La campaña de criminalización contra Sabino y Lusbi, es para que suceda otra tragedia.

Categoría: foto plana |

La Guarura, sistema libre y miitante de la palabra

Hoy se corrió un rumor que llegó hasta los pasillos de la Asamblea Nacional en Caracas, aún en la euforia de la Cumbre CELAC corrió como pólvora: «Sabino Romero, cacique de Chaktapa, mató a un wayúu y otros wayúu han decidido ir a su aldea a tomar venganza».Mientras se alertaba medio país, el solidario con la causa de los territorios, y el chismoso de los ministerios, en Chaktapa y en Yaza reinaba la normalidad, al menos eso parece hasta el momento en que publicamos esta nota.

Ya son varias las semanas de campaña de criminalización contra Sabino Romero y Lusbi Portillo de parte de la clase ganadera, las paredes de la Ciudad de Machiques hace una semana y media amanecieron escritas con la frase. «cárcel para Sabino Romero y para Lusbi Portillo».

Funcionarios del Ministerio del Ambiente en el Estado Zulia repiten en los pasillos los inciertos del montaje criminal que justificó la detención y juicio ilegal para Sabino Romero, Alexander y Olegario.

Una Asociación campesina wayúu «bolivariana» integrada por ex-peones y colonos que desde la fundación de Machiques trabajaron en distintas funciones de servicio en la sociedad de ganaderos latifundistas que se instaló sobre el despojo a sangre y fuego de las tierras de los pueblos yukpa y barí, que se instalaron en condición de parceleros en el territorio  yukpa, son quienes cabecean los señalamientos, rumores, amenazas y acusaciones desde hace dos años. Su incierto más persistente es el de abigeato (robo de ganado) contra sabino y los suyos: Qué Sabino se robo 30 vacas, que violó a mujeres wayúu, que Sabino se le vió llevarse a sus tierras a 400 vacas en pleno día.

Tuvieron que desechar por improbables y falsas estas acusaciones en el montaje judicial contra el compañero en el juicio que por año y medio, desde la burocracia prominera y desde la clase ganadera del Sur del Lago se sostuvo ilegalmente en su contra.

El territorio yukpa no es territorio wayúu, y mientras esta asociación campesina wayúu hace de quinta columna en la lucha por los territorios de nuestros pueblos en Perijá, sus cómplices en la burocracia hacen silencio por lo derechos territoriales de los wayúu en el Socuy en su lucha contra la minería.

Recientemente el gobierno nacional, sin reconocer victoria ni derrota, sin reivindicar a los actores fundamentales de esta lucha como es su costumbre, anunció la entrega de una parte, mas o menos la cuarta parte del territorio solicitado por el pueblo yukpa, dando una solución campesina a un asunto fundamental de los derechos de un pueblo originario, su derecho a territorio.

Esta es sin embargo una victoria del pueblo yukpa y del movimiento popular en lucha, que aún dividido por los ganaderos y por una burocracia comprometida con intereses distintos a los de los pueblos, logró dar respuestas coherentes entre las que se destaca el juicio yukpa para los involucrados de Guamo Pamocha, en el que todos los testigos y acusados dieron testimonio verdaderos, radicalmente contrarios en casi todos los testigos de cargo a los que dijeron en el juicio penal ordinario.

La clase ganadera de Machiques, errática de criterios, opositora, desesperada, puede restablecer su tradición violenta y sicarial en cualquier momento y ha logrado desatar una intensa criminalización local que le da paso al asesinato de Sabino  y de sus familiares. La Fuerza Armada y las autoridades nacionales aún mantienen su política de «yo no se», de «explíquenme que pasa», de hacerse los desentendidos.

Les decimos desde aquí que la vida y la seguridad de los luchadores indígenas es responsabilidad de un estado que dice defender la Constitución y las leyes y que lo que haga la clase ganadera y los medios de derecha en contra de Sabino es su responsabilidad moral y jurisdiccional.

Llamamos la atención sobre la ausencia de interés del Miniterio Público para procesar a los responsables del asesinato de José Manuel Romero, anciano yukpa, padre de Sabino Romero.

Pese a los escuálidos avances en materia de demarcación territorial, la contancia del Estado Gobierno ha sido como mínimo la negligencia y más de las meses la agresión a los luchadores. No queremos ver en boca de la burocracia a un Sabino reivindicado por los ministros, después de un desenlace fatal en su contra, con la trágica costumbre de reivindicar publicitariamente una lucha, mientras se niega a los que luchan, se criminaliza a los que luchan, se les hecha a las fieras, y se desmantela su victoriaa favor de los intereses transnacionales. Recuerden a Argenis Vásquez.

#liberenARodneyÁlvaez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.