Derecha zuliana “dispara” contra la demarcación de tierras para los Yukpa y Barí

Categoría: foto plana |

 

Por: Luis Prieto

Por la defensa de Sabino Romero y los pueblos indígenas.

La derecha zuliana y sus medios de desinformación comenzó una nueva campaña de manipulación en contra de la demarcación de tierras para los pueblos indígenas de la Sierra de Perijá.

Los diarios La Verdad y El Regional no ocultan su agenda mediática común al darle rienda suelta a un hecho “noticioso” con el cual pretenden incriminar nuevamanete al cacique yukpa Sabino Romero, por un supuesto robo de 400 cabezas de ganado a “campesinos” de Machiques de Perijá.

Tratar de criminalizar de nuevo a Sabino Romero,  sobredimensionándolo en la prensa como un hombre asesino y ladrón, y por esta vía vincularlo con la actual etapa de demarcación de tierras, no tiene otro fin que truncar la entrega de las 14 mil hectáreas de tierra que anunció el Gobierno nacional el pasado 12 de octubre.

No son fortuitos estos hechos “noticiosos”, forman parte de la línea editorial de ambos diarios. De lo contrario no le darían espacio al  historiador de derecha Julio Portillo, ex presidente de la Academia Regional de la Historia, quien manipula la opinión pública al hablar sobre la demarcación  tierras en la Sierra de Perijá, al omitir hechos históricos trascendentales con los cuales podríamos identificar las causas de la actual deuda del Estado venezolano con los pueblos indígenas del Zulia.

El artículo de Portillo, titulado “Ahora Perijá”, es un acto propagandístico y de reafirmación del pensamiento colonial de la derecha zuliana y de sus tradicionales espacios de reproducción de saberes y opinión: medios privados, grupos de decisión de la Universidad del Zulia, la Universidad Catrólica Cecilio Acosta (Unica), cúpuIa de la Iglesia).

Todos, de manera directa o solapada, están en contra de la autodeterminación de los pueblos indígenas y de la voluntad del Gobierno Bolivariano para entregar las tierras que ancestralmente pertenecieron a los Barí y Yukpa. De fondo defienden el atropello y el asesinato en contra de los pueblos indígenas, siempre bajo su inocultable complejo de superioridad racial e intelectual: la otredad para ellos no existe, o simplemente existe para someterse a los designios de los elegidos.

Sea como fuere debemos alertar a toda Venezuela sobre esta campaña por la seguridad de Sabino y para mantener en buen camino la entrega de tierra a los Yukpa y a los Barí en el pie de monte y la Sierra de Perijá.

Ejercicio de memoria

La historia siempre necesita un ejercicio de memoria y de actores sociales y versiones distintas a la impuesta por el poder saber tradicional. Dudamos que el historiador Julio Portillo, al igual que los Lombardi (quienes actúan dentro de la Unica, Cámara de Comercio, Alcaldía de Maracaibo, es decir, dentro de los círculos de poder), y todos los think tank del neofascismo zuliano, sean capaces de reconocer los crímenes cometidos por los ganaderos en la década de 1960.

Con ignorancia premeditada Julio Portillo afirmó lo siguiente en el panfleto Ahora Perijá: “¿Son los trabajadores indígenas los que verdaderamente están detrás de este embrollo por la posesión de tierras contra los pioneros del progreso agropecuario zuliano? Una larga historia que arranca desde 1821 registra, que la manera como el militarismo calma la insaciable sed de dinero de las tropas que le son leales, es con la asignación de tierras. Así nacieron los terratenientes” (subrayado nuestro).

Que la divina providencia bendiga a estos «pioneros del progreso». Portillo comete doble manipulación. Como historiador debe recordar  que finalizando el sigo XVIII la colonia fundó una veintena de pueblos de misiones en el Sur del Lago (Santa Bárbara, Santa Cruz del Zulia, entre otros), con la finalidad de diezmar y aniquilar al indígena Bari que habitó desde 600 años antes de Cristo en los municipios zulianos Jesús María Semprúm, Colón, Catatumbo, Francisco Javier Pulgar y en los merideños Alberto Adriani, Francisco Antonio Zea, Obispo Ramos de Lora y Carraciolo Parra Olmedo.

