Desalojo violento de campesinos en Guanarito deja heridos y detenidos

Categoría: ¡Ahí están, esos son!,foto plana |

Por Víctor Hugo Majano1011142_10151538254752800_2028694411_n.

Escondidos en el monte, acorralados, permanecen a esta hora los campesinos sin tierras que hace tres semanas ocuparon una finca ociosa e improductiva, de casi 2 mil hectáreas y con sólo 80 vacas, ubicada en el municipio Guanarito, estado Portuguesa, en los llanos occidentales de Venezuela.

Hace más de una hora efectivos de la policía estadal y de la Guardia Nacional Bolivariana (policía militarizada) los desalojaron con golpes y disparos de proyectiles de plásticos de las tierras de la finca Araguatal LL, uno de los muchos latifundios de la zona, según reportaron por teléfono los propios afectados.

Hasta ahora hay al menos cinco campesinos detenidos:  Ruperta Rivas y su compañero Angel Véliz, Pedro Gómez, Jackson Pérez y Joselo Campo. Ellos son los líderes del movimiento campesino y fueron capturados en forma selectiva. A Ruperta Rivas, cuentan los testigos, la golperon para someterla.

Hay otros campesinos con lesiones y al menos uno con heridas por las balas de plástico.

En el desalojo, que afectó a unos 200 pobladores, intervino un equipo de la Policía del Estado Portuguesa con mandos establecidos en Guanarito y efectivos de la GNB dirigidos por un teniente de apellido Ramírez de un pelotón local adscrito al Destacamento 41. Calculan que participan unos 50 agentes de seguridad.

La vía que comunica a Guanarito con la capital del estado, Guanare, se encuentra, bloqueada por las fuerzas policiales, y han lanzado gases lacrimógenos para obligar a los campesinos a abandonar el sector.

Los campesinos responsabilizan de la agresión al coronel Edgar Delgado Merentes, quien es el comandante del destacamento 41 y secretario de seguridad de la Gobernación de Portuguesa.

El grupo ya había comenzado el trabajar en el predio y mantenían pequeños cultivos de maíz.

La zona de Guanarito se caracteriza por una alta concentración de la ocupación de la tierra mientras la mayoría de los pobladores carecen de tierras y de trabajos estables.

Adicionalmente se ha identificado la presencia de grupos armados de carácter paramilitar que actuan en defensa de los grandes propietarios de tierras y que han causado la muerte de algunos campesinos. Eso le pasó a Argenis Ramírez.

Los campesinos ocupantes no fueron notificados formalmente de ninguna medida de desalojo dictada por algún tribunal con competencia agraria.

 

#liberenARodneyÁlvaez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.