Llego la hora de la verdad: La lealtad como tragedia o como esperanza radical (EDITORIAL)

Categoría: foto plana |

alaizquierdadebajodelcorazón

Los votos lo dijeron clarito, el pueblo del 27 de febrero, el pueblo leal al mensaje libertario y la obra justiciera de Chávez, salvaron al límite este proceso en el momento en que ha podido desmoronarse por la acumulación arrogancias y garrafales errores que vienen conjugándose con los años. La votación prácticamente 50 a 50 tiene sus antecedentes en estos 14 años, pero en este caso no es lo mismo ni mucho menos tomando en cuenta los altos índices de participación electoral, en este caso se trató de un ejercicio estrictamente de lealtad (y reitero lo de la lealtad porque mucho del clientelismo político comprado por la maquinaria burocrática en este caso desvío por centenares de miles sus votos a la derecha sin complejo) hacia el propósito revolucionario. No obstante y no estando Chávez como candidato podemos asumir que es inmensa la sombra revolucionaria regada como hegemonía de los valores transformadores en estos años la que garantizó la ínfima victoria.

Pero al mismo tiempo tal y como le sucedieron en los terribles años treinta europeos a aquellos dirigentes como Bujarin o Zinoviev y casi toda la dirigencia bolchevique original, esa lealtad se vivió en sus últimos días como una tragedia, como aquellos que aceptaron ser acusados como los más viles conspiradores a la patria y la revolución obrera solo por salvar la causa final revolucionaria aunque el déspota de Stalin sea quien la liderice. Dieron toda su vida -fueron fusilados- y su gloria por la causa final del pueblo, al menos así los ha salvado la historia al interpretarlos de esa manera. Si tuvo sentido o no el gesto degradante de sumisión al déspota de aquellos hombres en el momento histórico que les tocó vivir, todavía podemos discutirlo. Lo que sí no tiene ningún sentido es que nosotros, esa mitad del pueblo venezolano, en una circunstancia radicalmente distinta, donde no hay déspota de por medio y no son nuestras vidas vidas individuales las que tenemos que medir en valor frente a una gigantesca causa revolucionaria, que vivamos igualmente esto como una tragedia. Es decir, que la lealtad del voto expuesto este 14 de Abril se convierta en un acto donde a conciencia oculta sabemos que esto es una causa perdida bajo el esquema de política, mando y comunicaciones que se ha solidificado a través de la costra corporativa-burocrática impuesta, pero aún así como último gesto y por odio a la vieja oligarquía tan bien sintetizada políticamente en Capriles, nos tiremos al río sin hacer nada y nos convirtamos en un “voto despido” por sumisión y por silencio.

Esa tragedia en nuestro caso es inaceptable precisamente porque al contrario de la URSS aquí no hay otro despotismo que el potencial fascismo de la derecha, porque nosotros podemos decirle ¡basta! con todo derecho y moral para hacerlo a toda esa realidad que ha supuesto el quiebre monetario, la vida del cacique Sabino entre tantos, el desmoronamiento del salario por inflación, la burocratización del liderazgo popular, el lenguaje moralista en boca de quienes lo niegan todos los días con su corrupción, el cierre del debate y la transparencia de verdades en los sistemas públicos de comunicaciones, el verticalismo cooptativo de partido, las finanzas para banqueros y jamás para el desarrollo autogestionario de inmensas fuerzas productivas que podríamos potenciar, la misión social social en manos de camarillas burocráticas inútiles y arrogantes. No hay derecho a que nuestra ínfima mayoría nos comportemos como Bujarín o Zinoviev. Aquí por razón de vida o muerte de la revolución por el contrario hay que alzar la palabra, lo otro es por seguro una guerra que la gran burguesía ya tiene todas las posibilidades de desatar de nuevo pero en este caso con un pueblo desmoralizado porque perdió la guerra inmediata contra los monstruos que nosotros mismos hemos dejado que se creen que crezcan y terminen hegemonizando el comportamiento real y discursivo del gobierno. No tenemos derecho a ello. Ni el más beneficiado por el consentimiento monetario del gobierno a tantos grupos de base tienen derecho a ello. El silencio, la autocensura, la criminalización del disenso y la lucha, el no ejercicio con dignidad y sin descanso de los derechos populares conquistados, es la traición originaria, el “salto de talanquera” es solo que viene a consecuencia, así nos fusilamos éticamente hasta no valer nada.

