Olegario con un revolver amenazó de muerte a Isidro, hijo de Sabino

Categoría: foto plana |

 

Sociedad Homo et Natura

El pasado sábado 2 de julio en horas de la noche, a dos meses de salir en libertad del juicio ordinario que se le seguía en Trujillo, junto a Sabino y Alexander, y del juicio especial indígena Yukpa realizado en el Tukuko 12 y 13 del mes pasado, Olegario Romero con revolver en mano  amenazó de muerte al hijo de Sabino Romero Izarra mientras bebía con otros en la comunidad Guamo Pamocha.

Isidro Romero Martínez se dispuso a transitar por la ruta que desde siempre han comunico al Tukuko, Shaparru, Karayi y Chaktapa con las comunidades Kasmera y Río Yaza, así como con las comunidades serranas Candelaria, Kampa y Wasama, donde viven sus familiares. Esta es la vía más cercana para viajar a la ciudad de Machiques, camino de tierra obligado para llegar en vehículo a su comunidad. Es por ese camino donde entran las instituciones y organismo del Estado a prestar algún servicio en su comunidad Chaktapa, por donde sale la producción agrícola a ser vendida en las ciudades, o entran y sales los familiares y todas aquellas personas que los visitan o viven en Chaktapa. Salir por el sur, por el Tukuko depende siempre si está crecido o no el río, ya que no hay puente ni camino de vehículos. Es más, este es el camino también de los habitantes de Guamo Pamocha de ir al Tukuko, de asistir a la escuela.

Olegario volvió a su estado emocional de octubre del año 2009, cuando comenzó a enojarse por el uso de dicho camino real por los habitantes de Chaktapa, posición pública (radical de cerrar el camino y negarle el paso a cualquier transeúnte) expuesta nuevamente con demencia el domingo 12 de junio al inicio del juicio realizado en el Tukuko, posición desistida por el mismo Olegario cuando posteriormente fue duramente criticado por varios dirigentes Yukpa asistentes en el juicio que tomaron de inmediato la palabra para hacerle ver su herrada posición.

Es necesario alertar a las autoridades Yukpa y al Estado gobierno de otro posible enfrentamiento originado por conductas como la asumida por el señor Olegario este pasado sábado 2 de julio de 2011. Nadie puede negar el paso o cerrar un camino real necesario para el normal desarrollo de los pueblos. Nadie puede amenazar con armas en la mano a otro vecino menos cuando ya existen antecedentes de la misma naturaleza, más cuando lo que se quiere buscar es la armonía y la convivencia en la Sierra de Perijá; ese fue el espíritu de la convocatoria asumida por la Cacique Mayor del Tukuko Reina Ubiriche el pasado 12 y 13 de junio, el cual todos debemos respetar para mantener la paz y el buen vivir. Olegario está obligado a dar una explicación pública de su conducta dada las implicaciones directas e indirectas de la misma.

 

#liberenARodneyÁlvaez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.