportada para el 2012 de la misma fuente, fue de 7.005 millones de pies cúbicos diarios, lo que indica, apenas, un incremento de 1% respecto al año 2012. De paso, durante 2013 el grueso de la extracción de gas se obtuvo a través de la producción petrolera. El ministerio explica que «las actividades operacionales fueron dirigidas en una mayor proporción a la producción de gas asociado, cuyos usos van ligados a la reinyección en los yacimientos o en operaciones propias de la industria petrolera«, mientras que el resto se emplea para abastecer el mercado interno.
En los dos proyectos de gas costa afuera más importantes y adelantados que tiene Pdvsa, Mariscal Sucre en Oriente y Rafael Urdaneta en Occidente, sólo se expone que «se avanzó en el desarrollo de la infraestructura de producción de los campos Dragón y Patao para la producción acelerada de la Fase I de Mariscal Sucre, para aportar 300 millones de pies cúbicos diarios de gas no asociado«.
Sobre el Rafael Urdaneta se indica que se realizaron «contratos de ingeniería conceptual para equipos mayores (plataformas, plantas de procesamiento de gas y servicios), así como también gasoductos en mar y en tierra«, y se tramitaron «permisos de construcción para la ejecución de los trabajos en tierra» (El Universal, 21/04/2014).
Otro fracaso para el ministro de petróleo y minas, Rafael Ramírez, también presidente de PDVSA, vicepresidente del consejo de ministros para el área económica, así mismo, jefe del plan para la vivienda y otro cargo de similar importancia dentro del PSUV. Todo un reyezuelo en el gobierno por estar a cargo de la generación de la única y todavía apreciable renta petrolera.
Las ventas de gas metano en el mercado interno cayeron 7% al pasar de 2.273 mmpcd en 2012 a 2.112 mmpcd en 2013. El consumo del mercado interno sufrió una reducción en varios sectores: en el eléctrico bajó 10% a 607 mmpcd, en el petroquímico cayó 6,06% a 412 mmpcd, en el siderúrgico bajó 29% a 195 mmpcd y en el sector manufacturero bajó 3,1% a 187 mmpcd (El Universal, ídem).
La web de PDVSA, sin fecha de publicación y a manera de instructivo con fines educativos, informa sobre las capacidades de producción del país en materia de gas: “Los yacimientos de gas en Venezuela son prometedores al punto que las estimaciones de producción se prevén aumentar en el período que abarca hasta 2012, de 6.300 millones a 11.500 millones de pies cúbicos diarios (MMPCD). La producción en el occidente del país aumentará de 1.100 a 1.400 MMPCD, en el centro del país, específicamente en el área de Yucal Placer se aumentará la producción de 100 a 300 MMPCD; y en Anaco de 1.700 millones a 2.794 MMPCD. Todo esto sin contar la incorporación de la producción del proyecto Mariscal Sucre cuyas actividades se estiman por el orden de 1.200 MMPCD, y la Plataforma Deltana por 1.000 MMPCD. El proyecto Delta Caribe desarrollará el gas costa afuera en las áreas de la Plataforma Deltana, en la fachada atlántica y en las costas ubicadas al norte del estado Sucre, en el oriente de nuestro país. Con este proyecto se persigue superar el déficit de gas que presenta actualmente el mercado interno, calculado en 1.500 MMPCD. En el golfo de Paria contamos con yacimientos de gas natural no asociado de gran potencialidad, en esta región se desarrolla el proyecto Corocoro. Las empresas Conoco Phillips, ENI y PDVSA mantienen licencias para la producción de crudo bajo la figura de exploración a riesgo y ganancias compartidas. Por último tenemos el proyecto Rafael Urdaneta, ubicado al noreste del estado Falcón en el golfo de Venezuela. Estos yacimientos tienen un potencial de explotación de 26 BPC de gas natural no asociado y siete millones de barriles de hidrocarburos líquidos”.
Si es por “informar” el papel, e internet, aguanta todo.
Más promesas para enmendar los fracasos
El pasado 14 de mayo la agencia de noticias EFE recoge lo que Ramírez dijo al respecto:
  • Que la italiana ENI y la española Repsol realizaron pruebas en el  pozo Perla 3X, en el campo Perla del bloque Cardón IV, que permitieron confirmar reservas de gas de 15 billones de pies cúbicos (TCF).
  • Con Chevron, en la Plataforma Deltana, se planea extraer y licuar el gas en aguas venezolanas cerca de la frontera marítima con Trinidad y Tobago.
  • Que este mismo proyecto permitiría “interconectarse” con el proyecto Mariscal Sucre, que contempla el desarrollo de cuatro campos ubicados en la Península de Paria.
  • Subrayó que “lo más importante” es que ahora Venezuela tiene la infraestructura para “traer todo ese gas” hacia el centro y todo el territorio del país, e incluso para exportar a Colombia.
  • Ahora estamos instalando nuevas plantas termoeléctricas (…) El gas está sustituyendo y tiene la tarea de sustituir más de 300.000 barriles que hoy día se queman de diesel para la generación eléctrica”, apuntó. Afirmó que este aporte de gas permitirá “hacer todo un cambio” de consumo de energía y hará que todas las plantas eléctricas funcionen con gas.
  • Ramírez ofreció la planta de Acondicionamiento de Gas Para el Mercado Interno (PAGMI), en Güiria, por donde pasa el gasoducto submarino Dragón, que transportará 600 millones de pies cúbicos del recurso.
  • La inversión en el gasoducto supera los 1.200 millones de dólares, la inversión equivalente para la producción de gas que tenemos que tener esta cerca de los 3.000 millones de dólares”, indicó.
  • “Nosotros hoy en día producimos unos 7.000 millones de pies cúbicos días de gas, nosotros estamos introduciendo acá 300 millones, vamos a llegar a 1.200, y vamos a llegar a 1.200 más en el Golfo de Venezuela”, sostuvo.

