Colectivo Cariaco: «Convidamos a conocer la cosmovisión campesina» este viernes 13 en Maracay

Categoría: Agenda,foto plana,Poderes Creadores |

camila flyer 211 de junio de 2014

Camila La Rosa, Andrés Avellaneda y Delia Polanco-Loaiza/Cariaco

 

Cariaco (Colectivo Amplio para la Retoma e Investigación de la Agricultura Campesina y Originaria), realizó un estudio sobre la cosmovisión campesina y su interpretación como vía para la revalorización de los saberes ancestrales y sus aportes a la soberanía alimenticia.  Convidamos a compartir los resultados de este estudio, el viernes 13 de junio en la Facultad de Agronomía de la Universidad Central de Venezuela, Maracay. Lugar de encuentro: Centro de estudiantes en la zona central, a las 11 am.

La relación de las comunidades humanas con el territorio y su cosmovisión determinan el actuar de las comunidades o culturas. En el caso de la cosmovisión occidentalizada desde la cual todo lo que nos rodea no tiene vida, el ser humano se considera el centro del universo y la naturaleza debe ser dominada por él. Resultando una serie de ideas y prácticas que atentan contra la vida de todos los seres que conforman el mundo.

Por el contrario, desde la cosmovisión de los pueblos originarios todo lo existente en el mundo se considera sujetos vivos con los que se debe convivir. De manera que el ser humano es un integrante más del cosmos, hijo de la Madre Tierra, de la naturaleza, la cual es concebida como entidad viva y sagrada, merecedora de respeto y veneración, madre proveedora de alimento, de refugio, de vida. Esta visión del mundo da lugar a pensamientos, sentimientos, sensibilidades y prácticas que van orientadas a favorecer la comunión, la convivencia y la vida en el mundo. Pueblos capaces de comprender las complejas relaciones existentes entre los seres humanos, animales, plantas, agua, tierra, viento, sol, luna, estrellas y demás elementos que constituyen el cosmos, dando como resultado una forma de cultivar y producir alimentos completamente pertinente con su territorio.

Estas culturas han sido vorazmente perseguidas desde hace décadas por ser consideradas un obstáculo al avance del modelo de desarrollo agrícola industrial científico técnico proveniente de la cultura occidental. Después de la segunda guerra mundial, el Departament of Social and Economic Affairs-ONU (1951) sentenció “Hay un sentido en el que el progreso económico acelerado es imposible sin ajustes dolorosos. Las filosofías ancestrales deben ser erradicadas…”.

El progreso del agronegocio y el acaparamiento de tierras, impulsado por empresas transnacionales, mega proyectos mineros y latifundios, traen consigo una gran ola de masacre, donde los principales afectados son los pueblos originarios. En Venezuela, entre los años 2004 a marzo 2014 se registraron 358 campesinos asesinados en manos de sicarios asociados a latifundistas. Además de la alarmante situación que viven los hermanos y hermanas Yukpas en la Sierra de Perijá, en la cual han asesinado en los primeros meses del 2013 a 13 dirigentes;  los Wayuu, en resistencia por la tierra, el agua y la vida,  sin contar todos los heridos y demás asesinatos que no han salido a la luz pública.

Existe  enorme riesgo de que estas poblaciones sean integradas por completo a la dinámica del avasallante modelo de producción agroempresarial, empujándolas a la pérdida de su identidad y la erosión de sus culturas. De allí, la urgencia de conocer y fomentar el legado de estas comunidades para ser considerados hoy día en la formación de las nuevas generaciones de venezolanos y venezolanas; así como en los nuevos perfiles profesionales que urgente reclama la vida en el planeta.

Contactos: Andrés Avellaneda: 0414-5438545; Delia Polanco-Loaiza: 0426-7333312; y por el correo: cariaco.vzla@yahoo.com.ve

#liberenARodneyÁlvaez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.