¡Tierra pal Indio! ¡Asilo pa’ Julián!

Categoría: Sin categoría |

 

Por: Gustavo Borges.

Silenciar la lucha de los de abajo, su grito, su palabra necesaria, su canción que golpea al explotador, al burgués, al traidor vendido a la canalla es para los medios enemigos algo común, es la guerra sencillamente y al enemigo no se le da cámara ni voz a no ser que sea para destruirlo. Los periodistas e incluso los técnicos de estos poderosos espacios mediáticos ya ni necesitan de líneas o de llamadas telefónicas de sus patronos para no trasmitir estos tipos de eventos, ellos mismos siente repulsión por estos, o sea ya es algo inherente en estos equipos de trabajos vendidos al poder mediático.

Pero cuando son nuestros propios medios (¿son nuestros en realidad?) los que apagan su cámara o silencia el micrófono ante el canto de los que históricamente nunca han tenido voz el asunto se vuelve repulsivo y aún mas execrable.

Leo a Delia y su nota en la Guarura.net sobre el cierre del concierto la “3ª canción urgente por la vida campesina” que se realizó en Humocaro Bajo, Comunidad la Estancia, Fundo Zamorano Carmelo Mendoza del estado Lara y su denuncia (denuncia, no, mas bien arrechera, porque ante quien se denuncia) sobre como “nuestros medios” cedieron al yugo institucional, ese que veta tras un ministerio y un escritorio, tras el poder y como silenciaron la primera presentación pública que realizara Sabino Romero después de salir en libertad en mayo de este año al igual que la canción urgente por la libertad de Julián Conrado . ¡Tierra pal Indio! ¡Asilo pa’ Julián,! Eso no se escucho a través de sus cámaras y sus microfonos.

Si en realidad este peo es de clases entonces fijemos nuestra posición y ubiquémonos en la trinchera que nos corresponda.

A diferencia de los que sienten repulsión, asco y odio hacia toda lucha de abajo, del obrero, del campesino del barrio, porque son sus enemigos, en este caso me refiero a los medios privados y sus equipos de trabajo en el campo, obreros vendidos a la burguesía, estoy seguro que los técnicos y demás trabajadores del sistema de medios públicos tienen estos mismos sentimientos rebeldes, pero al contrario de aquellos estos están dirigidos hacia aquellos poderosos, burócratas rojos rojitos, que con una sola llamada logran que se apaguen sus cámaras y silencian sus micrófonos mostrándoles así, que ellos, obreros del sistema de medios públicos no tienen el control ni sobre sus herramientas de trabajo.

#liberenARodneyÁlvaez

Una respuesta a ¡Tierra pal Indio! ¡Asilo pa’ Julián!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.