Ante la alerta de nuestros pueblos, siempre sonará La Guarura

Categoría: foto plana |

Sonará La Guarura

La Guarura, Sistema Comunicacional Libre y Militante.-

Ante la información aparecida en medios digitales en torno al posible exterminio de hermanos de la etnia yanomami en el Alto Ocamo, la Guarura como Sistema de Comunicación Libre y Militante al servicio de los pueblos en lucha, ratifica su función de difundir toda aquella información que pudiera servir para detener a tiempo cualquier atropello o situación lesiva a los intereses de los colectivos sociales, y con mucha más razón, a nuestros pueblos originarios, ya que por encima de cualquier factor de carácter partidista, anteponemos la integridad física de nuestros hermanos, la cual ha sido vulnerada no pocas veces por la falta de una política y un accionar coherente especialmente por parte de la ministra Nicia Maldonado y el ministro Tareck El Aissami, quienes ante no pocas organizaciones sociales han perdido total representatividad y credibilidad.

Así mismo rechazamos todo intento de individualidades y organizaciones internacionales imperialistas de emplear la solicitud de investigación como una pretendida sentencia de culpabilidad contra el Estado venezolano, al acusarlo de sostener una política de silencio y complicidad frente a una supuesta masacre de venezolanos pertenecientes a la etnia yanomami.

Hemos sido, somos y seremos críticos férreos de las actuaciones de funcionarios públicos que han empleado el silencio, la mentira, calumnia y descalificación como instrumentos para frenar las justas luchas de los pueblos, en especial, la del pueblo yukpa, y que han brindado apoyo a los agresores de nuestros hermanos; pero nos hemos resistido a  creer  que estas acciones personales e individuales puedan formar parte de una política de Estado en contra de cualquier organización popular o indígena que pretenda hacer suyo el precepto constitucional de participación y protagonismo político-social a todo lo largo y ancho de nuestro territorio nacional.

Muy lejos estamos, en resumidas cuentas, de hacer juego a intereses politiqueros que pretenden lesionar la imagen del gobierno nacional en los umbrales de la contienda electoral del siete de octubre próximo, y mucho menos de emplear las posibles dificultades de nuestros hermanos indígenas como mecanismo mediático para alimentar el ego perverso con el que muchos medran a la sombra de una retórica pseudorrevolucionaria.

Afortunadamente, fue esta presión mediática -que no contaba con fuentes confiables- la que presionó para que las autoridades ofrecieran información sobre los hechos y activaran nuevos mecanismos de inspección de la zona en donde se pensaba habían ocurrido los hechos. Y en este sentido, es necesario volver a advertir sobre la escasa eficiencia comunicacional de los organismos públicos y el sesgo con que en reiteradas ocasiones actúan, en desmedro siempre de las voces críticas que intentan alertar o denunciar omisiones, negligencias, corruptelas o excesos cometidos por funcionarios en instituciones públicas.

Nuestra razón de existir es precisamente esa: reunir y difundir la palabra política de nuestro pueblo sin subordinación a poder alguno.

Y así como el gobierno nacional debe extraer un aprendizaje político de esta situación, al evaluar las debilidades del accionar institucional que hace posible la manipulación de un alerta, y al margen de la solicitud del ministro de interior y justicia para que los medios privados se excusen por haber afirmado la veracidad del suceso sin esperar la investigación, a nosotros nos corresponde convertir estas experiencias en conocimiento útil para la comprensión de este gran tejido de voces, nos corresponde la ingente tarea de seguir trabajando en la construcción de un sistema de comunicación alternativo cada vez menos mediático y cuya eficiencia y eficacia la garanticen todas y cada una de las justas luchas abanderadas por nuestro pueblo. La Guarura reúne voces de colectivos en lucha. Y frente al asedio contra el hermano, nos está prohibido hacer silencio.

Volverá a sonar la guarura. Una y otra vez. Por todos los senderos posibles en donde se apague o pretenda apagar el sonido y el eco de las voces del pueblo sencillo y digno que trabaja por la refundación de sus propias estructuras organizativas, y en consecuencia, por la construcción de nuevas formas de relación entre sus integrantes, las cuales  les permitirán vivir en armonía entre ellos mismos, con su entorno ambiental y en la interrelación con otros grupos humanos inmersos en su devenir histórico.

Hoy y siempre… ¡Volveremos por todos los caminos!

#liberenARodneyÁlvaez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.