La lealtad por tanto tenemos que vivirla hoy como nunca como una esperanza radical. Como una autocrítica profunda frente a la quietud del silencio y la falta de autonomía política del pueblo en lucha, frente a la sumisión que muchos cuadros nobles de gobierno aceptan por lealtad a un ideal genérico que nada tiene que ver con sus jefes. Como una conciencia de que estamos a las puertas de una nueva ofensiva fascista que puede sin mayor problema desatar una conspiración inmensa contando con la traición interna que hoy se va a desatar y que ayer 14 de Abril mismo comenzó a funcionar al dar falsos avances de victoria al mediodía y desmovilizar a última hora la capacidad de arrastre que pueden tener las “multitudes movilizadas” como en efecto pasó el 7 de Octubre. Prácticamente ocho millones o más de cuerpos y conciencias que han hecho de la revolución verdadera su deseo y su necesidad vital es un caudal inmenso para enfrentar lo que venga, un milagro maravilloso de nuestra rebelión. Pero aquí es obligatorio actuar sin compasión con nada, el gesto compasivo como dicen los brujos naguales mexicanos no es más que una compasión hacia nosotros mismos, un gesto de miedo y debilidad que nos impide mover las energías internas necesarias para comprender y enfrentar la realidad que sea, desdoblándonos en los propios hechos, ayudando al otro aplastado a alzarse contra su condición y sin compasión. Por ello se trata de una esperanza radical donde asumimos de raíz nuestra condición de revolucionarios pase lo que pase. Los retos más difíciles, la contrarevolución más agresiva como siempre ha sido desde hace 24 para acá debe engrandecernos. Lo que pasó ayer nos debe en ese sentido llenar de alegría porque hacía falta un hecho crucial, al límite de un definitivo abismo para hacer renacer el alma real de la historia actual venezolana, y nuevamente llegamos a él para poner a prueba la verdad libertadora que hemos defendido. Desde Nicolás para abajo, independientemente de juicios y de quien es y ha sido el presidente y quien el simple militante pero que lo mueve todo, estamos obligados a entrar en esa lealtad esperanzada que no se somete a nada, no tenemos derecho al sometimiento. Pero igual, estas alturas y priori no podemos creer en nadie, ese privilegio con justificación o no solo lo tuvo Chávez y ya no está y todo lo dejó…cada quien tendrá que probarse en los hechos y en su inteligencia, en su capacidad comunicante, organizadora y luchadora, en su capacidad de inventar en su terreno toda esa política hoy más que nunca posible de crear una patria libre y de autogobierno del pueblo, armas en mano. Vivir en la alegría y el reto de la esperanza, asumir de lleno lo fuerte y hermoso que es ¡por fin! vencer la opresión imperial y capitalista….nuevamente llegó la hora de la verdad ¡somos Chávez!, pero en este caso ya esta no tiene después.

#DondeEstáAlcedoMora

Una respuesta a Llego la hora de la verdad: La lealtad como tragedia o como esperanza radical (EDITORIAL)

  1. SALUDOS CAMARADAS

    Entre el fraude de las ideas y el fraude electoral Una victoria pírrica
    Indianidad

    No voy a contarles el cuento de la frase (victoria pírrica) a un sabio conocedor de la historia del dominio occidental como Atilio Borón. Sería un grave error pues, ciertamente, sólo soy un indio que atizado por la colonialidad del saber de nuestras instituciones educativas se vio obligado a titularse para demostrar a gentes como Atilio, que había logrado ser aceptado por sabios como él. De tal manera que, sé muy bien que él sabe mejor que yo la historia de la frase, surgida en el momento en que el ejército romano en su proceso de dominación territorial había logrado una victoria militar pero, a cambio de la destrucción de casi el 90% de su ejército que, posteriormente, terminó siendo destruido por las fuerzas del pueblo que pretendían dominar.

