[Colombia] Tercer día de paro nacional indefinido: Grave situación humanitaria en el Cauca

Categoría: Sin categoría |
cauca_colombiaTercer día de paro  nacional indefinido: Grave situación humanitaria en el  Cauca
La protesta  social recibe tratamiento militar
José Antonio Gutiérrez D.
Rebelión
El gobierno colombiano siempre insiste en que el  derecho a la protesta social en Colombia se respeta. Sin embargo, el Paro  Nacional Agrario y Popular, convocado desde el 19 de Agosto por las principales  organizaciones campesinas del país, junto con sectores como transportistas,  salud y mineros, ha recibido un tratamiento militar por parte de las  autoridades, que han violentado toda clase de derechos de los manifestantes. Es  más, ni siquiera ha recibido la protesta social un trato sencillamente militar:  el trato que ha recibido es propio de una situación de guerra sucia. Tanquetas,  helicópteros artillados y desembarco de tropas, sobrevuelo de aviones de guerra,  fusiles, perdigones, bombas aturdidoras, gases, bombas caseras con metralla… ese  es el arsenal al que se han enfrentado campesinos desarmados, que han salido a  marchar presionados por el hambre y las necesidades más básicas insatisfechas,  muchas veces de la mano de sus familias. En los departamentos de Caquetá, Meta y  Huila se ha llegado, incluso, a que el gobierno ofrezca hasta $10 millones  (pesos colombianos) por información para identificar a los líderes del paro,  utilizando mecanismos propios de la guerra contrainsurgente.

Oscar Salazar, dirigente del proceso campesino de  La Vega (Cauca) y uno de los voceros nombrados por la Mesa Nacional Agropecuaria  y Popular de Interlocución y Acuerdo (MIA), una de las principales instancias  convocantes al paro, nos explica el panorama represivo que se vive a nivel de  país: 

Hay una falta absoluta violación a los derechos  humanos, estamos ante formas desproporcionadas, absurda, hasta criminales, de  violencia en contra de quienes manifiestan su legítimo derecho a la protesta… el  ejército lanza desde helicópteros bombas aturdidoras, es muy duro, traen tropas  de infantería, tropas del ejército, que disparan de manera indiscriminada… hay  una niña víctima de estas agresiones, que le atravesaron el abdomen con un  proyectil de un fusil, acá en Cundinamarca… se están usando armas no  convencionales, escopetas recargadas con metralla para agredir a los  manifestantes… la violencia es totalmente desproporcionada…

 

Guerra sucia contra los campesinos en el  Cauca: El Cairo y Galindez 

Una situación particularmente grave, es la que se  vive en el departamento del Cauca, donde los dos puntos de concentración, en el  norte y en el sur del departamento, enfrentan un cerco militar en el cual el  ejército y la fuerza pública demuestran su interpretación de la doctrina del  “enemigo interno”. En esos dos puntos, en El Cairo (Cajibío), y en El Pilón,  corregimiento de Galindez (Patía) se está cercando militarmente a los  campesinos, mientras se les agrede, se les queman los cambuches que han  improvisado, los soldados les roban los alimentos y les botan el agua. Según  explica Lisette Montero, de la Red de Derechos Humanos del Suroccidente  Colombiano “Francisco Isaías Cifuentes”, la situación es incluso más grave que  un tratamiento militar, porque se están violentando principios básicos aún en  tiempo de guerra, como ser la “negación de corredores humanitarias, y el  mantenimiento de condiciones mínimas de las personas, se les está haciendo pasar  hambre y se les está privando de acceso a la salud… en el sector del Cairo  incluso tuvimos un ataque contra una misión médica, porque el ESMAD no permitió  que se evacuara a los heridos”. En esa ocasión, según informa un comunicado  de la mencionada Red, una misión humanitaria integrada, entre otros, por  miembros de la defensoría del pueblo, fueron repelidos por ESMAD y ejército con  bombas de aturdimiento.

