¡Es una revuelta, todavía no es una revolución!

Categoría: Luchas |
Fuente: occupygezipics.tumblr.com

Fuente: occupygezipics.tumblr.com

Por Sungur Savran

C’est une révolte, pas (encore) une revolution!

“Es una revuelta, no una revolución (todavía)!”, una referencia a la famosa conversación entre el rey Louis XVI y uno de sus asesores durante el estallido de la revolución francesa.

El 1° de Mayo de 2013, la policía vertió toneladas de gas lacrimógeno en decenas de miles de trabajadores y la juventud en diferentes barrios de Estambul con el fin de impedirles acercarse a la Plaza Taksim. El gobierno había decidido que esta plaza, el lugar tradicional para las celebraciones del día del trabajador y hogar de diarias acciones políticas grandes y pequeñas, debía cerrar a manifestaciones este año porque se venían haciendo grandes excavaciones y las mismas podían resultar en un peligro para las multitudes. En un acto ridículo, el gobernador de Estambul estaba parado en la cima de un montículo en el borde de una de las excavaciones con una conferencia de prensa, en un intento desesperado de hacer regresar a sus casas a los manifestantes por la amenaza que representarían las excavaciones para las personas. Exactamente un mes después, el sábado 1 de junio, las masas protestando contra los planes urbanísticos del propio gobierno con estos trabajos en desarrollo, habían capturado la Plaza y la habían hecho la parte más libre de Estambul, o más bien de Turquía! La policía se retiró aquella tarde de la Plaza Taksim abandonando el lugar a las monumentales multitudes que deambularon por cientos de miles de manifestantes! Ya lleva tres días y ni una sola alma ha caído en las excavaciones del espantapájaros! El simbolismo es sorprendente: esta es la mayor derrota para el gobierno del AKP y primer Ministro Tayyip Erdogan, desde que su partido llegó al poder hace una década.

Se trata de un hecho de trascendental importancia. A pesar de las contradicciones profundas dentro de la burguesía turca durante la última década, enfrentando el ala dominante occidental-secular contra la recién ascendente ala islamista, implicando intentos de golpes y el apresamiento de encumbradas figuras, aún no siendo fuerza desde dentro de la clase dominante las masas populares han enseñado a Erdogan su primera lección seria! Para los cientos de miles de personas en las calles y plazas de al menos 48 de las 91 capitales provinciales del país y para los muchos millones detrás de ellos apoyando la lucha moral desde dentro de sus hogares, nada todavía se da por supuesto. Se trata de una masa de gente brillante que mira hacia adelante con confianza en sí misma y una sensación de que lo que representan es lo justo y lo correcto. Ellas desafían todas las convenciones y limitaciones del ordenamiento jurídico vigente que regula la actividad política.

Sí, se trata de una rebelión, la rebelión de todo un pueblo contra un gobierno opresor que ha supervisado procesos de brutal explotación capitalista por más de toda una década. Pero aún no es una revolución. La gente sí quiere derrocar al gobierno (la consigna unificadora importante es “Erdogan dimite!” o “Que el gobierno renuncie!”), pero no están organizados, ni pueden, aún organizándose, establecer un gobierno alternativo que represente sus intereses y aspiraciones. No se trata de una lucha por el poder, sino un gigantesco movimiento que ha tomado todo (o casi del todo, ver más abajo) el país en su agarre que clama sus quejas y quiere quitar de la escena lo que ve como la causa de todos los males, el gobierno de Erdogan.

Espontaneidad y heterogeneidad
Como en casi todos los casos de estallidos revolucionarios o pre-revolucionarios alrededor de la cuenca mediterránea en los últimos cinco años (diciembre de 2008 de Grecia, Túnez y Egipto 2010-11, 2011 de España), la rebelión en Turquía es también una versión totalmente espontánea no controlada por una o varias organizaciones políticas o sociales. Esto es tanto una fortaleza como una debilidad. Es una fortaleza en las primeras etapas porque coloca al frente a las más increíbles secciones y capas de la sociedad sin temor a la manipulación por una organización política o de su gusto. Es definitivamente una debilidad en el largo plazo puesto que si la rebelión debe convertirse en una revolución, ésta sólo podría triunfar bajo el liderazgo de uno o más partidos políticos con un fuerte arraigo en el movimiento de masas.

