[Brasil] Entrevista a Marina Mattar, del Comité Popular de la Copa “A pesar de la represión las manifestaciones populares van a seguir”

Categoría: Luchas |
PROTESTAS-BRASIL-2Gabriel Brito y Paulo Silva Jr.
Correio da Cidadania
La Copa del mundo en Brasil se aproxima y, junto a ella, aumenta día a día un sentimiento popular generalizado de irritación y contrariedad con el evento. Nada que pueda sorprender en este clima exitista en el país del fútbol, pues la realidad que rodea a la Copa también se ve claramente por una gran mayoría.“Con seguridad existe algún legado positivo, es innegable. Pero apenas para las empresas constructoras, para las policías, que están fortaleciéndose y llenas de recursos, para las empresas asociadas de la Copa, para las alcaldías que harán “Fan Fest” (programa de marketing de la FIFA) y todos aquellos que lucran con la especulación inmobiliaria urbana. Pero ciertamente, no hay legado para la población, trabajadores, ambulantes, personas que tienen carencias de vivienda o que están en situación de calle”. Es lo que cuenta a Correio da Cidadanía la periodista y socióloga Marina Mattar, portavoz del Comité Popular de la Copa, en ocasión del Día Internacional de Luchas Contra la Copa, el jueves 15 de mayo.La periodista relata que, a pesar de un notable perfeccionamiento en los métodos de represión policial, el saldo del 15 de mayo fue bastante positivo. Hubo actos descentralizados, no sólo en San Pablo, sino en ciudades de todo Brasil, llamados por los Comités Populares de la Copa. Mattar cree además que las protestas deben continuar, aunque con formato bien diferente de aquellos de 2013, y a pesar de todos los intentos de gobiernos de distintas esferas, municipales, estaduales y federal, “de asustar a las personas y espantarlas de las calles”. Hasta porque “los medios internacionales están todos aquí”.

El protagonismo del MTST (Movimiento de los Trabajadores Sin Techo) en esa jornada de lucha fue destacado por la periodista (al final, ya fueron más de 250.000 los desalojados por cuenta de la Copa), que también hizo una crítica vehemente a la acusación que sufre el Comité Popular de la Copa como línea auxiliar de la derecha: “pienso que la reacción de los gobiernos federal, estaduales y municipales va a acabar perjudicándolos a ellos mismos. Principalmente al PT (Partido de los Trabajadores), pues la mayoría de sus electores, muy probablemente, es bastante contraria a las acciones de tanta represión en las manifestaciones de los movimientos sociales”. (Gabriel Brito e Paulo Silva Jr.

-Correio da Cidadania: ¿Qué puedes decirnos de la protesta realizada en torno a la convocatoria del Día Internacional de Luchas Contra la Copa en San Pablo, el jueves 15 de mayo?

Marina Mattar: Vale destacar que hubo actos descentralizados, no sólo en San Pablo, sino en todo Brasil, llamados por los Comités Populares de la Copa, que existen en todas las ciudades-sede del Mundial de 2014. Estábamos promoviendo un día lleno de manifestaciones desde diciembre del año pasado.

Creo que, a pesar de la gran represión policial aquí en San Pablo, tuvimos un saldo positivo. Fue un día repleto de manifestaciones, con el MTST y otros movimientos de vivienda, que adhirieron al día internacional de luchas, además de los metroviarios y otros colectivos de trabajadores.

El acto terminó en la avenida Paulista y fue muy grande. Creo que había unas 10 mil personas. Pero infelizmente, la manifestación no pudo durar más de 15 minutos.

-Correio da Cidadania: ¿Por qué la manifestación fue tan entrecortada?

Marina Mattar: La policía militar intentó acabar con el acto desde el inicio, varias veces. La “tropa ninja” (fuerza de choque especializada de la policía), estaba presente desde el inicio. Estaban a los costados, hicieron una incursión en medio de la manifestación y luego frente al acto. Fue muy parecido con lo que hicieron en la manifestación de febrero. No tuvieron éxito en la primera intentona, pero después atacaron con gases lacrimógenos. Eso dispersó el acto y nos encerró en la calle Consolação.

Fue una sensación muy parecida con la del 13 de junio del año pasado, pero da para percibir que la policía perfeccionó bastante la represión. Ellos todo de una manera más rápida, eficiente, y menos visible a los ojos de la prensa. Aunque la cobertura mediática fue horrorosa.

-Correio da Cidadania: ¿Ustedes piensan que tendremos nuevos instrumentos represivos colocados en práctica? ¿Eso puede generar protestas del mismo tamaño de aquellas vistas el año pasado?

Marina Mattar: Creo que las manifestaciones no se van a repetir de la misma manera que el año pasado, pero ya se han realizado muchas en 2014 y en este tiempo pre-Copa. Las personas están se sienten muy injuriadas por la Copa, es lo que se percibe. Para un primer acto (convocado por el Comité Popular de la Copa), hubo bastante gente. La tendencia es que continúe así. A pesar de la represión, las manifestaciones continuarán. Todos los gobiernos, municipal, estadual y federal, van a intentar asustar a las personas, espantarlas de las calles, hasta porque la prensa internacional está aquí.

-Correio da Cidadania: ¿Ustedes han acompañado los desalojos de comunidades? ¿Cómo ha sido ese proceso, que vemos bastante protagonizado por el MTST?

Marina Mattar: Estimamos que, por cuenta de la Copa, 250 mil personas fueron desalojadas o están bajo amenaza de desalojo. Imaginamos que la mayor parte ya fue desalojada. Significa que fueron expulsadas de sus casas, sin ninguna indemnización, a lo sumo, les dieron una bolsa-alquiler, una ayuda temporal y muy pequeña. En San Pablo son 300 reales mensuales (140 dólares). No paga ningún alquiler.

