La Moral Chavista, La Moral de los Chavistas: Mario Silva y la Fornicación Pública

Categoría: foto plana,Guarureando |

suizaPor: Edgar Gil Díaz

Lo importante en política, la categoría política de la sinceridad es la consecuencia, es decir, una relación diáfana entre lo que afirmas y lo que haces…” Alfredo Maneiro 1938-1982

Previo La Moral

La cita de Maneiro se refiere a la sinceridad en la política, pero perfectamente se puede decir que está hablando también de la moral en política. Me aventuro a teorizar sobre moral y digo que se está refiriendo al aspecto conductual de la moral. Porque el DECIR es una conducta, y el HACER es una conducta; sin importar que valoración o juicio moral se haga sobre tales DECIR y HACER, la identidad entre tales conductas es fundamental en cualquier relación, porque nadie soporta de buena gana relaciones en las que existe un divorcio entre lo que se dice y lo que se hace. Tal disociación entre el DECIR y el HACER recibe muchos adjetivos (todos ellos negativos): hipocresía, cobardía, boconería, entre otros.  En la Política la cuestión del liderazgo es entre muchas cosas un tema de relación; de relación entre el líder y los liderizados; y aunque existen los medios para fabricar liderazgos, la gente no tarda en desencantarse de “lideres” hipócritas, cobardes, o bocones.

Sin importar la apreciación moral de los valores, ideas y principios que promueva el liderazgo, la identidad entre el DECIR y el HACER en la conducta del liderazgo, es fundamental en inspirar un segundo tipo de Moral en los liderizados, una Moral que podríamos entender como una Moral Espiritual: la cual anima a los liderizados a luchar por los valores, ideas y principios que promueve el liderazgo e incluso a luchar inclusive más allá de esos valores, ideas y principios, por la propia persona física del líder. Lo anterior es posible si además de ser consecuente la conducta del líder, éste es apreciado como un igual, igualdad esta que se logra, sintiendo igual, padeciendo igual, siendo uno más. Por estas razones el 13 de abril de 2002, el pueblo salió a rescatar a Chávez.

Es así como surge una pregunta: ¿Los opositores al gobierno estarían dispuestos a sacrificar algo por su dirigencia? (nótese que he usado la palabra dirigencia en vez de liderazgo). Hasta el momento no y viendo gente como Capriles, María Machado, Ismael García o Andrés Velásquez dudo que eso pase en el futuro cercano.

Un tercer aspecto sobre la moral es tema de la aceptabilidad, bondad, e incluso belleza de las ideas y valores por los que se lucha. Es evidente que las ideas que en el fondo promueve la dirigencia opositora, no inspiran nada hermoso, nada poético y por eso deben ser edulcoradas, falseadas y siempre promocionadas al igual que la coca-cola o mcdonals, mediante engaño, sensiblería. Que ridículo oír a los opositores cantar-robar las canciones de Silvio, de Alí Primera,  o mentar a Mandela.

Parte I Caso Ciudadano Mario Silva.
Chávez indiscutiblemente ganó un lugar en la historia, falta ver si quienes le trascendemos logramos que los hechos ocurridos en los últimos catorce años y los que están por venir, son dignos del rótulo Revolución. Entendiéndose por revolución como un proceso del cual resulten cambios positivamente radicales, profundos e irreversibles entre el antes y el después. No obstante lo anterior de Chávez se hablará en el futuro y cuando la gente hable de Chávez algunos tal vez hablen de Alfredo Maneiro, pero de seguro cuando la gente hable de Chávez muchos hablaran de Mario Silva y del reciente incidente que lo involucra.

El análisis del tema Mario Silva (la grabación del audio y salida del aire de la Hojilla) casi está agotado, ya prácticamente queda poco que decir al respecto, sin embargo para suerte de alguien, unos y otros siguen hablando del supuesto affaire. Sobre la grabación unos dicen que es real y otros dicen que es un montaje, un recorte y pega, es decir un collage de varias grabaciones. (Preocupa que tan largas puedan se las tiras con las que se formó el collage).
Para los que gustan de la teoría que la grabación es original, la hipótesis vuelve a bifurcarse en relación a cómo paró en manos de la oposición: unos piensan que el Gobierno, Mario Silva, o el G2, la filtraron, ¿con qué propósito?, por ejemplo: darles otro tema de conversación a los opositores distinto a la derrota electoral, o la escasez de papel sanitario ¿Quién sabe? Otros piensan que hubo una “grave fuga”; es decir para los que se decantan por esta teoría de la originalidad hay elucubraciones más que explicaciones.