Pero incluso en el mediano plazo (y en este tipo de situación concreta, cuando hablamos de medio plazo, hablamos de semanas, no de días) también es una debilidad ya que paradójicamente deja el movimiento vulnerable a las maquinaciones de las alas de la clase política burguesa que desean recuperar el movimiento a través de métodos más sutiles (rechazados por Erdogan que ha persistido y firmado los suyos) y de esta manera poner fin temprano a la rebelión antes que se empiece a ir de las manos y comience a amenazar las bases del régimen capitalista en el país. Este tipo de alternativa ya ha comenzado a tomar cuerpo en forma de una alianza entre Abdullah Gul, el Presidente de la República (también del AKP), una figura política que está en una rivalidad política con Erdogan para las próximas elecciones presidenciales, y Kemal Kilicdaroglu, el líder del CHP, el partido turco de la mal llamada internacional socialista. Puesto que Erdogan se ha ido de viaje a países norteafricanos y Bulent Arinc, Viceprimer Ministro en funciones como Primer Ministro temporalmente, toma una línea que también es crítica con la postura de Erdogan, probablemente intentarán absorber el movimiento a través de algunas concesiones menores para las masas en los próximos días, con Erdogan convenientemente ausente mientras métodos más suaves ajenos a él se puedan estar llevando a cabo. Detrás de este tipo de solución estaría interesada, por lo menos, la TUSIAD, la organización del ala pro-occidental del capital financiero, y quizás de otras organizaciones de las clases dominantes turcas. Este tipo de resolución de dar la cara al problema se hace más urgente puesto que incluso en esta etapa la economía capitalista se ve amenazada por el país turco bajo la situación en que se encuentra. El lunes, día cuatro de la rebelión, pero el primer día cuando la bolsa de valores de Estambul abrió, los mercados hundieron la nariz al cerrar más del 10 por ciento a la baja en un día catastrófico.

Por otra parte, el movimiento en sí es extremadamente heterogéneo en términos de clase y en la orientación ideológica y política. En la composición de clase, fácilmente uno puede afirmar que se trata de un movimiento policlasista con los sectores de avanzada de la pequeña burguesía totalmente sumergida en un estilo de vida occidental, la intelectualidad, las altas esferas del proletariado y la juventud en la vanguardia. La propia clase obrera no es ajena al movimiento, pero aún no se ha lanzado con su peso organizativo detrás del movimiento o ha extendido sus demandas específicas como clase.

Ideológica y políticamente tres tendencias generales se pueden discernir, con infinitas variaciones en cada categoría. Está la sensibilidad ecológica, que lamentablemente se vio empañada por el liberalismo de izquierda (en el sentido europeo del término “liberal”) de gran parte de la izquierda en Turquía, lo que los hace presa fácil a las maquinaciones de lo que consideraría como “democrático” y “civilizado” el ala de la burguesía. Hay, en segundo lugar, uno diría, una muy fuerte tendencia nacionalista turca, dominante, con el CHP e innumerables asociaciones desde kemalistas hasta exmaoístas, como el kemalista y cuasi-fascista Partido Laborista. Y, por supuesto, hay fuerzas de la abigarrada colección socialista y revolucionaria turca, calificados y experimentados en la lucha callejera, pero con falta de perspicacia política u horizonte programático.

Las aspiraciones de las tres tendencias son muy diferentes entre sí. Para los avenidos de la tendencia liberal de izquierda de los ecologistas, el gran sueño es la adhesión de Turquía a la Unión Europea. Así que cualquier acuerdo que haga feliz al TUSIAD posiblemente les dejaría así satisfechos. La tendencia nacionalista se divide entre su apoyo a la OTAN y una postura pro-UE, por un lado, y una orientación euroasiática, por el otro. Sin embargo, ambas de estas sub-corrientes se unen contra la islamización progresiva que el AKP ha estado llevando a cabo con éxito por más de una década. Son todos “republicanos”, es decir, defienden los principios y los buenos deseos al ala pro-occidental de la burguesía de Kemal Ataturk, es decir, el ala representada otra vez por la TUSIAD. (La contradicción que el lector percibe en dos tendencias muy diferentes, representadas por los liberales de izquierda y los nacionalistas con el apoyo en común por parte de la TUSIAD es algo que existente en la vida real!)

