Gobierno rompe el acuerdo con el pueblo Munduruku e inicia operación militar en el Pará

Categoría: foto plana |

 

mundurukus13/08/2013

Renato Santana,

de Brasilia (DF)

 

Aviones y tropas de la Fuerza Nacional están en Jacareacanga, municipio al sur de Pará, para garantizar la entrada de 130 técnicos en el territorio indígena Munduruku para estudios necesarios a las represas hidroeléctricas de San Luiz de Tapajós y Jatobá. De acuerdo con líderes indígenas, las tropas hacen ejercicios de guerra, con vuelos rasantes y movilización de tropas en puntos estratégicos de la ciudad.

El envío de los técnicos y la operación de la Fuerza Nacional, además, forman parte de la ruptura del acuerdo del gobierno federal con los Munduruku. Luego de que el pueblo detuviera a tres investigadores en tierra indígena, a inicios de julio, el gobierno federal suspendió los estudios de las represas hasta la reglamentación del derecho a la Consulta Previa – Convención 169. Lo que nunca ocurrió.

Sin embargo, a la sombra de tal acuerdo, la trama de la retoma de los estudios se ocultó. Durante reunión de caciques y líderes Munduruku, el pasado día 3, el prefecto de Jacareacanga, Raulien Queiroz, del PT, con fuerza policial e institucional, comandó la destitución de los principales dirigentes de la Asociación Pusuru. Además de eso, impidió manifestaciones contra la construcción de las represas hidroeléctricas en el río Tapajós.

Cuatro días después del encuentro en Jacareacanga, denunciado por los Munduruku como forma de debilitar la organización interna en un movimiento orquestado por el gobierno federal, el secretario ejecutivo adjunto del Ministerio de Minas y Energía, Francisco Romário Wojcicki, firmó un documento enviado a la presidenta interina de la Funai, María Augusta Assirati, comunicándole la retoma de los estudios en el río Tapajós.

En el documento, Wojcicki informa que un día antes, 6 de agosto, representantes de los ministerios de Minas y Energía, Planificación, Ordenamiento y Gestión, Justicia y Secretaría General de la Presidencia de la República, órgano responsable para la reglamentación de la Consulta Previa, decidieron retomar los estudios para el pasado día 10. La Funai sólo fue comunicada de la decisión, cuyo estudio está previsto hasta el 10 de septiembre y, en una segunda etapa, entre el 15 de septiembre y el 20 de noviembre.

Sin cuestionamiento alguno, la presidenta de la Funai, María Augusta, envió el pasado día 8, un oficio a la Asociación Pusuru comunicando el retorno de los técnicos en dos días. Así  como un representante del órgano indigenista para registrar todo lo ocurrido en el encuentro del día 3, María Augusta felicitó la “importante reunión realizada el día 3 de agosto”. En ligera confusión, dice que Jacareacanga queda en el Mato Grosso.

“Todo esto está muy extraño. Los caciques y las autoridades tienen certeza de que todo tiene relación, la reunión del día 3 con esos documentos apenas comunicando el retorno de los estudios. La Fuerza Nacional está con camiones y carros. Circulan por la ciudad y en los alrededores”, declara María Leusa Munduruku.

 

Fuera de la tierra indígena

En el oficio enviado por el Ministerio de Minas y Energía a la Funai no se hace ninguna mención si los técnicos entraron o no en las tierras o territorio Munduruku. Aun así, la presidenta de la Funai pregunta de encrespar que los estudios se den fuera del área indígena. En ninguno de los dos documentos, sin embargo, es citada la presencia de la Fuerza Nacional y como la operación de los agentes militares se realizaría. Una vez más, María Augusta no muestra cuestionamientos.

“Los investigadores entran en nuestro territorio, y así, si no entran las represas igual van a alcanzar todo, entonces no puede haber disculpa. El gobierno rompió el acuerdo y quiere imponer el proyecto en contra de nuestra. Vamos a resistir”, afirma María Leusa. La Munduruku recuerda que no fueron consultados en relación a estos proyectos. La primera parte de los estudios, comunicada a la Funai por el Ministerio de Minas y Energía, ocurrió entre los municipios de Jacareacanga y Trairão (represa de Jatobá) y la segunda entre los municipios de Itaituba y Trairão (Represa de San Luiz de Tapajós).

“No es posible que los investigadores no pasen por nuestras tierras. Además, todo eso es nuestro territorio, que reivindicamos. Si esas represas salen, nuestras aldeas serán inundadas. Nuestros lugares sagrados serán inundados. Entonces es hasta un absurdo para la gente tener que oír que los técnicos no van a entrar. La Funai debería tener verguenza”, declara de forma enfática María Leusa.

#liberenARodneyÁlvaez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.