Para los que piensan que el audio no es del todo real, existen explicaciones técnicas y análisis. Por ejemplo digo yo: (y creo no ser el único en pensarlo o decirlo) sino es falso que la CIA con una computadora súper arrecha (que de seguro puede existir) fue quien recreó su voz o grabó sus pensamientos, Mario Silva como agente de inteligencia es un marruñeco, un periódico de ayer, o más bien de hace años. Porque contarle a estas alturas al supuesto Jefe en Venezuela del G2, que Diosdado es un corrupto (tema medular de la grabación)  no es precisamente una novedad. Ello podría ser un tema de conversación alrededor de una media vacía caja de cerveza, pero no el informe de inteligencia de un supuesto agente (vinculado-infiltrado en el alto gobierno)  al supuesto jefe de una experimentada agencia de inteligencia.

Aclaro que el que yo diga que no es novedad, no quiere decir que sea verdad. Porque para afirmar que el ciudadano Cabello sea corrupto, tendría yo que conocerlo, o por lo menos tener constancia por medio de mi propia experiencia de las cosas que se dicen de él y de su conducta; para afirmar que ha violado la ley contra la corrupción tendría que tener pruebas conforme al Derecho. Lamentablemente en su caso y parodiando el famoso dicho, se diría: “Yo no conozco a Diosdado, pero de que vuela, vuela”. Y por alguna razón el ciudadano Cabello para muchos es la personificación del mal, de la derecha endógena,  y el Señor Matanza de Manu Chao.

Creo que Mario Silva es el tipo con el que uno quisiera estar en un trinchera, si por eso derroteros llevara la vida; pero creo que en circunstancias normales Mario Silva no es el tipo que se querría tener de amigo, porque seguro uno en algún momento se arrecharía con Mario Silva, y creo que no sería prudente ganárselo de enemigo.

Mario Silva es un soldado, Mario Silva es un mastín. De él no nos puede gustar su propensión a denostar a los contrarios políticos, con señalamientos que nada tienen que ver con la política (porque la política es sobre lo público, no sobre lo íntimo ni lo púbico), y nos puede gustar menos su acriticidad con los enemigos endógenos (por lo menos en su programa); y su interpretación militar de la disciplina. Pero Mario Silva es un tipo consecuente con lo que dice y hace, y por eso cuando puede parecer que la salida de la Hojilla es el resultado de una victoria de los enemigos endógenos o de otra cosa (por ejemplo: que alguien decidió que la guerra ya no es a muerte), Mario Silva dice: “¡Ave, César Imperatur morituri te salutan!”.

Con lo anterior dice lo que siempre ha dicho y calla lo que siempre ha callado. Sin embargo en su descargo se puede decir que el Mario Silva “el disciplinado” “el Comandante en Jefe Supremo Eterno Chávez sabrá” que nunca criticó en su programa las brincadas de talanquera para el lado de la revolución, ni siquiera cuando eran brincadas de regreso (Como la de Arias), creo que jamás brincaría la talanquera. Mario Silva jamás aceptaría recibir atención médica de alguien que él considerase su enemigo. Me pregunto: ¿Hay dentro de la oposición alguna figura equiparable a Mario Silva? Es obvio que no.

Por todo lo anterior primeramente concluyo que la Moral chavista ha sido superior a la de los opositores, porque además de estar inspirada en principios más elevados, ha tenido a un guía como Chávez y soldados como Mario Silva, y aunque ambos como todos los seres humanos han errado, se han mantenido consecuentes.

Comentario: la #TROPA pregunta: ¿por qué, quiénes y razones? Sin embargo a estos amigos les diría: a las Tropas no se les es dado preguntar, a las tropas no se les da explicaciones, e incluso así lo creé y querría Mario Silva. (Creo estar seguro que no verán a Mario Silva haciendo un programa con Nolia)

Parte II Caso La Fornicación Pública.
Un examen a la moral de un individuo o de una institución, puede ser el análisis de la conducta o posición que asume ante situaciones iguales o parecidas; lo consecuente y lo acorde con la moral sería que ante situaciones similares se asuman posturas similares, a menos que el cambio en la última postura signifique la corrección de un error cometido en la primera. De cualquier otra manera un actuar distinto contiene la semilla de la inmoralidad y la corrupción, o es una clara manifestación de aquellas.

Los principios reconocidos por el Derecho Positivo de nuestro país, de igualdad ante la ley y no discriminación, son esencialmente principios morales relacionados con lo dicho en el párrafo anterior y son acordes con los principios revolucionarios, son incluso esencial y necesariamente revolucionarios. Por su Positividad y Moralidad obligan jurídicamente y moralmente a las instituciones del Estado y a sus funcionarios. Su inobservancia es ilegal, es corrupción, es antirrevolucionaria y además disminuye la moral entre las filas revolucionarias.