La izquierda socialista en su mayoría, por desgracia, es la cola o los extremos de una u otra de las tendencias anteriores. Por supuesto, hay una tercera tendencia importante que apoya la causa kurda, de la cual tocaremos más en un momento. Sólo si los actores principales que faltan por el momento entran en la refriega es que la izquierda puede siquiera empezar a plantear una solución alternativa a la crisis.

Los actores que faltan
El destino de la gran rebelión popular en Turquía se decidirá en función de las siguientes preguntas: ¿El movimiento kurdo se unirá a la rebelión o implícitamente se colocará del lado del gobierno del AKP? ¿Los batallones de base de la clase obrera saldrán con sus demandas y formas de lucha basadas en las de su clase?

A la primera pregunta, a pesar de nuestro apoyo incondicional a los derechos del pueblo kurdo, incluyendo su libre autodeterminación, nos sentimos obligados a subrayar, lamentablemente sin ser capaces de entrar en mayor detalle, que el movimiento kurdo está en el camino equivocado en haber aceptado los términos de Erdogan para el proceso de la llamada “paz”. Esto los obligaría a que apoyen el expansionismo y el papel hegemónico de subculturas que el gobierno del AKP pretende establecer para Turquía en toda la región de Oriente Medio y el norte de África y más allá. Incluso en esta etapa temprana, cuando el proceso de “paz” en lo absoluto ha cubierto alguna distancia, también está muy lejos de detenerlos en apoyar la rebelión popular, porque esto sería, temen, echarle un balde de agua fría a sus relaciones con el gobierno del AKP que estropearían todo el proceso de “paz”. Esto, uno se ve obligado a subrayar, es una posición más atrasada de lo que fue un movimiento revolucionario nacionalista con inclinaciones marxistas. En su defensa, hay que recordar que durante tres décadas, mientras las masas kurdas estaban siendo perseguidos y asesinados, la mayoría de la gente en las calles miraba para otro lado o por el contrario daban apoyo directo a las acciones criminales del Estado turco.

Con respecto a la clase obrera, se debe enfrentar directamente la verdad y admitir que en los colegios electorales, el núcleo de la clase obrera ha ido a votar por Erdogan y que grandes batallones de la clase (de los trabajadores metalúrgicos a los de carreteras y transporte) están regimentados por sindicatos extremadamente burocráticos que se arrodillan ante la embestida de la clase capitalista y han buscado recientemente la seguridad de las condiciones de su propia existencia a través de la servidumbre a Erdogan. Un ejemplo más reciente de tal capitulación desvergonzada se demostró al calor de la rebelión popular en sí misma. Dirigentes del ala derecha del más grande de los sindicatos de trabajadores metalúrgicos habían rechazado los términos de la organización de sus jefes y proclamaron una huelga aplicable en algún momento de junio. Luego firmó ese mismo acuerdo de negociación colectiva la misma noche cuando la ira popular tomó las calles de Estambul. ¿Pura coincidencia? Para nada. El líder de este sindicato ha presentado su candidatura a la presidencia de la Confederación laboral más grande y declara así su lealtad a Erdogan para que él pueda quedarse con el puesto!

Sin embargo, la clase obrera manifiesta tendencias a unirse al movimiento de la gran rebelión. Ha habido repetidas movilizaciones, noche tras noche, en distintos barrios de la clase trabajadora en las afueras de ciudades como Estambul, Ankara y Antalya. Ojalá este potencial pueda confluir en formar un movimiento organizado, que prometería cambiar toda la situación de una rebelión con horizontes inciertos a una revolución con extremos claros.

Estos son los recursos ocultos de la rebelión en Turquía. Debe venir la clase obrera a la batalla con sus demandas y sus formas de lucha específicas, lo que cambiaría todo el equilibrio de las fuerzas. La Federación clasista que representa a los empleados públicos (KESK) ya había declarado una huelga de todo el sector para el 5 de junio. Si esto es considerado por el resto del movimiento sindical y se da de hecho una huelga general, la rebelión en Turquía daría un paso gigantesco hacia adelante.

