Reflexiones de las II Jornadas sobre Educación Autónoma: La autonomía de las comunidades y la construcción de la esperanza.

Categoría: foto plana |

2jornadas-invitacionJosé Ángel Quintero Weir

Cuenta el Sub Marcos que le contó el Viejo Antonio que:

“El león no mata con las garras o los colmillos. El león mata mirando. Primero se acerca despacio…en silencio, porque tiene nubes en las patas y le matan el ruido. Después salta y le da un revolcón a la víctima, un manotazo que tira, más que por la fuerza, por la sorpresa. (…) El animalito ya no se ve él mismo, mira lo que el león mira, mira la imagen del animalito en la mirada del león, mira que, en su mirarlo del león, es pequeño y débil. El animalito ni se pensaba si es pequeño y débil, era pues un animalito, ni grande ni pequeño, ni fuerte ni débil. Pero ahora mira en el mirarlo del león, mira el miedo. (…) Y entonces el animalito se rinde así nomás, se deja, y el león se lo zampa sin pena. Así mata el león. Mata mirando.

Pero hay un animalito que no hace así, que cuando lo topa el león no le hace caso y se sigue como si nada, y si el león lo manotea, él contesta con un zarpazo de sus manitas, que son chiquitas pero duele la sangre que sacan. Y este animalito no se deja del león pero no mira que lo miran…es ciego. ‘Topos’, les dicen a esos animalitos. (…)

El topo se quedó ciego porque, en lugar de ver hacia afuera, se puso a mirarse el corazón, se trincó en mirar para adentro. Y ahí está de necio el topo en mirarse el corazón y entonces no se preocupa de fuertes o débiles, de grandes o pequeños, porque el corazón es el corazón y no se mide como se miden las cosas y los animales. (…) Y por eso el topo no lo tiene miedo al león. Y tampoco lo tiene miedo al león el hombre que sabe mirarse el corazón. (…) Porque el hombre que sabe mirarse el corazón no ve la fuerza del león, ve la fuerza de su corazón y entonces lo mira al león y el león lo mira que lo mira el hombre y el león mira, en el mirarlo del hombre, que es sólo un león y el león se mira que lo miran y tiene miedo y se corre”. (Relatos del Viejo Antonio. Sub Comandante Insurgente Marcos).

I.

Así, con este resumido cuento del Viejo Antonio al Sub Marcos, de resumidas cuentas hemos querido contar nuestras reflexiones luego de nuestras II Jornadas sobre Educación Autónoma que realizamos en dos momentos y distintos escenarios. El primero, en las comunidades wayuu de San Antonio y Las Peonías, y, el segundo, con colectivos sociales y campesinos en Tabay, estado Mérida.

La idea de hacer estas Jornadas, que son nuestras segundas, responden de principio a los pasos que de a poco hemos venido dando mirando nuestro corazón, es decir, las Jornadas responden a un objetivo muy de nuestro hacer de topos: construir un camino a nuestro andar desde nosotros mismos, es a esto a lo que llamamos o entendemos como Otra Política, que pasa por nuestra formación en un hacer que hacemos desde y para nosotros mismos. No pretendemos imponérselo a nadie, no es una directriz para todos, es sólo nuestro hacer no como fuertes o débiles, sino como el hacer que resulta de mirar y actuar desde nuestro corazón.

Pero, a decir verdad, sabemos que lo que hacemos nunca está fuera del contexto de lo que a todos pasa, porque ciertamente nuestro hacer viene de mirar nuestro corazón pero no olvidamos al corazón de los otros que, quisiéramos, aspiramos y buscamos con toda honestidad, hagan lo suyo, pues, sólo así podremos hermanar nuestras luchas. Por eso, mientras la prensa, los grandes medios y todos los medios del gobierno nos quieren obligar a mirarnos en sus ojos de miedo por la escasez de alimentos, los altos precios de los mismos, el poder desbordado de los descarriados (delincuencia), y, sobre todo, la lucha fratricida entre los que por encima de su desastroso fraude quieren perpetuarse en su poder y los que, luego de su propio fraude de más de 40 años de desastre quieren regresar al poder, nos quieren obligar a mirarnos en sus ojos de león listo para darnos su zarpazo.

Pues, nosotros, como el Tejón, pasamos de lado y nos hemos dispuesto a pensarnos en otro camino y, en nuestra terquedad de topos hemos llegado a la conclusión que para pensarnos desde nuestros corazones necesitamos formarnos desde y para nuestros corazones. He allí el principio de lo que llamamos nuestra educación autónoma para la construcción de nuestra autonomía que, a decir verdad, no es más que el manotazo que con nuestras manitas damos al león del estado y sus instituciones pero que duele en la sangre que le sacamos.