Dicho aquello refiero lo siguiente:

Una pareja comparte los placeres de la intimidad dentro del vehículo aparcado en una avenida del oeste de Caracas ¿Puede considerarse esto un acto qué atente contra la seguridad del Estado? Claro que no, pero si atentatorio contra las normas de la “moral y buenas costumbres” hipócritas que están en nuestra legislación y sirven de herramienta para que los funcionarios adictos a la azúcar consigan algo “pa los frescos”.
¿Por qué esta pareja escogió usar su vehículo? por: ¿alguna fantasía, impaciencia, inconformidad con los precios de los hoteles próximos? Quizá alguna de ellas u otras, pero estoy absolutamente seguro que por su mente no pasó poner en riesgo la seguridad pública ni atentar contra la revolución. No obstante lo anterior, el movimiento del vehículo-lecho, ocasionó la curiosidad policial, y prestos los funcionarios de la ley  (GNB) decidieron actuar a fin de impedir algún grave crimen.

Sin embargo no era así, no se cometía ningún crimen, salvo el empavamiento del  carro y lo que bien pudo y debió terminar en unas risas, una anécdota para la pareja y una simple advertencia o llamado de atención, terminó siendo considerado por unos imbéciles como algo digno de un arresto. Pero no sólo eso también terminó siendo considerado digno de una imputación fiscal y de una sentencia penal, ¡estupidez en tres grados! Por último esta avalancha de estupidez también  mereció una nota emanada de la propia Dirección de Prensa del Ministerio Público, lugar en el que algún idiota también consideró que este asunto era digno de ser informado (haciendo públicos los nombres de la pareja e incluso el modelo del vehículo), con el fin que los ciudadanos estuviéramos más tranquilos sabiendo los esfuerzos que hacen las instituciones en aras de resguardar la seguridad.
Sin embargo extraña que un hecho reciente en el cual se vieron involucrados dos funcionarios de la Embajada Norte Americana, haya pasado inadvertido por lo menos para la Dirección de Prensa del Ministerio Público. Los referidos agentes al parecer fueron baleados mientras luchaban por liberar a los venezolanos de la tiranía en que vivimos; la trinchera en que luchaban era un “club nocturno” o “centro de recreación para adultos”, simples eufemismos para referirse a los postmodernos prostíbulos.

También extraña el hermetismo comunicacional de los organismos de seguridad sobre el incidente, el cual contrasta con el nivel de detalles que se reveló sobre el anterior hecho. En el que estaban involucrados los dos ciudadanos venezolanos se reveló el nombre de los dos, pero en el hecho acaecido en el prostíbulo se protegió la identidad de uno de los involucrados. ¿Por qué se tiene la intención de someter a escarnio público a dos venezolanos entregados a la intimidad sexual, supuestamente en la vía pública?  En cambio ¿Por qué se protege la identidad de uno de los agentes del imperio involucrado en el otro hecho, los cuales estaban procurando algún “trato sexual”, también en público?

Este articulo no pretende reprobar moralmente la prostitución eso sería francamente tonto, lo que sí se puede reprobar es por ejemplo el proxenetismo y las cosas de las que el proxeneta supuestamente protege a sus “trabajadoras”; también se puede reprobar la falta de curiosidad policial, la cual es simplemente una forma de complicidad con la prostitución de alto nivel que se promociona en redes sociales, páginas de internet e incluso en los diarios impresos.  O me pregunto: ¿si la ciudadana Yuleidy Pérez Fiscal municipal 5° Auxiliar de Caracas, si la ciudadana  Luisa Ortega Díaz y el ciudadano Juez 27° de Juicio de Caracas, no sabrán que en la Capital de la República y en otras ciudades funcionan prostíbulos públicamente, notoriamente  y permisadamente en centros comerciales y hoteles? Creo que deberían saberlo.

Puedo concluir por el tratamiento dado por las autoridades encargadas de la seguridad pública a estas dos situaciones, que si fornico en mi vehículo frente al prostíbulo de alto nivel llamado Antonella 2012 puedo ser arrestado, procesado y sentenciado, pero los agentes de la Guardia Nacional Bolivariana no se tomaran la molestia de ver que pasa dentro de dicho lugar (por lo cual sería prudente más bien pagar por fornicar en ese lugar) y puedo concluir además que en Venezuela: (Republicana, Bolivariana y Socialista) las autoridades permiten y toleran la prostitución de alto nivel, pero no el que se haga el amor dentro de un vehículo. Ello dice mal de la moral conductual de los funcionarios e instituciones y baja mi moral anímica.

@ejgild77

#liberenARodneyÁlvaez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.