La otra fuerza de reserva es, por supuesto, el movimiento nacional kurdo. Las ciudades del Kurdistán turco todavía están en calma. Si se deciden a unirse a sus hermanos y hermanas del resto de Turquía, una explosión de proporciones insondables harían temblar a Turquía, el Medio Oriente y más allá.

El DIP en la rebelión
El Partido Obrero Revolucionario (DIP), sección en Turquía de la CRCI, está inmerso totalmente en la lucha desde el primer día de la rebelión. Nuestros compañeros estaban en la vanguardia de las masas con la gente que enfrentaba a la policía en Istiklal en Plaza Taksim el viernes por la noche. Desde el sábado, han estado presentes en la liberada Plaza Taksim de manera ininterrumpida y, por supuesto, ha participado en reuniones de coordinación celebradas por una plétora de organizaciones con el fin de decidir sobre políticas, seguridad y cuestiones logísticas. Hemos distribuido dos folletos en cantidades de decenas de miles que plantean las salidas. Organizamos charlas de agitación y propaganda que habla del papel de dirección como partido entre los vecinos de la Plaza.

También hemos participado de lleno en las luchas en otras ciudades donde estamos presentes (Izmir, Ankara, Antalya, Adana, Antep), donde las condiciones son mucho más difíciles porque la policía actúa más brutalmente y todavía no baja la guardia.

La línea política del DIP ha sido clara desde el segundo día de la rebelión (1 de junio), cuando hicimos público nuestro primer folleto (el otro fue difundido el 3 de junio). Hacemos todo lo posible para situar a la clase obrera en el centro de la rebelión popular. Expresamos claramente que para que una real victoria se concrete, la rebelión debe abarcar las exigencias de la clase y asumir formas organizativas que son naturales a la clase obrera. Para ello, desde el principio hemos hecho la propuesta muy concreta que la huelga de todo el sector KESK anunciada de 5 de junio se convierta en una huelga general, cuando nadie hablaba incluso de la acción de los trabajadores en relación con la rebelión popular. Las tradiciones movimientistas de la izquierda turca y la falta de confianza en el proletariado como resultado de la erosión ideológica de las últimas dos o tres décadas invisibiliza totalmente este tipo de enfoque. En ambos prospectos convocamos a la huelga general, complementando esto con nuestros lemas en la Plaza Taksim.

La idea de una huelga general luego fue considerada por los círculos más progresistas del sindicalismo a partir del tercer día (domingo 2 de junio), e incluso ha corrido el rumor que afirma que al menos DISK (la Confederación de Sindicatos Progresistas de Turquía) habría brindado su apoyo a la huelga que convoca KESK. Esto probablemente sea un balón de aire caliente, pues es bastante difícil que uno o dos sindicatos afiliados importantes traten de organizar una huelga. Noticias sobre una “huelga general” en Turquía deben manejarse con precaución.

DIP también está advirtiendo al movimiento que, aún siendo excitante que se exija “Erdogan dimite!”, esto no es realmente una posibilidad concreta que se haya puesto en el orden del día y que debemos ir por algunos otros jefes, empezando por el Ministro del Interior, que llamamos “Muammer el Químico” después del “Alí el Químico” de Saddam. Comparamos a los agentes vestidos de civil que a fuerza de cabillas y palos provocaron un verdadero terror entre las multitudes en Estambul y Izmir como con los Baltadjis de Mubarak durante la Batalla del Camello o los Shabiha de Beshar Assad y exigimos una investigación completa de la actuación totalmente inexplicable de estos matones.

La perspectiva estratégica de DIP es, por supuesto, establecer una hegemonía de la clase obrera dentro de la rebelión popular con el fin de allanar el camino a la revolución permanente.

#liberenARodneyÁlvaez

Una respuesta a ¡Es una revuelta, todavía no es una revolución!

  1. Pingback: ¡Es una revuelta, todavía no es una revolución! | controappuntoblog.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.