En El Cairo (Cajibío), se encuentran congregados  unos 2.000 campesinos, que están siendo violentados por unos 600 efectivos,  fuerzas combinadas del Ejército, Policía Nacional, Policía Militar, ESMAD y 10  tanquetas. Aparte de los sobrevuelos constantes y ataques desde helicópteros.  Logramos hablar con un dirigente de los campesinos que están acorralados, y su  testimonio es dramático:

Tenemos aproximadamente 13.000 personas  movilizadas en el Cauca, unos en el sur del departamento, otros en el norte…  estamos sufriendo en estos mismos momentos de un cerco militar, la defensoría  del pueblo ha hecho presencia pero la fuerza pública no permite siquiera que  haya salida de la gente, nos amenazan que nos van a capturar, tenemos 2.000  campesinos en esta situación de zozobra… En el sur tenemos unos 7.000 campesinos  en un hueco, mientras la fuerza pública está avanzando, tanto en el sur como en  el norte, no nos dejan pasar alimentos, lo mismo pasa en el sur del Cauca los  compañeros piden auxilio pero no saben qué hacer, es muy grave la  situación”.

Tan grave es la situación, que el gobierno ha  llegado incluso a judicializar a dos heridos, Juan Pablo Bueno y un mayor  de edad, Eusebio Ulcué, heridos durante la represión de ayer, 20 de  Agosto, en El Cairo. Nos aclara Lisette Montero, sobre la represión en El Cairo,  que

en estos momentos tenemos un herido por arma de  fuego, Andrés Guachetá, herido en el pie. También hay otros cinco heridos  a causa del uso de gases y armas no convencionales, granadas con grapas, y otras  que se están arrojando contra la población campesina. También tenemos cuatro  detenidos, incluido un menor de edad, Carlos Andrés Giraldo, del  municipio Corinto, que no sabemos dónde lo tienen… está desaparecido, lo que es  una situación muy angustiante”.

Los campesinos no dudan en señalar a los oficiales  Julio Pinzón Arévalo, comandante de la XXIX Brigada del Ejército, y  Ricardo Alarcón Campos, comandante de la Policía en el Dpto. de Cauca, de  ser los responsables materiales directos de estas agresiones y abusos.  

En el punto de concentración sur, en El Pilón  (Galindez, Patía), también se han reportado ataques contra los manifestantes con  fusil, bombas de aturdimiento, armas de fragmentación y perdigones, por parte  del ESMAD y el Batallón de Alta Montaña No. IV «General Benjamín Herrera Cortez»  del ejército. Como consecuencia de estas agresiones, se han dado los siguientes  heridos de gravedad: Eiver Bolaños, herido de un impacto de bala en el  pie, Diógenes Enríquez, herido en el cuello, Nestor Timana, herido  en el cráneo, cuello y brazo, Marino Díaz, herido en la pierna y  Apolinar Montero, herido en la espalda. También hay 22 detenidos en el  sur del Cauca, y un número no determinado de personas agredidas y golpeadas por  la fuerza pulica. Según Lisette Montero, “no hay garantías para la protesta  en ninguno de los puntos de concentración en el departamento”.

Pese a la aplicación de una violencia desmedida y  de métodos terroristas por parte de las fuerzas del Estado, la justicia de las  demandas de los campesinos los mantiene firmes y resueltos a seguir en su lucha.  “Los campesinos están replegados en estos momentos”, nos comenta el  dirigente campesino del Cairo, “están en asamblea tomando decisiones, la  gente está con ánimo y con la fuerza pues por la justeza de las exigencias que  tenemos, así vamos a seguir la movilización, pero estamos cercados militarmente,  entonces nos toca ver la correlación de fuerzas y evaluar la manera de seguir  adelante”.

 

Unidad nacional del movimiento: garantía para la  victoria

Montero ratifica la resolución del campesinado:  “La definición de la gente es de mantenerse y seguir en paro hasta que se  tengan los resultados a nivel nacional… la gente sigue con la decisión firme de  participar en la jornada, pese a la represión, estamos trabajando la unidad a  nivel de las coordinaciones nacionales para que haya más participación, hay  perspectivas positivas para los próximos días”.