 

El bloque Cardón IV, en el estado Falcón (norte del país), está considerado como una de las mayores reservas de gas del continente y para su explotación el Gobierno venezolano ha otorgado licencias, además de a Repsol y ENI, a la rusa Gazprom en estas fechas.
Según el Subgerente de Proyectos Mayores del CIGMA, Jesús Serrano, con estos proyectos gasíferos Venezuela estima situarse como el quinto mayor productor de gas en el mundo.
Esta nueva “realidad” ofertada por Ramírez a nivel del gas contrasta con los ambiciosos proyectos de elevar la producción de crudo de la Faja del Orinoco hasta en 1 millón de barriles diarios con la producción temprana prevista inicialmente para 2012. La verdadera realidad ha sido otra muy distinta pues a duras penas la producción de crudo en ese año se sostuvo en 2013 y en el año en curso no hay perspectivas concretas que la eleven. La moda hoy en día es el gas, no el crudo pesado de la faja, por el hecho concreto que Colombia deje de vender la cuota que permitía cubrir en parte la demanda interna en el occidente y la zona andina del país.
Venezuela y el anuncio de explotación de gas por “Fracking” (fracturación)
Venezuela iniciará su primer proyecto exploratorio de gas de esquisto (gas no convencional) en el occidente del país, en sociedad con la brasileña Petrobras (36%) y la estadounidense Williams International Oil & Gas (4%), través de la empresa mixta Petrowayú según fue anunciado por el propio ministro Ramírez el pasado 21 de mayo. Se comenzará con una primera perforación en el campo Concepción en la margen occidental del Lago de Maracaibo. Ninguna de las tres socias tiene experiencia en Fracking.
Esa producción de gas se incorporaría al mercado local, que actualmente es deficitario y que durante más de cinco años se ha abastecido con entre 200 y 300 millones de pies cúbicos diarios (pcd) comprados a Colombia a través de un convenio bilateral, indicó Ramírez.
PDVSA también suscribió un convenio de financiamiento por 2.200 millones de dólares con las empresas estadounidenses de servicios petroleros Schlumberger, Weatherford y Halliburton, para dar soporte a las operaciones de perforación y producción de crudo en Venezuela.
Acordamos un esquema donde sus casas matrices dan líneas de crédito y financian la actividad para que el flujo de caja (de PDVSA y sus empresas mixtas) no se convierta en un problema”, señaló Ramírez. La capacidad de Ramírez de ofrecer espejitos y cuentas de colores a los venezolanos no tiene límites.
Son infinidades los problemas ambientales que causa la explotación mediante la hidrofracturación, pero quizás, de entrada, el más relevante como catastrófico es el requerimiento de utilizar millones de litros de agua para inyectarla al pozo. Hay problemas con el servicio de agua potable y ahora se utilizará, con el agravante de añadirle una variada gama de aditivos químicos que, no sólo destrozarán el ambiente, sino que además están catalogados como altamente perjudiciales para la salud de los habitantes por ser agentes cancerígenos comprobados.
Las aguas recuperadas combinadas con fluidos tóxicos, aproximadamente en un 70%, se  depositan en lagunas que tienen que tener aislamiento para evitar que se filtren a los acuíferos. En Venezuela hay más de 300 botaderos de basura, que ni por lejos cumplen las condiciones de un relleno sanitario, donde los lixiviados se filtran a los acuíferos; ahora con la técnica del fracking, sin duda la eficiencia para contaminar el ambiente será rigurosa.
Ni los botaderos de basura, ni la falta de tratamiento de las aguas servidas de todas las poblaciones de Venezuela, servirán de comparación con la destrucción por esta forma de explotar gas y quizás también petróleo (shale oil).
La “rentabilidad” del fracking
Las tasas de declinación de los pozos de petróleo son mucho menores que los de fracturación. Es decir, el agotamiento en estos últimos es mucho más rápido, por lo tanto se necesita una mayor inversión, no para  aumentar la producción, sino para mantenerla, en cifras es decir más pozos perforados tanto vertical como horizontalmente para seguir sacando la misma cantidad. Los costos de la perforación en la industria petrolera y del gas son tradicionalmente altos, esto los encarece más. El flujo de caja es rápidamente negativo.
Aquí se pudiera decir que no sería así, si apenas es el comienzo, pero quién dice que estos socios estarán en el inicio, en la  producción ascendente y luego nos carguen al país la declinación esperada. Por otro lado, vienen cuando ellos ya tienen cerca de 14 años explotando el fracking en EE.UU. con los equipos adecuados, o sea extrayéndole a los mismos la mayor rentabilidad posible desde el punto de vista de recuperación de la inversión, ahora se vienen con esos mismos equipos para arrendárnoslos a buen precio y sacarle el doble del jugo esta vez a costa nuestra.
