la vitrina indígena del gobierno de Maduro y la paz desarrollista.

Categoría: ¡Ahí están, esos son!,foto plana |

vitrinaAana Wainjirawa

Lo hemos reiterado y lo seguiremos diciendo porque en estos tiempos el énfasis crítico es honrar la persistencia: para el estado gobierno, y para todo el conjunto de los factores del poder, los pueblos indígenas son una de las vitrinas de mayor prestancia. Estos son los términos en los que se realizó ayer 24 de marzo en Caracas, la llamada «Conferencia por la Paz Indígena», una reunión plenada por la verguenzza de sus voceros, la mayor parte de ellos funcionarios públicos de ocasión, burócratas y algunos dirigentes corrompidos por las prebendas y las migajas repartidas dispendiosamente en estos últimos años por el gobierno bolivariano.

No hizo falta mucha gente que viniera de Bolívar, Monagas, Apure, Amazonas y Zulia, ya el llamado Ministerio del Poder Popular para los pueblos indígenas alcanza tiene en su nómina más de 500 funcionarios sólo instalados en Caracas, para cobrar y adornar los actos oficiales, la propia ministra, de origen wayuu, que no sabe de su cultura mucho, ni habla su lengua, lucía una manta con el rostro del presidente de la república bordado en el frontal y a su lado estaba la diputada eterna, madre de la revolución clientelar, Nohelí Pocaterra, que es abiertamente rechazada por el pueblo wayuu en lucha y hace poco una semana fue pitada al llegar de la zona de conflicto por los wayuu que protagonizaron el paro cívico contra la criminalización, la represión y los asesinatos en la supuesta operación anti contrabando del Gobierno Nacional y de la FANB.

Nohelí fue pitada porque hace parte de la «comisión regional anticontrabando» instalada por el goberador Francisco Arias y toda la Guajira sabe que su grupo es  parte del gran contrabando protegido por la fuerza militar del estado. Los hermanos wayúu saben que solo ha trabajado en estos quince años para ella y los suyos y no ha trabajado para su pueblo y las comunidades. El pueblo wayuu sabe que Nohelí y la Ministra Nuñez, al igual que el resto de los wayuu instalados en Caracas por el gobierno son una farsa penosa al servicio de un poder que solo quiere mostrarlos para vanagloriarse falsamente de unos derechos constitucionales que han sido sistematicamente burlados.

El Señor Presidente instó a los wayuu «a defender a la patria y estar alertas» en el marco de este evento gubernamental al que solo asistieron lo que hemos llamado en La Guarura, un paralelo comunicacional a los verdaderos dirigentes indígenas que aún siguen luchando, paralelo hecho de dirigentes comprados y quebrados con las prebendas clientelares y las migajas repatidas dispendiosamente. Nunca antes nos llevaron a las comunidades tantas migajas y limosnas. Algunos dirigentes verdaderos vinieron, muy pocos, y fueron maltratados y se les impidió visualizar publicamente su descontento. No estará permitido nunca más queun sabino se cuele y levante su voz de dignidad y lucha en escenarios gubernamentales.

El señor Presidente habló de una «Patria» que nos ha sido negada a favor del capital transnacional minero y de un modelo de desarrollo extractivista en el que este gobierno coincide con la oposición procelitista y empresarial con la que ellos en las verdaderas conferencias pretenden debatir y negociar el destino de unas tierras y de unos recursos en los que los pueblos resisten aún.

El llamado «Frente Indígena Guaicaipuro», especie de franquicia de equibición integrada por funcionarios, el mismo que hizo sus primeras armas a favor de la nunca bien recordada Nicia Maldonado y en contra de la huelga de hambre que en el 2010 protagonizaran: Jose María korta , Ramón Dominguez y Wu Li Minh por la liberación de los ahora ya asesinados Sabino y Alexander parece ser la voz oficial en esta magno evento, de esta gala de vestuarios. En estos años el CONIVE, organización de los pueblos indígenas fue la primera baja del desmantelamiento de las organizaciones propias para ser convertida en una franquicia electoral del Partido de Gobierno para canalizar el voto indígena.

Para finalizar el Señor Presidente ofrreció la contrucción de 3 mil viviendas y 500 proyectos productivos, que no dudamos servirán para continuar el plan de desmantelamiento de la resistencia, para el aislamiento social y político de los dirgentes incómodos, para la invisibilización y criminalización de la lucha por los territorios, para introducir la propiedad privada en desmedro de la propiedad comunitaria y  para destruir los gobiernos ancestrales sustituyéndolos por consejos comunales.

Todo lo que el gobierno entrega a los pueblos indígenas, bolsas de comida casas, dineros, cargos, planes hechos por técnicos agropecuarios, pensamos alguna vez ingenuamente que era por torpeza, ha contribuido a destruir las bases sociales y culturales, las bases políticas de la resistencia en la lucha por los territorios. la tarea de destrucción de esta en el período chavista de gobierno, que no es cuento asegurar qwue fue una operación,cuyo resultado es la entrega de esos territorios al capital transnacional imperial chino, ruso, y norteamericano. Los gobiernos de antes simplemente se aliaban con los ganaderos y mineras para matarnos, ahora la eficiencia del etnocidio se vistió de ayuda y de hermandad.

Mientras esta vergonzosa parodia se realiza en Caracas, en la Guajira el diálogo es burlado a favor de los grandes contrabandistas del gobierno y de las FANB y el hambre por desabastecimiento continua.

#liberenARodneyÁlvaez

2 respuestas a la vitrina indígena del gobierno de Maduro y la paz desarrollista.

  1. Pingback: Manuel Azuaje Reverón: El fin del ciclo progresista y el fin del chavismo | Poder en la Red

  2. Pingback: El fin del ciclo progresista y el fin del chavismo - elinciso.comelinciso.com | Arte y Cultura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.