Ese es el factor clave: en medio de los pliegos  regionales y departamentales, y de las dinámicas locales de cada proceso, no  debe perderse de vista que es una lucha nacional, que debe darse de manera  unitaria, sin ánimos mezquinos, que es lo que intenta cultivar el gobierno para  así dividir al movimiento y reducir la protesta a la impotencia. Oscar Salazar  se refiere a este tema, aclarando que:

El gobierno está utilizando la táctica de  negociar con unos y no con otros de hace varias semanas, para fortalecerse  utilizando a los movimientos que buscan prebendas particulares, en lugar de  demostrar la unidad del conjunto… el gobierno da oportunidades para que se ganen  prebendas y así ir cooptando… a nosotros mismos nos llegó con esos señuelos,  prometiendo que nos darían plata, pero nosotros dijimos que no, que esto es un  problema de todos, que tenemos una mesa nacional para negociar el conflicto y  como tal tenemos que operar. Tenemos un pliego nacional, tenemos un  espacio de coordinación con los otros procesos en la movilización nacional,  esperamos así que podamos coordinar las acciones y esperamos que todos los  procesos fortalezcan sus acciones para negociar con el gobierno nacional de  manera conjunta”.

A pesar de la violencia oficial que hemos  presenciado en Boyacá, Cundinamarca, Valle del Cauca, Nordeste Antioqueño,  Cauca, etc., así como del bloqueo de los medios de información oficiales, la  protesta sigue: “La represión ha sido brutal”, nos explica Salazar,  “pero aquí estamos. Hay 24 departamentos que han acogido las diferentes  convocatorias en el marco de este paro nacional agrario y popular… nosotros como  MIA, tenemos acciones en 17 departamentos, con unos 50 puntos de concentración  en todo el país, hemos llegado a tener alrededor de 12 puntos de bloqueos  nosotros solos… se mantienen sistemáticamente 6, porque la represión ha sido  brutal”. En total, sumando a todas las expresiones convocantes a este paro  (incluyendo a los camioneros, al Coordinador Nacional Agrario, etc.), según la  policía, se sostienen un total de 18 los bloqueos en ocho departamentos. Según  cifras oficiales de la policía, se trataría de 30.000 manifestantes, pero en  total, el número de personas que participarían del paro, según la prensa  oficial, podría ascender a 200.000 personas [1], cifra que no se ha podido  concentrar debido a la violenta represión que mantiene a los grupos dispersos. 

La respuesta violenta del Estado a una movilización  social pacífica pone en entredicho las credenciales democráticas de las que el  gobierno colombiano presume, particularmente en momentos en que se negocia un  acuerdo de paz con la insurgencia. Salazar nos dice de manera enfática al  terminar nuestra conversación que “la injusticia social es lo que causa toda  esta violencia en Colombia, porque los campesinos se manifiestan con sus manos  vacías… las políticas del gobierno son violentas e injustas. No hay de momento  ninguna voluntad de diálogo”. Es preciso juntar manos y esfuerzos, apoyar  este paro, no ceder al miedo ni a la violencia del Estado, materializar la  indignación en acciones solidarias concretas. ¡Viva el paro agrario y  popular!

NOTAS:

[1] http://www.semana.com/nacion/articulo/hay-18-bloqueos-45-protestas-policia/354760-3 

* Para informaciones actualizadas sobre la situación en el Cauca y en el  Suroccidente colombiano, revisar la página web de la Red “Francisco Isaías  Cifuentes” http://www.reddhfic.org

(*) José Antonio Gutiérrez D. es  militante libertario residente en Irlanda, donde participa en los movimientos de  solidaridad con América Latina y Colombia, colaborador de la revista CEPA  (Colombia) y El Ciudadano (Chile), así como del sitio web  internacional www.anarkismo.net. Autor de «Problemas e Possibilidades do Anarquismo» (en  portugués, Faisca ed., 2011) y coordinador del libro «Orígenes Libertarios  del Primero de Mayo en América Latina» (Quimantú ed. 2010).

#liberenARodneyÁlvaez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.