    Traigo a colación la frase y la anécdota para responder al acomodado discurso de tan importante «intelectual de izquierda», precisamente, porque nuestra tragedia venezolana ha permitido la «especialización» intelectual de cualquier «bicho con pezuña» pero incapaces de jugarse nada que no sea el próximo financiamiento a sus proyectos de investigación intelectual, sean estos libros de entrevistas que luego venden al publico en cada una de sus presentaciones para hablar como «especialistas» acerca del «extraño» caso venezolano (caso de Heinz Dietrich); o negarse a escuchar las voces de los otros, de los de abajo, abajooo: los indígenas que, haciendo un gran esfuerzo económico, pero convencidos de la condición «critica» y el «peso intelectual» del «científico social», no escatimó en su empeño por traerlos a su espacio no para que dejaran de ser «chavistas» sino para que escucharan su palabra. A cambio, tales «comprometidos intelectuales de izquierda o del llamado pensamiento crítico», no sólo se negaron mediante banales subterfugios sino que tuvieron el descaro de hacerse presentes en el mismo momento en los canales de televisión del Estado-gobierno como para demostrar a esos «indios sediciosos» que somos nosotros, que más puede el Estado-gobierno y su petrofinanciamiento que cualquier lucha de desconocidos indios del continente (este es el caso de Ana Esther Ceceña). Del señor Atilio Borón ni hablamos, ya hemos leido mas de una vez sus escritos en contra de los zapatistas. Imaginamos que se trata de que los hermanos «zapatos» no calzan en su «intelectualidad».

    En todo caso, y para no hacer mas largo este asunto, el hecho es que aquí en Venezuela ( y esto lo digo desde mi «fundamentalista» posición abstencionista, pues, ningún candidato nos representa como pueblo), hubo un soberano fraude. Eso, como hecho, a nosotros, los indios sólo nos confirma que los que se disputan la colonialidad del poder son capaces de cualquier violación a su palabra, pues, a fin de cuentas, ellos contaran siempre con intelectuales como Borón (los de «izquierda») o como un tal señor Krauze (los de «derecha») que se encargan de dar «sustento teórico» a sus faltas de palabra. En fin, para ellos, las palabras pueden torcerse porque están convencidos que ellas solo expresan «significados abstractos» a los que sólo basta una pequeña torcedura para cambiarles el sentido y significación. De eso sabe mucho el señor Borón pues se trata nada menos que de un filósofo conocedor de la filosofía occidental.

    Pero, a fin de cuentas, lo que les quiero decir es que el señor dice mentiras. Aqui hubo un fraude, Maduro nunca ganó. Esto puedo decirlo, sobre todo, porque en los municipios indígenas del Zulia donde nunca perdió Chávez (hablo del municipio Perijá, Guajira y Mara) el Maduro perdió hasta por 20 puntos de diferencia, y esto se repitió en todo el país, muy particularmente en las regiones indígenas.

    Pero no abundare en eso pues nos vale madres si Maduro gana o pierde, se asienta con las bayonetas o sale por las bayonetas, lo que si quiero decirle al señor Borón es que, en Perijá, la Guajira y Mara el gobierno chavista nos mató a Sabino, nos ha matado hasta ahora 12 compañeros dirigentes wayuu, con su politica extractivista nos ha arruinado la pesca a los añu condenándonos a la muerte y nunca hemos escuchado de él una palabra ni siquiera de lo que los «intelectuales de izquierda» les gusta llamar: «solidaridad crítica».

    Si le doy esta respuesta es porque ya estamos cansados de los «especialistas» que hablan por nosotros sólo a partir del financiamiento que reciben del Estado y no por el compromiso con nuestras luchas concretas.

    pouya wannü moujounükükai (la traducción sólo la conocerá cuando en verdad conozca la realidad venezolana)

    José Angel Quintero Weir
    jqarostomba@gmail.com

    RUPTURA.org
    18 abril, 2013 at 7:24 PM
    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.