Por otro lado, si tanto es de muy buena la perspectiva de petróleo y de gas en la faja, en la plataforma deltana y en el occidente en el Golfo de Venezuela, ¿por qué ahora se voltea la mirada para la región zuliana? La interrupción del suministro de gas desde Colombia se pretende sustituir por un proyecto en ciernes, lejano, pero lo inmediato sí es el compromiso para ayudar al déficit de las empresas norteamericanas, primero para que las contratemos, es decir le demos trabajo, para luego pagarles su crédito y continuar luego el país pagando la deuda. Es aquí en donde intervienen las tres empresas trasnacionales antes mencionadas, Schlumberger, Weatherford y Halliburton, la última de ellas ampliamente denunciada por su papel tras el petróleo de Irak luego de la invasión imperial yanqui en ese país.
¿Cuál es la rentabilidad para los inversores en Venezuela?
Se dice que el precio del gas natural convencional es rentable si su costo es de hasta 8 dólares por cada mil pies cúbicos diarios. ¿Cuál será el costo del gas de esquisto?
El gas que tanta falta nos hace lo tenemos en las costas y en los estados del oriente del país, sin embargo para los directores de la política petrolera, que atan la renta petrolera a la nada  nacionalista de las empresas mixtas con trasnacionales, es la de terminar de romper el lago y el subsuelo zuliano para sacar el gas de esta región.
¿Hay suficiente capital disponible? Los equipos se los tenemos que pagar. ¿Dónde está la famosa planta ICVT, Industria Chino Venezolana de Taladros, que se iba a establecer al sur de Anzoátegui? Los EE.UU. tienen el 48% de las plataformas petroleras y de gas del mundo. Hay 3,713 plataformas en el mundo. Los EE.UU. tienen 1.764 de ellas.
Ese capital tiene la necesidad de venir a perforar y fracturar esos pozos, no importa si indudablemente es mayor al costo de producir petróleo y gas convencional. Para Venezuela sería más que suficiente con la producción ¿temprana? de la faja tantas veces nombrada.
EE.UU. produce el 9% del petróleo del mundo (8 millones de barriles diarios de 92) y el 20 % del gas del mundo (681,4 millones de metros cúbicos diarios de 3.363,9), además necesita que sus empresas sigan con ganancias, produciendo donde pueda con ese fin. La mayor parte de la producción de petróleo de esquisto en los EE.UU. proviene de dos campos, el Bakken y Eagle Ford donde la producción se incrementó de manera significativa pero a  un costo enorme.
Hoy el petróleo de Bakken disminuye aproximadamente un 40% por año casi diez veces más rápido que el 4-5% de la media global, los yacimientos de petróleo de esquisto de Eagle Ford están experimentando una tasa aún mayor de disminución que la de Bakken.
Podemos deducir que la dependencia energética de EEUU, a pesar del boom del shale gas, pronto estará otra vez en ascenso y mientras nosotros estamos involucionando a los años 40 del siglo pasado, la llamada economía de enclave yanqui, se está perfilando en nuestro caso en el Lago de Maracaibo con el fracking, como ya está ocurriendo en Vaca Muerta en Argentina o con los planes que Brasil, Ecuador, Bolivia y Colombia tienen previstos en el futuro cercano.
Así que una vez que los puntos claves son explotados, y las mejores ubicaciones se perforan, se llegan a los picos de producción y luego los descensos. La producción en Bakken y Eagle Ford llegarán a su máximo aproximadamente en el 2016. Esto es cercano y quien pretende resolverlo es Rafael Ramirez, ¡voilá!.
El aumento de la producción gas y petróleo en EEUU mediante el  fracking es sólo un bluf

En una Conferencia de Petróleo y Gas, David Demshur, CEO de Cored Laboratories, una compañía que analiza los resultados de perforación en grandes empresas principales y cientos de compañías petroleras más pequeñas por lo que cuenta con datos sobre todas las principales cuencas de petróleo y gas en el planeta, cuando se le preguntó si los EE.UU. podrían alcanzar la independencia energética, simplemente dijo: «De ninguna manera«. El Christian Science Monitor, periódico que cubría la presentación, se preguntó: «¿Qué sucederá cuando el boom de esquisto se acabe?” La respuesta, entre otros, la da en Venezuela Rafael Ramírez: ¡Vénganse para el Zulia!

Fuente:  http://opcion-obrera.blogspot.com/2014/06/la-maldicion-ambiental-del-fracking.html

#liberenARodneyÁlvaez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.