Así, la vivienda fue una de las primeras cosas en ser afectadas por la Copa. Además de la especulación inmobiliaria. En Itaquera (zona este de San Pablo, en los alrededores del nuevo estadio Arena Corinthians), los alquileres suben mucho. Tanto que la ocupación del MTST, llamada Copa del Pueblo, se llenó rápidamente por familias (más de 1.500) que habitan en la región y que habían dejado de pagar alquiler en los últimos tiempos.

Los movimientos de vivienda siempre tuvieron un papel relevante en las movilizaciones de la Copa. En San Pablo, fueron ellos quienes tuvieron la idea de formar el Comité Popular de la Copa. Y continúan con un papel bien activo e importante.

El MTST está con un calendario de luchas muy interesante. La acción de la semana pasada de ocupar empresas constructoras, fue una óptima idea, tiene que ver con el cuestionamiento en torno a la Copa, en la línea de “¿Copa para quién?”, “¿oportunidades para quién?”, “ganancias para quién?”. Los sin techo van para las calles y se hacen valer, como fue el caso de este 15 de mayo.

.-Correio da Cidadania: ¿Imagina que un escenario de mayor efervescencia cuando la Copa pueda influir en las elecciones, considerando las mayores candidaturas, Dilma, Aécio y Campos? ¿Cree que las actuales protestas puedan influenciar el pleito y hasta abrir espacio para alguna sorpresa?

Marina Mattar: Los asuntos están relacionados, invariablemente. Así como junio de 2013 se relaciona con todo eso. En dos aspectos. Primero: desde el comienzo del año vemos una reacción de sectores ligados al gobierno federal y al PT, en el sentido de difundir un discurso contra las personas que critican la Copa, alegando que así ayudamos a la derecha a ganar las elecciones presidenciales. Es un discurso muy presente hoy, tenemos que enfrentarlo a cada momento. La derecha asume también el discurso contra la Copa para intentar pegarle al PT. Lo que hace la diferencia es como tratamos la crítica a la Copa, la manera en cómo colocamos las cuestiones en la calle. Pienso que hasta ahora tuvimos bastante éxito, de modo que no es posible que nadie hable que movilizamos una masa de maniobra favorable a sectores de la derecha.

No obstante, pienso que la reacción de los gobiernos federal, estaduales y municipales va a terminar perjudicándolos a ellos mismos. Principalmente al PT, pues la mayoría de sus electores, muy probablemente, es bastante contraria a las acciones represivas en las manifestaciones de los movimientos sociales. ¿Qué son esas declaraciones de Dilma contra las manifestaciones, diciendo que “no cambiarán nada, no representan nada”?.

Por tanto, a pesar de ser acusados de auxiliar a la derecha a volver al poder, veo que existen sectores del PT que ayudan a eso, pues no escuchan a los movimientos sociales. Por otro lado, los movimientos sociales, de forma general, colaboran con los cuestionamientos que hacen. Hoy contra la Copa, pero también en otras demandas. Y aclaran muy bien sobre quién está en el poder en Brasil. No hablo de los gobernantes, sino de las empresas constructoras, grandes empresas y actores que participan del juego, que no eran revelados y que ahora se hacen conocer.

-Correio da Cidadania: ¿Ahora que estamos a las puertas de la Copa, con diversas obras que no serán entregadas, cuál es el legado -término utilizado en la publicidad del evento- ustedes creen que habrá?

Marina Mattar: Ciertamente hay un legado positivo, es innegable. Sobre todo para las constructoras, para las policías que se están fortaleciendo y llenas de recursos, para las empresas asociadas de la Copa, para las alcaldías que harán “fan fest” y todos aquellos que lucran con la especulación inmobiliaria urbana. Pero con seguridad, no hay legado para la población, trabajadores ambulantes, personas que tienen carencia de vivienda o están en situación de calle. Está bien claro quiénes se benefician de la Copa, para quiénes son los nuevos estadios. ¿Quién va a entrar a ellos, quién va a ver fútbol?

De esa forma, el término “¿para quién”? utilizado por el Comité es muy bueno ahora. Ya existen encuestas y estudios mostrando que muchas de las afirmaciones de los gobiernos de que la Copa traería un legado de movilidad urbana, entre otras promesas, no se concretarán. Las obras no fueron hechas y no veremos ninguna alteración en la movilidad urbana en las ciudades-sede.

-Correio da Cidadania: ¿Tendremos otro tipo de legado, esto es, un salto cualitativo en la conciencia del pueblo brasilero, en el sentido de elevar su capacidad de contestación a los procesos políticos y económicos?

Marina Mattar: Creo que sí. Ya estamos viendo eso. Las personas no parecen estar tan entusiasmadas con la Copa, ni con aquella cosa de Brasil, país de la pasión por el fútbol. No ha sido este el clima. Y creo que se trata de un sentimiento generalizado.

Incluso entre las personas que no están en las calles ahora existe un amplio sentimiento de injusticia general sobre la Copa, y eso se refleja en las encuestas de opinión sobre el evento, que está con un índice de rechazo muy alto. También refleja la (in)popularidad de algunos políticos que andaban por ahí publicitando la Copa. Es innegable que la crítica a los mega-eventos, principalmente por la forma como son conducidos, ya repercute bastante en la sociedad.

 http://www.correiocidadania.com.br/

Traducción de Ernesto Herrera – Correspondencia de Prensa

#liberenARodneyÁlvaez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.