20 años. Apenas el comienzo. EZLN: Globalicemos la resistencia

Categoría: foto plana,Luchas |

IMG_20131231_212719769

Crónica a destiempo bajo la niebla.

 

Texto. Braulio Hidalgo y Costilla

Fotos. Arlette Robledo

En 1994 la atmósfera nacional de arriba, esa que presumía el primer mundo en la sede residencial oficial del presidente de un México, que gritaba muy claro en el sureste mexicano ¡Ya Basta! No esperaba tal acción legítima. Los medios publicaban la noticia fresca de que un grupo armado de indígenas en su mayoría, le habían declarado la guerra al Estado mexicano (leer 1era Declaración de la Selva Lacandona)

Mientras el gobierno dormía y se emborrachaba por las fiestas de fin de año, el 94 rebelde atacaba reclamando lo suyo; el derecho a vivir. Lo cierto que en aquel 1 de enero de 1994, la guerra inicio también contra el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, que hasta la fecha, ha cobrado miles de vidas en su andar, decenas de miles de hectáreas despojadas, miles de millones de kilos de alimentos industrializados para la dieta de los y las mexicanas, miles de gramos de sustancias tóxicas y metales pesados arrojados a las aguas superficiales, decenas de centenas de caminos, brechas y carreteras hechas para el traslado de las benditas bondades del TLC; miles de millones de almas que han tenido que cambiar o adaptarse a una forma de vida de consumo y devastación ambiental por parte de quienes, allá arriba, decidieron destruir los legados que con sangre y resistencia, miles de mexicanos lograron hace 100 años, y que en una constitución se expresara lo más genuino de lo que se le llamó años después reforma agraria; y hace 20 años el 27 constitucional fue destruido.

También en estos 20 años el Ejército Zapatista de Liberación Nacional le declara la guerra al orden mundial; de ahí la trascendencia global de su propuesta política como guerrilla, pero igual como movimiento nacional. En 20 años han pasado transformaciones sociales nodales para el sistema de administración político territorial de los gobiernos zapatistas (Juntas de Buen Gobierno), pero hay una idea que sobresale en todo momento, y es la formación de humanidad; seres sociales diferentes que buscan su propio destino.

La neblina siempre ha sido uno de los rostros de las montañas, bosque y selvas donde la humedad juega su camino como protector y guardián; quizá y sólo quizá, el Votán muestra apenas una parte de su fortaleza, y no por temor, sino porque l@ Guardian (la neblina) con su canto húmedo, apenas deja arropar lo mucho que tiene que dar; es un espejo para que te mires.

Así fue que llegamos a Oventic, Caracol II“Resistencia y Rebeldía de la Humanidad” nuestro guardián nunca nos abandono. Oventic es sede también de la Junta de Buen Gobierno “Corazón Céntrico de los Zapatistas Delante del Mundo” y de los Municipios Autónoma Rebeldes Zapatistas (MAREZ): San Andrés Sacamch’en de los Pobres, San Juan de la Libertad, San Pedro Polhó, Santa Catarina, Magdalena de la Paz, 16 de febrero y San Juan Apóstol Cancuc.

20 años son toda una experiencia, lo cierto es que en los V Caracoles hay mucho que aprender y compartir. Eran fechas de regreso de la segunda generación de la Escuelita Zapatista, decenas de rostros, de caminares conocidos y miles que se cruzan, se besan, se comparten, se escuchan a partir de la diferencia. El Centro Cultural Tierra Adentro, el Centro Cultural El Paliacate y varios hostales (cuyos propietarios son simpatizantes en su mayoría) son siempre los puntos de reunión para miles que se apuestan a compartir y aprender de la experiencia zapatista.

Alistamos las maletas temprano, una noche antes decidimos irnos a Oventic, pues su cercanía a San Cristóbal de las Casas lo hace más accesible para miles. Sin embargo la gente decide a qué Caracol quiere ir, hay cinco opciones. En este recorrido la Organización Anarquista Tierra y Libertad fueron nuestros acompañantes, ellxs son de Río de Janeiro en Brasil (sobre la experiencia de esta organización perteneciente al Movimiento Sin Techo, hablaremos en la próxima entrega). Era el 31 de diciembre del 2013 y las filas para acceder a transporte público eran ya toda una odisea. Como siempre, taxistas coletos abusaron del precio de transporte; llegando a cobrar hasta 150 pesos por persona, cuando las camionetas redilas y colectivos cobran por muy caro 30 pesos por persona. Lo cierto es que no se dieron abasto ni para la ida y ni para el regreso a San Cristobal de las Casas.

Eran ya las cuatro de la tarde y la gente buscaba cómo trasladarse al Caracol II, tuvimos que usar un servicio especial para que más de 40 personas llegáramos a tiempo. Saliendo de la comunidad indígena tzotzil, del poblado San Juan Chamula, la neblina como guardián acompañó nuestro recorrido; llegamos cayendo la noche; era cientos de personas esperando entrar; así que los compañeros zapatistas encargados del acceso decidieron abrir puertas después de registrarse. Accesamos y otra fila para lograr un pequeño espacio donde acomodarse del frío, la lluvia y humedad de un fin de año difícil para el país. Pasaron casi dos horas hasta que logramos junto con los brasileñxs acomodar nuestro espacio pa dormir. Corría el reloj occidental y las diez se aproximaban y todo estaba ya listo para la ceremonia.

Uno siempre pregunta a la distancia el recorrido de los miles de personas que asisten a iniciativas zapatistas y aniversarios, de qué organización provienen, cómo llegaron aquí; lo cierto es que la bandera de democracia, libertad y justicia ondea para todxs, y más en estos días.

Las autoridades de la JBG y comandantes iniciaron su camino desde la sede la JBG hasta el patio central, justo instalado en la primera cancha de basket ball construida. Por micrófono la comisión de cultura y educación anunciaba a todo los y las presentes, incluidas bases de apoyo, que dejaran de vender alimentos y consumir, para poder estar atentos en la ceremonia. El himno nacional fue el primero en entonarse; “Saludar, ¡ya!” se escuchaba por el sonido local. Las manos de quienes se sintieron aludidos veían que los y las zapatistas saludaban con la mano izquierda y de forma militar; así cientos de manos corrigieron en el acto. “Firmes, ¡ya! “ se escuchó unísono para los miles que ahí decidimos estar en el 20 aniversario del levantamiento insurgente zapatista. Era el turno del Comité Clandestino Revolucionario Indígena, en esta ocasión por la Comandanta Hortensia.

Al termino de la lectura que duró un poco más de 18 minutos; vino la traducción para los pueblos de influencia de la JBG. Inmediatamente la entonación del himno zapatista Una decena de consignas con fuegos artificiales, Vivas y mucha bulla fue el modo en recibir el año nuevo. Al termino del acto vino el baile a cargo de Los Originarios de San Andrés y Los Alegres del Ritmo.

El baile se prolongó casi al amanecer.

A continuación un fragmento del comunicado completo de la Comandanta Hortensia en el 20 aniversario del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

#liberenARodneyÁlvaez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.