En Industrias Diana nuevo gerente impuesto por el gobierno bolivariano

Categoría: ¡Ahí están, esos son! |

trabadores-dianaOpción-Obrera.blogspot

21 de agosto de 2013

El mayor general Wilmer Barrientos, ministro del despacho de la presidencia de la república, designó al general Dester Bryant Rodríguez gerente general del conglomerado de plantas que es Industrias Diana. El gobierno bolivariano primero difamó a los trabajadores y la dirección de Diana con denuncias sin sustento de corrupción usando los medios públicos y las redes sociales con el apoyo de acólitos y tarifados, les impidió la salida a la venta de las mercancías al negarles las guías de despacho desde el SADA, les retuvo desde CASA, PDVAL, Bicentenarios los pagos de las facturaciones con más de 3 meses emitidas, se les amedrentó y coaccionó a algunos trabajadores a abandonar la lucha con “declaraciones” ante el SEBIN por más de 5 horas, y por último, les bloquearon las cuentas bancarias de la empresa para que no se pudieran pagar los salarios o depositar en ellas el efectivo por ventas al detal, todo por oponerse en firme a las imposiciones del ministro de alimentación Félix Osorio de nombrar como nuevo gerente general a un empresario privado quebrado y ex-funcionario público que tiene en sus hazañas el haber despedido a los trabajadores de la división de tributos del SENIAT que querían sindicalizarse.
Esta vez, a diferencia de la resistencia de los trabajadores al primer intento de intervención por medio de efectivos armados de la GNB, fue aceptado el nuevo gerente, inclusive en las páginas de Aporrea.org considerándolo una victoria popular o como con más claridad definen en un comunicado que han hecho circular luego de otras declaraciones de Félix Osorio el 19 de agosto al “entender y aceptar disciplinadamente la designación de un nuevo Gerente General por parte de nuestro Presidente Nicolás Maduro”. De esta forma se les permite continuar el control obrero condicionado por arriba por “quien es quien manda”.
El nuevo intento con mano zurda, desbloqueando las cuentas bancarias y de que el SADA restituya la entrega de guías de despacho –queda aún pendiente el tema del pago de las deudas por cobrar–, sigue siendo la privatización con el compromiso de los empresarios privados en darle apoyo político al gobierno. Más evidente si el general desde el lunes 19 de agosto les plantea que él será quien designe los funcionarios de las gerencias de administración y finanzas y recursos humanos y de personal. Con la primera los fondos quedan a su entera discreción y con la segunda se atacará a los trabajadores que luchen.
La lucha de los trabajadores de Diana refleja abiertamente la lucha de clases. Resulta contradictorio que una empresa que, sin ninguna duda, era el ejemplo como productora de alimentos y como industria estatizada y productiva, en cuestión de meses los trabajadores tengan que enfrentar duras medidas impuestas por parte del gobierno nacional.
Nuevamente estamos frente a una  contradicción en lo que se supone es un proceso democrático, al tratar de frenar la gestión obrera contra la fuerte burocracia gubernamental y sus métodos de intervención, para desviar la situación de la fábrica a través de la imposición de una camarilla traída de Caracas.
Para quienes controlan el mercado venezolano no es atrayente la manera como hasta el momento ha venido funcionado esta empresa, dirigida por sus trabajadores. El mercado funciona de otra forma y en el capitalismo no se trata de producir, o de aumentar la producción, sino de aumentar la productividad. Es la producción en función de la rentabilidad para los que manejan el mercado no para los verdaderos productores, los asalariados.
Para Lorenzo Mendoza –Polar– y su control del mercado de los alimentos, no es rentable una competencia donde el objetivo no es generar capital sino beneficios para los operarios y para las comunidades. Por parte del gobierno, sostenido por la administración de los ingresos petroleros, priman las mafias enquistadas en los controles de las empresas, sin importarle que éstas generen perdidas, siempre y cuando generen riqueza para sus gerentes y administradores y no para los trabajadores y las comunidades.
En ese sentido, porque no resultan favorecidos, el método de ellos es el cerco económico y la criminalización de los trabajadores por su derecho a defender sus métodos de control de las empresas, para eso tienen a los tribunales, los cuerpos de seguridad, la GNB y en especial al SEBIN.
En Diana, el  chavismo lo mejor de él, se enfrenta a lo peor, el cual está en el poder
Los trabajadores no tienen salida ante un gobierno que los lleva a un callejón para embaucarlos. Para los trabajadores de Diana es una lucha infructuosa entre quedar bien con un gobierno que lo hace mal y los que quieren hacerlo ellos –como el grupo Polar–, en ambos mal para nosotros y beneficios para ellos. La salida no es con un militar, la salida nuestra es con los trabajadores; mientras más obtengamos solidaridad y agrupemos a sindicatos de nuestro lado apoyándonos mutua y efectivamente es que podremos salir de este atolladero. Hoy es Diana luego será cualquiera otra que salga adelante.
Las contradicciones de un gobierno políticamente inestable
La situación de Nicolás Maduro a diferencia de Chávez, con el poder político cada vez mayor de las camarillas militares, es una fuente de inestabilidad política que con la precaria situación de sus fuentes de financiamiento conducen a una situación de crisis económica cada vez más patente. El nacionalismo bolivariano resultó incapaz en desarrollar una economía nacional distinta a la sustentada en el petróleo.
Ese es el cuadro donde los trabajadores de Industrias Diana, también los de Lácteos Los Andes, deben entender el por qué se les quiere llevar a la quiebra y terminar siendo entregadas al sector privado. La burguesía en el país no puede aceptar que industrias del Estado compitan con ellas, en particular en un área donde el dinero fluye a raudales como es el sector de los alimentos. Por eso es el boicot que le han impuesto al gobierno desde el año pasado cuando comenzó la escasez de divisas a serles repartidas, con mermas en la producción nacional y la exigencia de permisos con los cuales sustituirla con importaciones. Menos producción nacional, más importación, más demanda de dólares, liberación de precios regulados, no pararles a los que no se han tocado, más inflación, más especulación, más escasez, más desabastecimiento. Todo un caldo de cultivo para la respuesta social que para intentar aplacarla el gobierno bolivariano tiene que aceptarle a la burguesía sus exigencias porque la cháchara “socialista” sin demostraciones concretas que afecten de verdad el capital no conduce sino a la crisis.
Los trabajadores de Industrias Diana tienen que luchar por el control obrero auténtico

