¿Qué pasó con el Entrompe de Falopio?

Categoría: Sin categoría |

 

Por Movimientos Populares y Organizaciones de Mujeres y Colectivos Feministas

 

Hace unos años, junto a la materialización del sueño de una televisora juvenil, urbana, contestataria y participativa llegó a nosotras y nosotros algo jamás visto en la televisión nacional, mucho menos pública. Un programa de tv llevado por mujeres pero que no nos hablaba desde la estética estereotipada ni nos ponía a hacer muñequitos de foami mientras esperábamos el regreso de nuestros hijos e hijas a casa ni mucho menos nos enseñaba a ser buenas esposas, sumisas, calladas, siempre lindas y dispuestas. Todo lo contrario, llegó a nosotras algo que jamás esperamos, un entrompe con la realidad nuestra de todos los días.

El tiempo pasó, el equipo de trabajo fue cambiando, compañer@s iban y venían, nuestro idioma cambió, nuestra imagen, seguimos siendo insumisas y contestatarias pero también fuimos anti patriarcales, antiimperialistas, anti jerárquicas, anti opresión a cualquier nivel. Comenzamos a ser un programa de tv cada vez más distanciado de lo convencional, comenzamos a ser voz y rostro de miles (por no exagerar demasiado) de mujeres, comenzamos a ser india, afro, mestiza, a ser trans, lesbiana, homosexual, campesina, artesana, etc. Venezuela entera, Latinoamérica incluso se volvió nuestra piel, nuestro rostro, nuestro verbo y nuestra lucha.

Asumimos nuestro nombre como feministas socialistas criticas y lo llevamos a la realidad, militamos la vida pero no callamos la muerte, nunca cómplices del silencio.

Sabemos que existen cosas bonitas, buenas. Pero también sabemos que para nosotras, las doblemente explotadas, también existen las cosas no tan bonitas, las feas, las dolorosas, incluso las mortales y de eso hablamos también. Les quitamos el velo que cuidadosamente les han colocado encima y comenzamos a escucharles, a escucharnos. Nos reconocimos en otra y en otra y otra y nos sentimos más fuertes.

Sí, el patriarcado aún existe, aún nos ahoga, aún nos mata. Pero no estamos solas.

Existía un espacio que construíamos día a día y en donde podíamos gritar, anunciar, informar, visibilizar lo que es necesario mostrar, y obtuvimos respuestas. Mujeres y hombres de un espectro de edades, estratos, localidades y colectivos infinito comenzó a reconocerse también en nosotr@s y a ser a su vez, voz y rostro de otras personas.

El Entrompe dejó de ser solo un programa de tv en un canal metropolitano y fue parte de un amplio movimiento de mujeres y hombres trabajando constantemente para cambiar esta sociedad.

¿Qué nos pasó entonces? ¿Cómo pasamos de conquistar espacios cada vez más importantes para los sectores por siempre invisibilizados  y censurados a este amargo limbo que ahora parece ahogar este proyecto?

Hay que reconocerlo. Que en este momento el amado por muchas personas (y odiado por muchas otras también) Entrompe de Falopio no se transmita ni por ÁvilaTV ni por Tves, resulta muy sospechoso. Que pasara de ser transmitido diariamente a sólo dos días por semana, luego un solo día hasta no aparecer más es preocupante. El que salieran de nuestra vista nocturna esas personas que respondían a la realidad diversa de lo que somos, como lo es Rummie Quintero (primera compañera trans no showcera en la tv venezolana) Luis Martin (nuevas masculinidades) o Yirley Rodríguez (Colectivo Cimarrón – Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora) solo por nombrar a algunas personas, se nos hace muy sospechoso ¿a qué, a quién responden todos estos cambios?

Entonces tú preguntas acá y allá y obtienes respuestas cada vez más increíbles y preocupantes. Salen comunicados que hablan del asunto generalizado de Ávila y piensas que es que las compañeras están en resistencia activa también. Te enteras también que las compañeras han ido renunciando por distintas razones y empiezas a sentir temor.

Escuchas también sobre censuras a programas o de comentarios fuera de contexto por parte de la directiva del canal como que sería bueno tener un ancla hombre machista para darle «diversidad y debate» al programa o la necesidad de una nueva ancla «un poco más presentable y no necesariamente feminista» ¿más presentable con respecto a qué? ¿Con respecto a quién? Si ves los últimos programas que salieron al aire, te quedas con eso de «más presentable» y notas que quienes están en pantalla son Merlyn Pírela (compañera Afro) y Gabriela Blanco (compañera de la Alianza Sexo Genero Diversa Revolucionaria) lees entre líneas cosas que quisieras nunca haber entendido.

¿Qué clase de televisión piensan implantar ahora desde los espacios de ÁvilaTV? Quizás una edulcorada versión no feminista, porque claro, eso del feminismo es aburrido, excluyente, pasado de moda o cualquier cantidad de adjetivos políticamente incorrectos; lugares comunes frecuentes en personas sin criterio y/o formación política de ninguna clase.

Quizás una mezcla de Portadas y Contrastes, un programa para mujeres sí, pero que las mantengan alejadas de la lucha reivindicativas pero totalmente informadas del lugar más nice en el  centro capitalino donde tomarse un café y comerse una tortica, de la próxima ruta nocturna o el siguiente concierto gratis en la Diego Ibarra.

Quizás algo peor, quizás una quimera monstruosa que mantenga el conocido nombre del Entrompe de Falopio pero que sea todo lo contrario a lo que creemos, por lo que luchamos y lo que construimos. O todo esto junto, un espacio vacío y superficial, construido desde la ignorancia y la mediocridad pero con el mismo nombre esperando captar a quienes fueron fieles usuarias y usuarios  de este programa. Engañarnos y que nos dejemos convencer con su nueva visión más aceptable  por su misoginia y su machismo, su pacatería, su moral absurda y obsoleta de lo que ellos  (y ellas, lamentablemente) debe ser un programa de tv.

No nos dejemos engañar ahora que sabemos cuál es el plan. El llamado es entonces compañeras y compañeros a no aceptar esta asquerosa versión respaldada por quienes ahora quedan a la cabeza del Entrompe de Falopio.  El llamado es a pelear nuestros espacios, el Entrompe murió pero aún quedan  otros en otras partes (radio y tv) a difundir la información, no quedarnos con esta, a crear más y más espacios necesarios como este y no ser parte de ninguna manera de esta asquerosidad que intentan darnos. No acudamos ni como invitadas, invitados, colaboradoras, colaboradores de ninguna clase a esto. No juguemos su juego ni dejemos que nos vean la cara de idiotas.

El Entrompe como programa ha muerto, pero la lucha sigue en pié. No nos han quitado la experiencia de lo que fue ni los sueños de lo que pudo haber sido en el futuro. No nos quedemos con esa. Multipliquemos la experiencia, continuemos la batalla.

#liberenARodneyÁlvaez

19 respuestas a ¿Qué pasó con el Entrompe de Falopio?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.