II.

La comunidad de San Antonio y Las Peonías sabe que es harto difícil eso de construir nuestra propia Universidad para formar a nuestros jóvenes desde el pensamiento de nuestro corazón y cultura sin pedir, sin esperar, sin doblegarnos a líderes, funcionarios, “dirigentes” partidistas, sean éstos “revolucionarios” o “escuálidos”, sobre todo, cuando efectivamente aquellos que secuestraron nuestra esperanza terminaron enriquecidos malamente y convirtieron nuestra esperanza en negocio fraudulento, envileciendo a muchos de nuestros hermanos y hoy por hoy, quieren paralizarnos con su mirada de león sin saber, que somos topos y no nos miramos en sus ojos.

Por eso, mientras ellos hablan de invasiones imperialistas que, bien saben no vendrán, pues, harto rato hace que vienen vendiendo al país al mejor postor para sostener su poder de león, nosotros nos hemos decidido a formarnos para recuperar lo que siempre hemos sido: libres, autónomos y diversos.

En este sentido, no nos hemos permitido desviarnos de nuestro camino de topos; es decir, nada que le paramos al león del gobierno o de la oposición. De sobra sabemos que a fin de cuentas ambos coinciden en hurgar el subsuelo de nuestros territorios, de perseguirnos por luchar por nuestros derechos, de asesinar a nuestros representantes legítimos, de acusarnos de contrabandistas, de “bachaqueros”, al mismo tiempo, pretenden matar de hambre a nuestras familias en nuestros territorios para que los abandonemos y dejarles vía libre para sus negocios con las transnacionales chinas, rusas o norteamericanas.

Entonces, hemos decidido no mirarnos en sus ojos de miedo de león que, sabe, nuestra decisión acaba con su poder que sólo impone por el miedo. Por eso mataron a Sabino; por eso en la Guajira pusieron a un Coronel que ordena allanamientos, violenta nuestras casas al tiempo que los soldados nos atosigan con su cobro de matracas para dejarnos pasar alimentos hacia La Guajira y, por eso, hoy mismo (jueves 17 de octubre) nuestra gente le ha cercado la casa al mero gobernador del Zulia: Francisco Arias Cárdenas. Somos topos, sólo vemos nuestro corazón y no tememos a la mirada del león del gobierno.

III.

Pero también sabemos, lo hemos aprendido, no podemos solos, necesitamos que otros muchos dejen de pensar que son fuertes o débiles, grandes o pequeños, y se dediquen a construir desde los dictados de la mirada de su corazón, pues, es este el único camino por el que las comunidades pueden lograr zafarse del miedo que siempre intenta inspirar la mirada del león del gobierno, los partidos, los funcionarios, los supuestos líderes. Queremos decir, no sólo podemos ser topos los pueblos indígenas sino también y, sobre todo, las comunidades campesinas, los marginados urbanos y aún, los obreros condenados a desaparecer por los nuevos procesos de acumulación capitalista. Fue por eso que decidimos extender nuestra jornada sobre educación autónoma al pueblo de Tabay en el estado Mérida, donde fuimos a exponernos con nuestra palabra ante colectivos de diferente índole y de casi todo el país. No para decirles qué hacer, no para que nos sigan, sino para algo más simple y, por eso mismo, difícil: los invitamos a voltear su mirada hacia su propio corazón.

Hubo quienes nos acusaron de anarquistas (como si el anarquismo fuera una peste); otros nos acusaron de convocar a la desesperanza (siendo todo lo contrario en medio de la real desesperanza creada por el secuestro de la esperanza ejecutada por los oportunistas que nos gobiernan y los oportunistas que pretenden recuperar el poder perdido); pero también hubo los que nos ofrecieron su alianza (no por casualidad, fueron los colectivos campesinos presentes). Pero para eso estábamos preparados y por eso, no dudamos en decir que estas II Jornadas fueron realmente un éxito de acuerdo a lo que, desde nuestro corazón, hemos trazado como estrategia de eso que hemos insistido en llamar: el camino de las comunidades.

 

#liberenARodneyÁlvaez

2 respuestas a Reflexiones de las II Jornadas sobre Educación Autónoma: La autonomía de las comunidades y la construcción de la esperanza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.