Suspenderles el salario, y luego restituírselos, no exime que cuando mejor les parezca lo vuelvan a hacer. Los trabajadores de Diana, para mantener la lucha que no será sin sacrificios, les es imperioso realizar convocatorias a la solidaridad de los colectivos y organizaciones sociales y consejos comunales, deben ser permanentes y extendidas a sindicatos clasistas federaciones y centrales combativas como FUSBEC y UNETE, de lo contrario implicará aislarse al interior de sus plantas, lo cual sería presentarse en bandeja de plata para una derrota.

La realidad de los hechos lo que demuestra es que hay sólo una clase obrera que debe responder de conjunto ante las arremetidas patronales en al actual marco de crisis económica e inestabilidad política. No pueden alentar ilusiones en la central sindical bolivariana (CSBT) que ahora sí se presenta pero que nada hizo en el momento de mayor ataque patronal y menos le está instruyendo a prepararse porque la burocracia sindical responde primero a sus patronos que a sus trabajadores. La lucha de clases que desarrollan los trabajadores de Diana lo es en el mismo marco de los atropellos que otros patronos privados y públicos hacen a las iniciativas de organización autónoma de los trabajadores o a que sus contrataciones colectivas se discutan o aprueben, y que ya no sólo afecta a sus dirigentes y a trabajadores de base sino también a los delegados de prevención.
Si bien es imprescindible que se mantenga la producción y a la par denunciar cualquier intento que la coarte, los trabajadores de Diana no pueden descartar los métodos de lucha tradicionales de la clase obrera. No pueden ver con temor que los tilden de guarimberos si salen masivamente a la calle con sus camaradas de clase de otras empresas y sindicatos, públicos y privados.
La lucha en Diana es más política que reivindicativa aunque el accionar patronal arremeta hacia este lado. Si los trabajadores de Industrias Diana son derrotados, las intensiones hacia el resto del movimiento obrero serán más evidentes en la arremetida, porque, si desde el gobierno se puede hacerlo con los trabajadores de la empresa que era la niña de los ojos de Chávez, ¿qué no harán con aquellos otros donde los patronos ya están haciendo y deshaciendo?
Los que luchan deben denunciar los acuerdos gubernamentales con los empresarios, no se puede minimizar a luchas por intereses particulares como si la actitud del ministro Félix Osorio hacia el control obrero en Diana fuese meramente personalista. Hay que hacerlo por la calle del medio y con la movilización demostrar que los trabajadores todos no estamos dispuestos a aceptar eso. No hemos creado los trabajadores la crisis, que la paguen los que sí lo hicieron, los capitalistas, y si el gobierno es incapaz de asumirlo entonces asumamos la clase obrera y el pueblo el reto de ser nosotros el gobierno porque el gobierno de los trabajadores es el único paso en concreto para construir el socialismo.
José Capitán
Opción Obrera

http://opcion-obrera.blogspot.com/2013/08/los-trabajadores-aceptan-al-general.html

#liberenARodneyÁlvaez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.