En cuanto a que el “militarismo calma la insaciable sed de dinero de las tropas que le son leales, es con la asignación de tierras”, tiene media verdad entre sus dedos. Por ejemplo comparto con usted que el gobierno militar de Juan Vicente Gómez entregó 2 millones de kilómetros cuadrados de tierra a la Royal Duth Shell para explotar petróleo en el antiguo Distrito Colón.

Con el inicio de la explotación petrolera en Venezuela se reeditó la época de conquista. Desde 1910 hasta 1945 las transnacionales practicaron un sistemático despojo de tierras barí y yukpa de más de 1 millón de hectáreas. ¿Lo recuerda Julio Portillo?

Seguramente coincidiremos en que el movimiento migratorio de los pobladores de la Villa del Rosario se dio en plena Guerra Federal (1862) luego que el general Venancio Pulgar la incendiara para fundar Machiques en 1890; con la similitud del Benemérito porque otra vez fue a costa de la vida de los indígenas.

La demanda de los yukpa –de filiación lingüística caribe- es de 240 mil hectáreas de tierras desde el pie de monte perijanero hasta la frontera con Colombia, y el Gobierno Nacional sólo aprobó 15 mil. Y esta entrega es irrisoria –en número- si se toma en cuenta las exigencias de otros pueblos indígenas del país, quienes reclamaron entre 3 y 9 millones de hectáreas en el gobierno del presidente Chávez.

¿De qué pioneros habla la derecha zuliana? Pioneros del despojo, sí. Para 1905 los barí tenían 1 millón 600 mil hectáreas de tierra o 16 mil kilómetros cuadrados. Y para la década de 1960 no llegaban ni a 200 mil hectáreas o 1.900 kilómetros cuadrados, lo que se traduce en apenas 11,9% del territorio originario.

Muchos de los hacendados que hoy se niegan a reconocer los derechos de los pueblos indígenas, historiador Portillo, pagaron para hacer las caserías de indios en la década de 1960, salían con mercenarios a quemar chozas y cazar indios. ¿Lo recuerda?

Qué defiende Portillo

Portillo defiende la vieja tesis colonial de Europa, o para ser más exactos, el pensamiento aristotélico a partir del cual se fundó la sociedad occidental y la racionalidad de la dominación y la explotación, lógica que hasta hoy se ha reproducido en todos los ámbitos de la vida.

No se le puede pedir ni siquiera una actitud patriotera; él quisiera pasar a los anales de la historia tradicional u oficial como un Venancio Pulgar, Francisco Fajardo o Ambrosio Alfinger, Cristobal Colón.

Recordemos sólo que este historiador, desde hace más de 10 años, viene defendiendo la tesis del separatismo del estado Zulia del resto del país, junto con intelectuales de derecha y políticos de oficio y décadas como Manuel Rosales y Omar Barboza.

Tal es la visión de República que abiertamente defiende Portillo, tanto en artículos de opinión como en entrevistas concedidas a periódicos regionales. Ha llegado a defender una autonomía (separación) del Zulia, como la ocasionada por los Estados Unidos en 1903 en Colombia, cuando craron el istmo de Panamá para controlar el hoy canal de navegación, y en el fondo dominar geopolíticamente los dos océanos que abrazan el continente americano.

En síntesis defiende la tesis de la dominación y del crimen contra los pueblos indígenas. ¿0 es que sería usted capaz de condenar los homicidios cometidos por los «pioneros del progreso agropecuario zuliano” durante el siglo pasado? “El silencio es un amigo que nunca jamás traiciona”, dijo Confucio.

Patria o Muerte

 

#DondeEstáAlcedoMora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.