Crisis en Siria: la conciencia del pueblo propino una certera puñalada al corazón del tigre de papel

Categoría: ¡Ahí están, esos son! |

Crisis en SiriaPor Jesús González

 

Primero, la unidad de Siria: Para todos los que planificaban la partición de Siria, sobre una base religiosa, sectarista o étnica, estas elecciones han demostrado que Siria es una sola, y se mantendrá unida.

Dos, permanencia del estado: Existe un Estado, que es unido, capaz de llevar a cabo unas elecciones, dentro y fuera del país, y logra atraer millones de electores. Mientras que se han hecho planes, en más de un país, que buscan destruir la estructura y las instituciones del Estado.

Tercero, la voluntad de resistencia de los sirios confirmó su presencia en la preparación del futuro político, la falta de desespero, la falta de frustración y no abandonar su futuro para que sea construido por otros países. Entre paréntesis quienes se autodenominan «amigos de Siria».

Los sirios, con las elecciones, afirmaron somos nosotros quienes construimos el futuro de Siria. Ni Estados Unidos, ni Ginebra uno, ni Ginebra dos ni ninguna capital del mundo, sea regional o internacional. Los sirios son quienes construirán su futuro, reconstruirán su país, reconstruirán su patria, su sistema político o su reforma.

Cuarto, los millones indicaron que la batalla no es entre el gobierno y el pueblo, como han pretendido mostrar, a lo largo de los pasados años, a través de sus medios. La batalla no es entre el gobierno y el pueblo. De ser así hubiéramos visto unos cuantos miles dirigirse a los centros electorales, pero cuando se trata de millones esto quiere decir que, por lo menos, este gobierno y esta dirigencia disfruta de un inmenso respaldo popular, que se expresó acudiendo a las urnas electorales. Esto de que se trata de una batalla entre el gobierno y el pueblo, y si alguien adopta una posición política a favor del gobierno, o más que política como en nuestro caso, que nadie venga a decirle estás combatiendo el pueblo sirio, en defensa del régimen sirio. Sino que se está combatiendo en favor, al lado y por esos millones que salieron a votar.

Entre paréntesis, en Libano pueden quitarle al ciudadano sirio el calificativo de desplazado, pero no pueden quitarle el calificativo de ciudadano sirio que tiene derecho a votar y elegir. Ni Estados Unidos, ni occidente, ni los países de la región, ni nadie. Los sirios enviaron ése mensaje.

Quinto, la guerra militar y destructiva contra Siria ha fracasado. Las elecciones son una declaración, política y popular, del fracaso de la guerra.

Sexto, es el gran fruto de estas elecciones. Para los que quieren hablar de solución política o necesitan que alguien los ayude en una solución política. Les digo: el que quiere una solución política en Siria no puede ignorar estas elecciones presidenciales. No puede. Estas elecciones que le dieron la victoria al presidente Bashar Al-Assad para un nuevo período en Siria, está diciendo que cualquier solución, de forma clara y lógica, que la solución no puede basarse en Ginebra uno, como tampoco Ginebra dos. No es verdad que la solución se basa en un punto, como dice la oposición: la renuncia del presidente Al-Assad y entregarles el poder.

Después de ser reelegido, esto ya no funciona. Inclusive, como dicen algunos, que se autocalifican de moderados en la oposición, las negociaciones conducen a la renuncia del presidente Al-Assad. Ya no pueden poner una precondición, que antes debe renunciar el presidente, como tampoco decir que las negociaciones conducirán a la renuncia del presidente. Estas elecciones les dicen a la oposición, la parte patriótica de ella, y a los países regionales y mundiales, los extremistas no están incluidos, les dicen a todos estos la solución política en Siria comienza y termina con el presidente Bashar Al-Assad.

Hay un presidente electo para un nuevo período, por siete años, elegido por millones, el que quiere una solución política debe hablar con él, debe negociar con él, debe discutir con él, debe buscar una solución con él. ¿cuál es la solución? Es asunto de los sirios.

#liberenARodneyÁlvaez

Una respuesta a Crisis en Siria: la conciencia del pueblo propino una certera puñalada al corazón del tigre de papel

  1. No debemos olvidar que hasta ahora, y no está en nuestroánimo dudar escualidamente del sistema electoral sirio, la dictadura nepostista de Bashar Al-Assad y su padre se implantó con el abandono de su lucha nacional cómo parte del nacionalismo árabe y su confrontación con el sionismo, para pasar a suprimir todas las disidencias,negociar con el sionismo y los tiranos sauditas proimperialistas y abandonar el apoyo a las luchas de liberación de los pueblos. las dictaduras árabes apartir de entonces, no solo la de los Al ashad, han representado el gran Israel interno que el el pueblo árabe ha tenido que sufrir.

    Entregaron todo, cómo Khadafi, y ahora los imperios se los están repartiendo sin que medie mas que la negociación entre ellos de cómo se queda cada quién con su pedazo.

    Eso aún después de las elecciones, sobre las que no tenemos elementos de juicio, excepto que no había opción racional si ibas a votar que votar en contra de la estrategia militar sionista-saudí, sigue siendo la realidad, no menos drástica que la de Libia y Egipto, el callejón penoso de estos gobiernos mal pagados por sus subordinaciones «tácticas». Por otro lado nuestro hermano en lucha Jesús, reivindica un estado con el que se debe entender el mundo, aludiendo así a una 2soberanía» que es una trampa constante en el mundo de hoy, dónde quien creo al estado-gobierno como modelo territorial de administración de sus dominaciones coloniales, lo está lanzando al basurero de la historia. Qué soberanía puede tener el pueblo sirio hoy en día sobre su territorio si la paz está siendo negociada a favor de un gobierno y no de los comunes. Si no buscamos caminos más creativos para luchar por la soberanía de losp ueblos que la deensa irrestricta de los gobiernos, de los resultados electorales, los pueblos van a dejar atrás a la izquierda, cómo ya lo han echo y encaminar la rebeldía por un camino propio. Creo que debemos integrar ese camino y no el de defender y aplaudir a títeres y lacayos remaquillados en su ocaso.

    abrazos.

    Aana Wainjirawa
    19 junio, 2014 at 12:59 PM
    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.