Trasnacionales desarrollan y registran nuevas especies. México pierde el control sobre sus variedades de Chile (INIFAP)

Categoría: ¡Ahí están, esos son! |

Alfredo Valadez Rodríguez

Corresponsal

Periódico La Jornada
Lunes 16 de julio de 2012, p. 42

Zacatecas, Zac., 15 de julio. Por la falta de previsión y protección del gobierno para resguardar múltiples variedades endémicas de chile, México está perdiendo el control y predominio sobre muchas especies. Esta omisión ha propiciado que empresas trasnacionales como Monsanto aprovechen para desarrollar y registrar sus propias variedades de chile habanero, con nombres mayas, como Rey Pakal, Balam y Chichen Itzá.

Durante la novena Convención Mundial del Chile, celebrada en esta capital durante la primera semana de julio, empresas extranjeras, principalmente estadunidenses, mostraron variedades que comercializan y venden, incluso a productores mexicanos.

Compañías como US Agriseeds, Syngenta, Unigen Seeds, Vilmorin, Sakata, Harrys Moran y Seminis, entre muchas otras, buscan colocar sus propios productos, lo que podría desplazar a los variedades originales de México, afirmó en entrevista Salvador Horacio Guzmán Maldonado, del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap), del Bajío.

“Necesitamos proteger los recursos genéticos del país, porque –advirtió–, no es sólo el chile: es el maíz, el frijol, el nopal, la tuna. ¡Los italianos están produciendo ya más tuna que México!”

Por eso, las autoridades mexicanas deberían hacer algo más para proteger estos recursos. Añadió que incluso tenemos materiales que nadie conoce, que el agricultor o el campesino siembra por ahí en la selva de Yucatán y que a lo mejor ni nos damos cuenta, pero que es más picoso que las variedades que conocemos, y que tenemos que proteger.

El investigador reconoció que existen incipientes intentos de protección a algunas especies agrícolas en México de autoridades, pero “todavía alguien puede llegar del extranjero y decir ‘mira qué bonito chilito’, y le saca las semillitas, las mete a una bolsa y cruza la frontera. Y necesitamos proteger estos materiales”.

Guzmán Maldonado recordó que el 4 de junio de 2010 la Secretaría de Economía, por conducto del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, publicó en el Diario Oficial de la Federación la declaratoria de denominación de origen para el chile habanero, a los estados de Campeche, Yucatán y Quintana Roo. Sin embargo, la denominación de origen no protegió todos los tipos de chile habanero, pues su alcance sólo recayó sobre las variedades Jaguar y Mayapán.

#liberenARodneyÁlvaez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.